Catástrofe

¿Tienen que seguir pagando su hipoteca los que se han quedado sin casa por el volcán de La Palma?

Más de 500 casas han sido arrasadas y solo están cubiertas las que tenían contratado un seguro de hogar

Décimo octavo día de erupción del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma.
Décimo octavo día de erupción del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma. EFE

La lava del volcán de Cumbre Vieja de La Palma, activo más de dos semanas después de que entrara en erupción, ha arrasado a su paso más de mil edificaciones, de las cuales más de la mitad son viviendas. Muchas han desaparecido bajo la colada, sin posibilidad de rehabilitación. ¿Qué pasa con esas casas que tienen hipotecas en vigor? ¿Tienen los propietarios que seguir pagando las cuotas hipotecarias aunque hayan sido devastadas por el volcán? La clave está en si se tiene seguro de hogar o no.

Dado que las aseguradoras consideran las erupciones volcánicas como un riesgo extraordinario y no lo cubren, entra en juego el Consorcio de Compensación de Seguros. Se trata de una entidad pública (adscrita al Ministerio de Economía y Hacienda) que se encuentra al servicio del asegurador y que actúa con carácter subsidiario para cubrir a los asegurados en situaciones como la del volcán Cumbre Vieja.

El artículo 40 de la Ley 50/1980 de contrato de seguro aclara que si hay hipoteca el banco tiene un derecho especial como acreedor preferente ante el asegurador. Esto significa que es el seguro el encargado de pagar la hipoteca al banco, en lugar del cliente.

Además, en el pasado Consejo de Ministros el Gobierno declaró La Palma como zona catastrófica. Entonces, ahora el Estado también se hace cargo.

Eso sí, solo estarán cubiertos por el Consorcio aquellos propietarios que tuvieran contratado un seguro de hogar antes de la erupción. "El afectado necesariamente deberá contar con un seguro de hogar y estar al corriente de sus cuotas", señalan desde Acierto.com. Además, paralelamente podrán acceder a las ayudas del Estado si así lo desean y solicitan. Pero los no asegurados no pueden recurrir a las compensaciones del Consorcio, sino que dependerán únicamente de las ayudas estatales. En España, el 75% de las viviendas tiene seguro de hogar, aunque en las Islas Canarias el porcentaje es mejor a 50%.

El Gobierno publicó un decreto sobre personas consumidoras vulnerables donde se comunican nuevas medidas. Entre ellas, hay una moratoria de seis meses en hipotecas y créditos al consumo, es decir, que durante seis meses no se paga ni el importe ni los intereses. Carlos Lluch, bróker de seguros y experto financiero en iAhorro, explica que "esto es muy importante porque mientras trabaja el Consorcio de Compensación de Seguros la gente no tiene que pagar sus hipotecas y no le ejecutan la hipoteca creándole una deuda mayor".

Mientras está en vigor esa moratoria, el Consorcio va peritando y valorando los siniestros y, a partir de ahí, tendrá que indemnizar. "En el momento de indemnizar puede haber un derecho preferente del acreedor hipotecario. El consorcio se pondrá en contacto con el banco y primero liquidará con el banco la deuda y el resto para el cliente", señala Lluch.

A la vez, el Gobierno establecerá un programa de ayudas, a las que pueden acceder los afectados, tanto asegurados como no. "Estas son ayudas que no tienen nada que ver con el tema del Consorcio de Seguros. Son compatibles e independientes. Eso sí, las ayudas no pueden ser superiores a lo que tenía previamente patrimonialmente el ciudadano, se tiene que quedar igual (situación previa a la catástrofe), para no contribuir a un enriquecimiento injusto", asegura.

Arantxa Goenaga, abogada y socia de Circulo Legal Barcelona, destaca que las indemnizaciones por la vivienda destruida “no será del valor del mercado de la vivienda, siempre suelen ser inferiores”. Y apunta que “los afectados por la catástrofe natural deben estar atentos a las ayudas estatales y europeas porque pueden cubrir esas diferencias”.

Por su parte, los Registradores de España han lanzado una iniciativa para solidarizarse con los ciudadanos afectados por el volcán y han habilitado en su web (registradores.org) un portal en el que los perjudicados pueden conocer el alcance de la erupción sobre sus inmuebles, y, en caso de estar afectados, recibir información sobre sus derechos inscritos, así como solicitar de forma gratuita e inmediata las certificaciones registrales que permitan acreditar la titularidad de sus inmuebles de cara a futuribles indemnizaciones o ayudas.

Algunas entidades financieras ya han reaccionado. Banco Santander, por ejemplo, realizará a cada asegurado que acuda a su financiación una aportación adicional de 1.000 euros para que puedan hacer frente a los gastos de primera necesidad. CaixaBank, por su parte, ha decidido paralizar de forma temporal de la amortización de los préstamos personales e hipotecarios de particulares, créditos del sector agrario y compromisos de pago de los clientes del segmento negocios por un período de hasta 12 meses. Cajamar ha acordado también la suspensión del pago de los préstamos de aquellas personas o empresas afectadas por la erupción del volcán, ya sea su vivienda, actividad profesional o negocios.

Además, la plataforma Change.org lanzó hace unos días la campaña bautizada 'Cancelación de hipoteca para los afectados por el volcán de La Palma', con el objetivo de que no tengan que hacer frente a estos gastos, que ya ha recogido más de 38.000 firmas. Aseguran que "cancelar las hipotecas para todos los afectados que no estén cubiertos por un seguro (los asegurados estarán cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros) es una cuestión de humanidad".

Normas
Entra en El País para participar