Cos ofrece al Banco de España para mejorar la evaluación de la política económica y las ayudas europeas

El Banco de España ofrece su asesoramiento técnico al Parlamento y un análisis de microdatos de la mano de Hacienda, la Seguridad Social y el INE

Reforzará el plan de educación financiera de la mano de Economía, lanzará una Encuesta de Competencias Financieras y medirá las de las pymes

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha puesto de manifiesto este martes las carencias de España en el análisis económico de las políticas públicas y ha defendido la necesidad de implementar mejoras en este campo, especialmente ante el reto de aprovechar las ayudas europeas en camino, y de elevar las competencias financieras de los españoles.

Así lo ha defendido el gobernador durante su discurso de agradecimiento a la distinción de la Gran Cruz al Mérito del Servicio de la Economía que el Consejo General de Economistas (CGE) le ha entregado a él, la institución que dirige y, a título póstumo, al economista Enrique Fuentes Quintana.

Hernández de Cos ha defendido la necesidad de promover “una cultura de evaluación continua y rigurosa de las políticas públicas”, que promueva “la transparencia sobre las actuaciones de los responsables políticos y sobre sus resultados, lo que facilita la rendición de cuentas y el control democrático por parte del Parlamento y de los ciudadanos”, y mejore la toma de decisiones. Un control que debe partir de una evaluación ex ante, como paso previo, pero también ex post, para comprobar los resultados conseguidos. “En este ámbito, España va con retraso respecto a otros países de nuestro entorno”, ha sostenido el gobernador, que asume que el problema son “las limitaciones existentes en el actual ecosistema administrativo, político y social, que no fomenta suficientemente la inserción del proceso de evaluación dentro del ciclo de diseño y revisión de los programas de políticas públicas”.

A partir de ahí, el gobernador considera clave que organismos como el Banco de España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ofrezcan asesoramiento técnico al Parlamento, un ofrecimiento que considera especialmente clave aprovechar de cara a la llegada de los 70.000 millones de euros en ayudas europeas por la crisis del Covid (más otro tanto en créditos blandos) para evaluar las inversiones y reformas estructurales que conlleven. Es clave, además, analizar los efectos temporales de los periodos de transición que se abran hasta la consecución de determinados objetivos, atendiendo además al efecto sobre determinados colectivos poblacionales o de empresas, ha expuesto.

“España y Europa necesitan del éxito del programa Next Generation EU”, ha dicho, considerando fundamental que los fondos sirvan para favorecer una transformación de la economía que permita abordar las diferencias estructurales que históricamente han lastrado el crecimiento y el bienestar social.

“Los fondos podrían emplearse también para mitigar los costes que estas reformas, en ocasiones, acarrean para algunos colectivos a corto plazo, en pos de los beneficios que generarían para el conjunto de la sociedad a medio y a largo plazo”, ha defendido, considerando “particularmente deseable evaluar adecuadamente las distintas alternativas de reforma”.

A partir de ahí, el gobernador ha subrayado la necesidad de que España mejore en las tareas de evaluación de microdatos, algo que considera que mejorará con el nuevo laboratorio del Banco de España para este fin, el BeLab, y por el reciente acuerdo que ha sellado con el Instituto Nacional de Estadística, la Agencia Estatal de Administración Tributaria y la Seguridad Social para recopilar información granular y analizarla.

Finalmente, el gobernador ha reivindicado la necesidad de que la sociedad española mejore sus conocimientos económicos y financieras, a fin de contar con las herramientas necesarias para tomar mejores decisiones individuales y evaluar con mayor criterio las políticas públicas desplegadas.

“La situación de partida en España no es buena”, ha advertido en este punto, recordando que más del 40% de la población no comprende adecuadamente el significado de la inflación, por ejemplo. Para combatir esta situación, el Banco de España prevé potenciar el Plan de Educación Financiera que lanzó con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) incorporando a partir del próximo año al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, y a colaboradores públicos y privados. Cos considera clave que la educación financiera y económica entre a formar parte del curriculum y la formación secundaria de los españoles.

En paralelo, ha anunciado, el Banco de España va a realizar en los próximos meses la segunda ola de la Encuesta de Competencias Financieras y, en coordinación con la OCDE, ha elaborado un análisis para valorar las competencias financieras de las pymes españolas.

El gobernador se ha despedido recodando la necesidad de mejorar la evaluación de las políticas públicas en contraposición a las ideologías como punto de partida de las propuestas de actuación, considerando que los datos pueden ayudar a facilitar mayores consensos políticos.

“En el Banco de España creemos que, desde el rigor y la independencia, podemos contribuir decisivamente a este objetivo, adoptando una cultura de evaluación permanente de las actuaciones derivadas de nuestras responsabilidades, proporcionando a otros decisores de política económica los mejores análisis y propuestas para mejorar el crecimiento económico y el bienestar de los ciudadanos”, ha culminado Cos.

Normas
Entra en El País para participar