Bolsa

El rally de las materias primas no frena: apuntan a su mejor año desde 1973

El gas natural sube un 240% en lo que va de ejercicio

Fotografía de archivo de un pozo de petróleo.
Fotografía de archivo de un pozo de petróleo. EFE

La apertura de las economías tras el Gran Confinamiento ha llevado a las materias primas a experimentar un rally no visto desde hace décadas. La activación del consumo global tras el parón del año pasado ha disparado la demanda de materias primas y su precio, que según datos de Bank of America lleva camino de registrar su mejor ejercicio desde 1973. Año en el que tuvo lugar la primera crisis del petróleo tras la decisión de la OPEP de no exportar más crudo a los países que habían apoyado a Israel en la guerra de Yom Kipur.

En esa ocasión, la escalada del precio del petróleo –en un año el barril pasó de los 3,39 dólares a los 11 dólares–derivó en una fuerte caída de Wall Street que hizo tambalear los cimientos de la economía mundial.

Una situación muy distinta a la registrada ahora. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, acumula una revalorización del 64% en el año y se sitúa sobre los 79 dólares, nivel muy alejado del terreno negativo al que llegó a cotizar en abril de 2020 con el estallido de la pandemia.

El Brent, por su parte, se cruza en los 82 dólares y acumula un alza del 56%. Subida que continuará según las estimaciones de UBS. La firma de análisis calcula que el barril de referencia en Europa alcanzará los 90 dólares en los próximos meses.

Pero sin duda, es el precio de gas natural el que está registrando una mayor escalada entre las materias primas. En lo que va de año los futuros del gas natural de Reino Unido se disparan un 241%, según Bloomberg. Las compras de China en el mercado internacional en busca de un mix energético menos contaminante, unidas a la decisión de Rusia de cortar el flujo hacia Polonia y el cierre por parte de Argelia del gasoducto Magreb-Europa, han derivado en una espiral alcista que ha puesto en jaque a Europa ante la llegada del invierno en plena escalada inflacionista.

Frente a tales subidas, los perdedores son los denominados valores refugio. El alza de la inflación ha provocado que la onza de oro acumule una caída del 5,5% en lo que va de ejercicio, frente a la subida del 25% del año pasado, y los inversores han optado incluso por apostar por criptoactivos. Según datos de Bloomberg, en 2021 se han retirado más de 10.000 millones de dólares del mayor fondo cotizado de oro. También registra caídas desde enero la plata: el metal precioso se deja un 9,8%.

Normas
Entra en El País para participar