Solo un 17% de las artistas principales son mujeres

Cuatro de cada cinco nombres que aparecen en las listas de éxito son masculinos

Arriba, la rapera Ptazeta; a la izquierda, la cantante Amaia Romero; en el centro, la cantautora Rozalén, y a la izquierda, la artista Soledad Giménez.
Arriba, la rapera Ptazeta; a la izquierda, la cantante Amaia Romero; en el centro, la cantautora Rozalén, y a la izquierda, la artista Soledad Giménez. GETTY IMAGES

Solo un 17% del total de artistas principales y un 19% de los artistas destacados en España son mujeres. Son datos de un informe presentado por Spotify este lunes y que pone en evidencia cómo la industria de la música, al igual que tantas otras, aún tiene un largo camino por recorrer para conseguir la paridad. A nivel internacional, los resultados no son más alentadores, pues estas mismas proporciones se sitúan en el 20% y el 21%, respectivamente.

En esta línea, cuatro de cada cinco nombres que aparecen en las listas de éxitos de música en España son hombres. Con el objetivo de revertir la situación, Spotify lanzó, el pasado mes de abril, Equal, un proyecto que aúna varias iniciativas para aumentar la igualdad de género. El programa incluye medidas como listas de reproducción en la plataforma con la música de las mejores artistas de varios países del mundo.

Pero la brecha de género en la industria musical no es una realidad solo para los grandes nombres, sino que alcanza todo tipo de perfiles, por eso Equal también es una red de organizaciones con las que comparten objetivos (en España, Mujeres de la Industria de la Música), así como un directorio de mujeres profesionales. En España solo el 11% de los productores son mujeres (13% a nivel mundial) y solo un 6% son DJs (7% a nivel mundial). Unos datos especialmente alarmantes en un sector donde la mitad de los consumidores son mujeres, según aseguró la directora de facturación de Sony Music Entertainment, Blanca Salcedo.

Conceptos muy presentes en el ámbito corporativo, como el suelo pegajoso (mayor precariedad en el empleo femenino) y el techo de cristal (barrera a la que se enfrentan las mujeres para ocupar posiciones de poder), tampoco son ajenos a la industria musical. “El 80% de las personas que trabajan en discográficas son mujeres, pero en los puestos de dirección solo representan el 4%”, lamentó la directora general de Universal Music, Alicia Arauzo. Un reto al que se enfrentan también dentro de la propia Spotify, donde los cargos ocupados por mujeres han aumentado de un 25% a un 38%, según la directora de música de la plataforma para el sur de Europa, Melanie Pareja.

Esta lucha también pasa por combatir el mito de que los contenidos culturales creados por mujeres son solo para mujeres, como ya sucede en el cine y la literatura. “Mientras el talento femenino siga siendo un nicho, lo consumirán fundamentalmente las mujeres. Cuando consiga hacer el crossover es cuando llegará a toda la población”, reconoció Salcedo. Por su parte, la cantautora Rozalén, recientemente reconocida con el Premio Nacional de Músicas Actuales, expuso que esto está evolucionando poco a poco, pues aunque sus oyentes son mayoritariamente mujeres, empieza a observar un cambio en la tendencia. Es por esto que es importante ampliar la presencia femenina sobre –y detrás de– los escenarios, pues es la única forma de que deje de considerarse un nicho y se garantice una pluralidad de voces: “No todas las mujeres contamos las mismas cosas, pero todas las mujeres contamos”, resumió contundente Pareja.

Estos objetivos trascienden la propia industria y recaen en la necesidad de un cambio en la educación para que los hombres se puedan sentir identificados con las artistas independientemente de su sexo, como ha sucedido siempre en el sentido contrario. “Yo no me he preocupado nunca de si sobraba en un concierto de Bruce Springsteen, y eso que no me interpelaba precisamente a mí. La clave está en la educación”, insistió la portavoz de Spotify.

Las artistas también tienen el poder de cambiar el relato. Un aspecto en el que hizo hincapié Rozalén en relación al denostado reguetón: “Cuando la gente piensa en este género solo se le vienen a la cabeza las letras denigrantes, pero hay muchos artistas que no siguen esta fórmula. Por eso también necesitamos escuchar a las mujeres en este ámbito, porque son las que van a ir rompiendo las etiquetas”. En este sentido, Salcedo reconoció que cada vez es más partidaria de la discriminación positiva para aumentar la visibilidad: “Lo importante es que todo el mundo tenga la misma oportunidad de mostrar su trabajo y que el público elija. Luego ahí entra la educación y la conciencia social”.

Normas
Entra en El País para participar