Un proyecto de Repsol

Los combustibles sostenibles son la solución para descarbonizar ya el sector de la aviación

La Unión Europea y todo el sector apoyan su uso. Su desarrollo es también una oportunidad para el progreso de la industria española

Los combustibles sostenibles son la solución para descarbonizar ya el sector de la aviación pulsa en la foto

El sector del transporte aéreo ya está trabajando, como otros ámbitos de la economía, en rebajar su huella de carbono. De hecho, ha adquirido el compromiso firme de “lograr las cero emisiones netas en 2050”, recuerda Javier Gándara, presidente de la Asociación de Aerolíneas Aéreas (ALA).

Tecnologías como la electrificación o el hidrógeno surgen como posibles soluciones, aunque no estarán disponibles a corto ni medio plazo. Existen, además, varias alternativas relacionadas con la eficiencia energética en las que también se está avanzando. Son, entre otras, la investigación en motores, la digitalización en los procedimientos o la gestión del tráfico y las operaciones aéreas.

Pero hasta que estas tecnologías alcancen su madurez, el sector cuenta con un recurso que ya está disponible y en el que se lleva trabajando varios años. Son los combustibles sostenibles de aviación, también conocidos como SAF (sustainable aviation fuel, por sus siglas en inglés), que según cálculos del sector en Europa puede ayudar a reducir sus emisiones en un 34% para 2050.

Biocombustibles avanzados y combustibles sintéticos se pueden mezclar ya con el queroseno convencional para reducir las emisiones

“Son carburantes que se producen a partir de material orgánico”, de manera que, en su combustión, el CO2 que se origina “es teóricamente nulo. Los SAF son la única alternativa viable a corto y medio plazo para reducir de manera sustancial, e incluso neutralizar, sus emisiones de CO2”, explica Gustavo Alonso, profesor de la ETSI Aeronáutica y del Espacio en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), y coordinador del proyecto ALTERNATE.

El SAF suma otras ventajas, además de la medioambiental. Están las técnicas, “se puede mezclar con el queroseno convencional”, afirma el profesor. De uso de la infraestructura existente, “los aviones podrán cargar, con los mismos estándares de seguridad, una cantidad de energía equivalente a la que llevan ahora y eso permite hacer vuelos tan largos como los que se hacen ahora”, asegura Miguel Ángel García Carreño, gerente de desarrollo de procesos de Repsol Technology Lab. Y las que surgen de las propias aerolíneas, “su utilización cuenta con todo el apoyo de las compañías aéreas”, apunta el presidente de ALA.

La UE ha fijado porcentajes obligatorios de uso de estos combustibles: un 2% para 2025, un 5% en 2030 y del 63% en 2050

De hecho, algunas aerolíneas ya lo están utilizando en España. Iberia ha realizado este mes de noviembre el primer vuelo hecho en nuestro país con biocombustible fabricado con residuos por Repsol. También Vueling ha realizado su primer vuelo con combustible sostenible, suministrado igualmente por la multienergética española.

En este camino va a jugar un papel fundamental el impulso que la Unión Europea ha dado al uso del SAF en su iniciativa Fit for 55 de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. En ella se fijan porcentajes obligatorios de uso de estos combustibles, de un 2% para 2025, un 5% en 2030 y del 63% en 2050.

Los combustibles sostenibles son la solución para descarbonizar ya el sector de la aviación

¿Qué son los SAF y cuántos tipos hay?

“Los SAF son combustibles obtenidos utilizando carbono, esencialmente de origen vegetal u orgánico”, describe Joan Ramón Morante, director del Instituto de Investigación en Energía de Cataluña (IREC). Existen dos tipos principalmente: biojet (biocombustible) y e-jet (combustible sintético). Los primeros se producen a partir de materias primas de origen biológico, como aceites vegetales, grasas animales, biomasa y residuos de diferentes tipos. Los segundos se elaboran con CO2 retirado de la atmósfera y de la industria e hidrógeno renovable como únicas materias primas. Durante su uso solo liberan el CO2 que se ha capturado antes para su producción, con lo que son combustibles cero emisiones netas.

En España ya se están dando los primeros pasos. Repsol ya ha iniciado en Bilbao las obras de una de las mayores plantas de demostración del mundo de producción de combustibles sintéticos, mientras que en su refinería de Cartagena está construyendo una planta de biocombustibles avanzados, hechos a partir de residuos.

“Será la primera planta en España diseñada para utilizar este tipo de materia prima, aceites de fritura usados, residuos de la industria del aceite, residuos de la industria alimentaria, etc., y convertirlos en biocombustibles”, explica Miguel Ángel García Carreño. Son un objetivo “prioritario para nosotros”, porque “en la utilización de los SAF están puestas las grandes esperanzas para el transporte aéreo”, concluye.

Proyectos como este confirman que las refinerías van a ser protagonistas en la producción del SAF. Su transformación para poder tratar residuos de diferente naturaleza y poder fabricar diferentes tipos de combustibles sostenibles puede ser una oportunidad para que nuestro país se convierta en un referente mundial en su producción, atraiga inversiones y cree puestos de trabajo.

Objetivo, ampliar el conocimiento sobre los SAF

El profesor Gustavo Alonso lidera el proyecto ALTERNATE, financiado por la Comisión Europea y coordinado desde la Universidad Politécnica de Madrid, en el que participan un total de 16 entidades entre universidades, empresas y Administración, y cuyo objetivo es ampliar el conocimiento que se tiene sobre los SAF. Empezó el año pasado y está previsto su finalización en 2022. “Estamos ahora mismo en plena campaña de ensayos con nuevos tipos de SAF, evaluando un conjunto de medidas de marcado, para ver cuál es la que presenta mejor coste/beneficio”, cuenta Alonso.

Una vez que se obtengan los resultados, el siguiente paso será hacer “una evaluación de algunas posibles formas de introducir una cantidad relevante de SAF en el mercado del transporte aéreo, con el objetivo de formular recomendaciones específicas para las partes interesadas sobre la optimización del sistema de planificación de vuelos y el uso de esos combustibles sostenibles”.

Normas
Entra en El País para participar