Alimentació

El juez admite la querella de García Carrión contra Goldman, Bankia y su ex director financiero

La compañía también ha llevado el proceso a la justicia británica

El juez admite la querella de García Carrión contra Goldman, Bankia y su ex director financiero

El juzgado de primera instancia de Jumilla (Murcia) ha admitido a trámite la querella que la compañía bodeguera J García Carrión impuso contra las entidades financieras Goldman Sachs, Bankia, contra su ex director financiero, Félix Villaverde, y el hijo de este, Carlos Villaverde, por la supuesta ejecución de operaciones con divisas ajenas a la actividad de García Carrión “sin autorización ni poderes de representación”, según defiende la compañía, y que también ha llevado a la justicia británica.

Esta acusa a los demandados de presunta administración desleal, apropiación indebida, falsedad en documento mercantil y falsedad de cuentas. A su ex director financiero, en concreto, como "autor responsable de todas las infracciones delictivas objeto de la presente querella, que ha llevado a cabo abusando de los cargos que ha ostentado en ella", según reza el escrito presentado por la defensa, mientras que incluye a su hijo como supuesto cooperador necesario. Además, carga contra las entidades financieras Goldman Sachs y Bankia por haber continuado ejecutando operaciones millonarias con derivados por orden de Villaverde cuando este, según la querella de García Carrón, carecía de poderes para llevarlo a cabo.

"García Carrión mantiene que las entidades financieras han incumplido la normativa bancaria (MIFID) y han comercializado deficientemente derivados especulativos a un cliente no experto, aprovechándose de la deslealtad de su ex director financiero, Félix Villaverde Carnevali, y su hijo, Carlos Villaverde Itzaguirre", dice la compañía en un comunicado.  "Estas operaciones especulativas, difíciles de valorar y comprender, son de alto riesgo para las empresas. Sin embargo, las entidades financieras no informan a los clientes de ello y las venden con márgenes implícitos no comunicados, en grave conflicto de interés con sus clientes", añade.

Las coberturas con derivados financieros suelen ser habituales en empresas con amplios volúmenes de exportación y que están expuestas, por tanto, a los vaivenes cambiarios. En sus cuentas de 2019, García Carrión decía utilizar "instrumentos financieros derivados para cubrir los riesgos a los que se encuentran expuestas sus actividades, operaciones y flujos de efectivo futuros. Fundamentalmente, estos riesgos son de variaciones de los tipos de cambio y los tipos de interés”. A cierre de ese ejercicio García Carrión tenía dos coberturas por tipo de cambio en dólares por un valor nocional total de 200 millones de euros.

Además de la vía en la justicia española, la compañía bodeguera tiene abierta una causa por el mismo motivo contra Goldman Sachs, después de que esta entidad financiera denunciara a García Carrión por no abonarle los importes derivados de esas operaciones. La española, que ha contratado al bufete Humphries Kerstetter, respondió con otra ante la que Goldman Sachs, asesorado por Latham & Watkins, ha tenido que responder.

Normas
Entra en El País para participar