El tirón de España e Italia triplica el beneficio de NH en temporada alta

Prevé que recuperará a finales de 2022 los niveles de actividad previos a la crisis

Ramón Aragonés, consejero delegado de NH.
Ramón Aragonés, consejero delegado de NH.

La recuperación del turismo ha ejercido un efecto balsámico sobre las cuentas de NH. Entre julio y septiembre, los ingresos de la hotelera se dispararon un 84,2% hasta los 273,5 millones, una cifra superior a la cifra de negocio alcanzada en todo el primer semestre de 2020. En los resultados comunicados a la CNMV, la compañía destaca que septiembre fue el primer mes desde el inicio de la crisis del coronavirus en el que los ingresos superaron los 100 millones.

En esa mejora de los ingresos han tenido un papel protagonista España e Italia, donde la compañía tiene 149 hoteles (93 en España y 56 en Italia), un 42% del total de su cartera. Del incremento de 148 millones de euros que sufrieron los ingresos en el tercer trimestre de este año, 49 millones procedieron de España, gracias a una mayor contribución de ciudades secundarias y Madrid, y otros 29 provinieron de Italia, "con un fuerte incremento detectado en Milán desde septiembre". De este modo, el 65% del incremento de facturación se produjo en esos dos mercados.

La hotelera dejó de quemar caja en el tercer trimestre y redujo en 125 millones la deuda neta

En paralelo al crecimiento de la facturación, el beneficio bruto de explotación ascendió a 72,9 millones de euros, más del triple de los 22,8 millones de euros alcanzados en el mismo trimestre del año pasado, gracias, según la compañía, al estricto control de costes. En ese mismo período, NH redujo las pérdidas netas totales a 29,7 millones de euros, un 61,1% inferiores a los 76,5 millones que perdía en el mismo período de 2020.

Este contexto de mejora fue aprovechado por el consejero delegado de NH, Ramón Aragonés, para dar por sentado que la salida de la crisis ya se ha iniciado y que la recuperación irá tomando fuerza en los próximos trimestres. “Después de muchos meses sin poder visibilizar cuándo comenzaría la recuperación y cuál sería su intensidad, el pasado julio alcanzamos elpunto de inflexión. Las duras medidas acometidas para el control de costes, la protección de la liquidez y la refinanciación de la deuda alcanzan ahora todo su valor. En adelante, el sobresaliente esfuerzo realizado nos permitirá acelerar y liderar la recuperación sectorial y definir el que va a ser un claro modelo de negocio hotelero de éxito después de la pandemia. Ya estamos reduciendo deuda, hemos dejado atrás el drenaje de caja por la significativa recuperación de nuestro ebitda recurrente y, si la situación sanitaria se normaliza, estamos en condiciones de recuperar a finales de 2022 los niveles de actividad alcanzados en 2019".

El incremento de los ingresos y del beneficio ha provocado que la compañía dejara de quemar caja diecisiete meses después del inicio de la pandemia. El trimestre comprendido entre julio y septiembre fue el primero en el que se volvió a tener un flujo de caja positivo, lo que fue aprovechado para reducir la deuda neta en 125 millones hasta dejarla en 578 millones. Del importe de esa rebaja, 106 correspondieron a la ampliación de capital concluida el pasado 29 de septiembre. A 31 de septiembre de 2020, la hotelera contaba con una liquidez de 501 millones de euros, de los que 270 millones corresponden a caja y el resto a líneas de crédito disponibles. "La ampliación de capital y la rotación de activos han permitido al grupo iniciar la reducción de su deuda bruta sin impactar en la liquidez", destacó la compañía en la nota de resultados.

Normas
Entra en El País para participar