Adrian Bosshard: “Queremos atraer a los amantes del reloj en España”

Antes de Rado estuvo al frente de Certina y Union Glashütte, también de Swatch Group

Este año confía en alcanzar resultados similares a 2019

Adrian Bosshard, CEO de Rado.
Adrian Bosshard, CEO de Rado.

Lleva en su muñeca lo más destacado de la colección 2021 de Rado, el Captain Cook High-Tech Cera­mic. Para Adrian ­Bosshard (Zúrich, Suiza, 1962), director general de la compañía desde julio de 2020, este reloj representa la esencia del ADN de Rado y combina a la perfección sus raíces con el presente. Aunque dirige la marca desde hace poco y ha llegado en un momento especialmente complicado por la pandemia, su experiencia en la industria relojera se remonta a hace 25 años, cuando entró en Certina, también de Swatch Group. Era uno de sus sponsors durante su etapa como piloto profesional de Moto GP y, cuando lo dejó, no dudaron en ficharlo en su equipo.

¿Cuál de los dos mundos es más complicado?

Tienen similitudes, pero una gran diferencia es el peligro. La Moto GP es muy peligrosa, puedes caer y aplastarte. Aquí el negocio no es tan peligroso, pero también está lleno de emoción porque, igual que en el deporte, tienes tecnología, movimientos, ingeniería, diseño y marketing. La base tanto para el piloto como para el relojero es el producto y su belleza, la tecnología, la ventaja técnica que puedes aportar. No es una competencia contra el crono en un circuito, pero es la competencia para atraer al cliente.

Ahora trabaja para Rado, pero Certina ha sido su hija durante 17 años. ¿Cuál le encaja mejor?

Para mí ambas marcas son absolutamente hermosas. Certina era mi patrocinador y cuando dejé el deporte comencé a trabajar con ellos y me encajaba perfectamente. En ese momento, yo era joven, no tenía mucha experiencia en la industria relojera y era una muy buena oportunidad para aprender mucho, desarrollar la marca y desarrollar mercados. Hoy tengo 25 años de experiencia y ahora por fin puedo aplicarla en la producción, en la ingeniería, en el marketing, en la gestión de personas, en todos los diferentes campos. Son dos épocas diferentes y cuando era muy joven Certina me encajaba perfectamente, pero ahora lo hace Rado porque puedo usar lo aprendido con esta marca.

¿Qué diferencia a Rado del resto de marcas dentro de Swatch Group?

Somos los maestros del material. Tenemos esta fuerza absolutamente única de que una gran parte de nuestra colección es de cerámica, a prueba de rayado, amigable con la luz y la intemperie. Y en el lado de la oferta uno de nuestros grandes activos es el diseño único. Cuando ves un Rado entre muchos relojes, inmediatamente ves que se trata de un Rado. Significa diseño, forma y material. Esto está marcando una gran diferencia con el resto de firmas.

¿Qué novedades traerá la marca bajo su liderazgo?

Mi comportamiento es que siempre estoy muy, muy feliz, pero nunca estoy realmente satisfecho. Quiero mejorar siempre. Esto era así en deportes y aquí también será así. Tengo una marca hermosa que puedo cuidar y bajo mi liderazgo mantendré un desarrollo muy alto en términos de productos, materiales y movimientos, porque el desarrollo nunca se detiene, siempre hay que tener la ambición de mejorar, de llevar algo nuevo, y el desarrollo actual será muy importante. Por otro lado, una de mis grandes ambiciones es también fortalecer la marca donde no tiene la participación de mercado esperada. Tenemos países en los que somos líderes del mercado y tenemos países donde también tenemos cierto potencial para estar más presentes en la mente de la gente. En España veo un potencial enorme para atraer a muchos amantes de la relojería y nos esforzaremos en acercar la marca a todas estas personas durante el próximo año.

¿Hay diferencias entre los gustos del comprador español respecto a otros países?

Siempre hay pequeñas adaptaciones, pero hoy, con la globalización, internet y todas las comunicaciones en las redes sociales, el mundo se está acercando en cuanto a gustos. Hay influencia en el diseño a nivel regional, pero también principalmente a nivel mundial. Cuando algo está en los Estados Unidos y en Europa se convierte también en un éxito en Asia. El mundo se acerca cada vez más, año tras año.

¿Qué resultados espera al final de 2021?

A escala global, cifras muy cercanas a 2019. Tenemos muchos países que están en auge, como Estados Unidos, China, Rusia, Polonia. Y en España en el consumo local. Lo malo es que los clientes chinos no viajan, se quedan en su país, y esto significa que el negocio minorista de los viajeros asiáticos será un desafío, pero todo el resto será muy brillante. Estamos bien preparados. El mayor desafío para nosotros será el suministro de mercancías porque tenemos una gran demanda de productos y, por supuesto, tenemos un gran desafío para estar preparados para esta gran carrera en los próximos dos meses a escala mundial.

¿Ha influido la pandemia en que más personas puedan permitirse sus relojes?

Durante los confinamientos mucha gente ha ahorrado dinero y ahora estamos en la posición idónea para devolver el placer a esta gente con productos bellos. En primer lugar para ellos mismos, pero también para los regalos, porque es una oportunidad perfecta para regalar algo duradero. Cuando le das dinero a alguien no es emocional, cuando le das ropa después de uno o dos años queda obsoleto. Si regalas un Rado estás regalando algo que se queda, que está ligado a un valor emocional. ­Ofrecemos relojes desde 1.000 euros hasta 4.000 euros para atraer también a las personas que aún no están listas para comprar los artículos más lujosos. Esto les está dando la oportunidad de entrar en el mundo de Rado y sentir la diferencia de esta hermosa marca.

Normas
Entra en El País para participar