Bebidas

García Carrión pide llevar a declarar a Jumilla al número uno mundial de Goldman Sachs

En la causa que enfrenta a las partes por la operativa con divisas

David M. Salomon, presidente y CEO de Goldman, y su número dos, John E. Waldron
David M. Salomon, presidente y CEO de Goldman, y su número dos, John E. Waldron

La compañía bodeguera García Carrión da un paso más en su estrategia contra Goldman Sachs, en el caso que enfrenta a ambas compañías por la ejecución de operaciones con divisas que, según la empresa española, el banco de inversión realizó incumpliendo la normativa bancaria y sin autorización ni poderes de representación.

Un caso que enfrenta a ambas partes en los tribunales británicos y en los españoles. En este último caso, en el juzgado de primera instancia de Jumilla (Murcia), que admitió a trámite la demanda de García Carrión y que ha hecho que representantes de Goldman Sachs hayan acudido a declarar ante el mismo este miércoles. Sin embargo, la bodeguera murciana va más allá y pide que haga lo propio la plana mayor de la entidad financiera, empezando por su número uno, el presidente y CEO a nivel mundial David M. Solomon, junto a su director general John E. Waldron; el director ejecutivo de derivados corporativos, Jaime Suárez Coronel; y el director Álvaro del Castaño Villanueva. 

"Los tribunales han admitido a trámite la querella penal de García Carrión en la que alega que Goldman Sachs ha incumplido la normativa bancaria y ha comercializado deficientemente derivados especulativos a un cliente no experto, aprovechándose de la administración desleal de su exdirector financiero, Félix Villaverde Carnevali, y su hijo, Carlos Villaverde Itzaguirre", explica el grupo bodeguero en un comunicado. Estos dos últimos también están señalados en la demanda. Además, García Carrión ha emprendido otra acción legal contra BNP Paribas por las mismas causas. "Estas operaciones especulativas, difíciles de valorar y comprender, son de alto riesgo para las empresas. Sin embargo, las entidades financieras no informan a los clientes de ello y las venden con márgenes implícitos no comunicados, en grave conflicto de interés con sus clientes", dice la compañía.

Desde Goldman Sachs se remiten al comunicado ya emitido hace unos meses sobre el caso, en el que defienden que “durante años, J. García Carrion S.A. se benefició, sin quejas, del uso de derivados con Goldman Sachs para gestionar su exposición a divisas internacionales. También publicó detalles de su actividad de derivados en sus cuentas auditadas". 

El banco de inversión llevó a los tribunales londinenses a la bodeguera, en este caso, por el impago de las cantidades derivadas de esas operaciones con derivados. "La negativa de la empresa a realizar los pagos adeudados correspondientes por estas operaciones en 2020, argumentando que no conocía estas transacciones y que estaban más allá de su capacidad y autoridad, es injustificable y no nos dejó otra opción que iniciar procedimientos legales para recuperar la cantidad adeudada", defiende la entidad financiera. Desde García Carrión se replica que estas afirmaciones son "falsas" y que las "operaciones especulativas reclamadas por Goldman Sachs nunca han sido conocidas ni autorizadas por García Carrión".

Ni Goldman Sachs ni BNP son las únicas entidades que se han visto salpicadas por este caso. También Bankia fue demandada ante el juzgado de Jumilla, mientras que la compañía ha llegado a acuerdos con Deutsche Bank para esquivar la vía judicial.

Normas
Entra en El País para participar