La diversidad es que te saquen a bailar, no que te inviten a una fiesta

Atajar la discriminación en la empresa requiere de recursos materiales y personales

diversidad
GETTY IMAGES

La fundadora de la ONG BBALP, Bisila Bokoko, nunca se había planteado emprender. Era consciente de que como mujer negra lo suyo no sería precisamente un camino de rosas. “Como hija de inmigrantes, primaba la seguridad económica y el emprendimiento era algo que ni me planteaba”, reconoció durante el HR Innovation Summer. Pero su espíritu rebelde le hizo no acabar de encajar en el mundo corporativo. “Me echaron por intentar hacer las cosas a mi manera. Fue todo muy romántico, con mis cosas en una caja de cartón saliendo del Empire State Building, como en las películas. Al llegar a casa me di cuenta de que no había otro camino que el del emprendimiento”, relató la valenciana afincada en Nueva York.

Con el tiempo aprendió a abrazar sus diferencias. “Al principio vi mi condición de mujer negra como una losa, pero me di cuenta de que todos somos diversos. Si celebras tu parte especial, mas que mirarla como una diferencia, te sientes más integrado con los demás”, prosiguió. Ahora trabaja para que las empresas entiendan el valor de la diversidad y aprendan a gestionar las emociones. Un asunto sobre el que también trató Eugenio Villamizar, portavoz de recursos humanos de Netflix, quien reivindicó que el verdadero valor de la diversidad va más allá de los números: “Parece que tenemos una checklist en la que tachamos si contamos con determinados colectivos. Diversidad es que te inviten a una fiesta, pero la verdadera inclusión es que te saquen a bailar”.

En esta línea, Bokoko aseguró que no hay una diferencia significativa en el liderazgo en relación al género: “Hay mujeres que lideran según lo que sería estereotípicamente masculino, y hombres que también hacen un balance de ambas energías”. En el punto medio está la virtud. “Las empresas que logran hacer bien esta proporción son las que mejores resultados obtienen”, resumió. Una idea con la que coincidió la periodista Teresa Viejo, quien moderó el encuentro: “Cuando entendamos que la vulnerabilidad nos engrandece, avanzaremos de verdad”.

Pero coordinar correctamente una diversidad inclusiva en una gran organización requiere de recursos. Así lo hizo saber Elisabeth Guitart, responsable de recursos humanos de Merck. “Tenemos que ver las áreas de mejora y corregirlas, pero eso necesita dinero y personas al frente, no el 20% del tiempo de un empleado que tiene dos cargos más”, insistió la directiva, quien también apuntó que en los países nórdicos la diversidad es un asunto tan bien tratado que casi parece pasado de moda.

Entre EE UU y Europa hay igualmente una diferencia notable con el tipo de liderazgo predominante. “También con el africano, pero es un continente con 54 países diferentes y distintos tipos de desarrollo, así que es más difícil comparar”, explicó Bokoko. El liderazgo americano está más basado en el individuo, mientras que el europeo recae en la sociedad. “Los máximos responsables de las compañías en EE UU se ven como celebridades, lideran desde la marca personal, mientras que en Europa eso se ve como algo egocentrista”, expuso.

Si bien sí celebró el carácter más humano que, a su juicio, tienen los líderes en EE UU. “Yo he visto a presidentes de compañías decir que llegaban tarde a una reunión porque tenían que dejar a sus hijos en el colegio”, comentó Bokoko. En Europa, poco a poco, se va descubriendo el lado más humano de la persona que está detrás de la compañía; aunque, de nuevo, la clave está en la armonía, aseguró la experta. “Hay que ser transparentes, a veces tenemos que cancelar reuniones por asuntos familiares”, apoyó.

Por el momento, no se ha encontrado con ninguna empresa donde haya una igualdad efectiva, aunque asegura que la clave está en el propósito, tener claro por qué se lucha y para qué: “Yo tengo claro que tengo la voluntad de cambiar la narrativa sobre cómo se ven las mujeres negras en el mundo”. Un objetivo que persigue promoviendo la alfabetización del continente africano a través de la apertura de bibliotecas.

Los referentes, como la propia Bokoko, son vitales a la hora de revertir situaciones de discriminación. Algo que conoce muy bien Villamizar, quien celebró que la serie más vista en lengua inglesa haya sido Bridgerton, donde varios de los principales personajes son negros, así como en Lupin, el programa más popular en lengua no inglesa. Sin embargo, el experto animó a trascender el mundo de la empresa y llevarlo un paso más allá: “¿Con qué personas diversas te relacionas en el día a día?”, preguntó al público.

Normas
Entra en El País para participar