Distribución

El Corte Inglés suma 1.000 millones en operaciones con sus filiales

El grupo ha buscado socios para impulsar sus negocios alternativos al retail, y en otros casos ha optado por desinvertir completamente

Fachada del Corte Inglés de Callao, en una fotografía de archivo. EFELuca Piergiovanni
Fachada del Corte Inglés de Callao, en una fotografía de archivo. EFE/Luca Piergiovanni EFE

La entrada de Mutua Madrileña en el negocio asegurador de El Corte Inglés, adquiriendo un 50,01% de las dos sociedades con las que el grupo de distribución operaba en este sector, es el último ejemplo de las operaciones que este ha llevado a cabo en los últimos años con los negocios alejados de su actividad principal, la del comercio minorista. Una estrategia durante años invariable que, en los últimos tiempos, ha girado hacia la búsqueda de socios especialistas o, directamente, a la venta completa a terceros según las necesidades, mientras que, en paralelo, impulsa nuevas actividades.

Hasta hace no mucho, sus intereses principales fuera de la distribución se situaban en los sectores financiero, asegurador, de viajes e informático, con potentes filiales en cada una de ellos. Entre las alianzas con especialistas de cada sector, o la desinversión completa, El Corte Inglés suma en los últimos años hasta 1.000 millones en operaciones corporativas.

La anunciada este jueves con Mutua Madrileña es la de mayor importe. El grupo asegurador se ha hecho con el 50,01% de Seguros El Corte Inglés y de la correduría por un total de 550 millones, con el objetivo de acelerar de forma conjunta el crecimiento en este negocio y también en la gestión de activos y patrimonios. La mayoría accionarial también llevará la gestión de ambas empresas al grupo asegurador, aunque El Corte Inglés también participará de su estrategia a futuro. Aparte se contabilizan los 555 millones que Mutua abonará por el 8% del capital del grupo de distribución.

Una operación que recuerda, salvando las distancias, a la venta en 2014 de Financiera El Corte Inglés, la filial que se dedica a proporcionar financiación a las compras que los clientes de El Corte Inglés hacen en los establecimientos del grupo. El 51% de su capital fue vendido a Santander por 140 millones de euros. Un negocio redondo para la entidad financiera, puesto que en 2019 ya había recuperado la inversión con los dividendos cobrados como primer accionista. En todo caso, el grupo que hoy preside Marta Álvarez se guardó una participación del 49% que también le permite disfrutar de esa retribución, en una sociedad que cada año logra unos beneficios significativos. En el pasado ejercicio estos fueron de 51 millones, pese al impacto de la pandemia.

Más reciente es la venta de la división informática al grupo francés Gfi por 300 millones. A diferencia de las operaciones anteriores, esta vez la compañía se desprendió del 100% de Informática El Corte Inglés, al considerarlo un negocio no esencial y una fórmula para reducir su endeudamiento. Este negocio aportaba unos 700 millones de euros a la facturación del grupo.

Otro movimiento relevante fue la anunciada el pasado mes de junio: la fusión de Viajes El Corte Inglés con Logitravel, creando un grupo que aspira a convertirse "en referente global en el sector de viajes", según indicaron las partes en aquel momento. Esta operación difiere de todas las demás, en tanto que se da cabida a un socio especialista, Logitravel, manteniendo una mayoría accionarial en el negocio, del entorno del 75%, y por tanto, manteniendo el control de la gestión. 

Una desinversión que si fue completa, y que tenía relación con el negocio del comercio minorista, fue la de Óptica 2000 a GrandVision por 79 millones de euros, a principios de 2019.  En este caso, sí fue una operación enmarcada en el proceso de reducción de deuda del grupo, al considerarse como activo no esencial. Lo mismo ocurre con la venta, un año después, de las antenas de telecomunicaciones ubicadas en los centros del grupo a Cellnex, por las que ingresó 70 millones que también fueron a reducir deuda.

La suma de todas estas operaciones han supuesto ingresos de más de 1.000 millones para el grupo, sin tener en cuenta las desinversiones en activos inmobiliarios no esenciales que también ha acometido en los últimos tiempos.

Nuevos negocios

Pero al mismo tiempo, El Corte Inglés también ha desarrollado nuevos negocios complementarios al retail, aunque todavía son poco relevantes en cuanto a su peso en los ingresos totales del grupo.

Aquí hay que mencionar la compra de la compañía de seguridad Mega 2 el año pasado por 28 millones de euros, que ha renombrado como Sicor, marca con la que también prevé empezar a prestar servicios de trabajo temporal para terceros y también de limpieza de edificios.

Otro ejemplo es la alianza con MásMóvil para impulsar Sweno, un nuevo operador de telefonía y de fibra con la que ya ha desplegado su oferta comercial, y con la que también ha comenzado a comercializar energía.

El Corte Inglés también quiere utilizar su potencial logístico para dar servicios a terceros en este ámbito, e incluso contempla en un futuro entrar en el mundo de las criptomonedas, tras registrar la marca Bitcor. Sin olvidar el negocio inmobiliario, que ha aglutinado bajo El Corte Inglés Real State.

Normas
Entra en El País para participar