Renta variable

Los analistas ven lógica una corrección bursátil y no creen que sea momento de comprar

La enorme liquidez sostiene el mercado y evita caídas mayores

Las mínimas rentabilidades en la deuda dejan pocas alternativas a la Bolsa

Los analistas ven lógica una corrección bursátil y no creen que sea momento de comprar pulsa en la foto

La corrección tenía que llegar a la Bolsa y ayer pareció el momento. La intensidad de las ventas con que comenzó la jornada se fue moderando pero dejó el toque de atención al mercado que muchos ya anticipaban y los inversores encontraron en el temor a un freno al crecimiento económico y en la retirada de estímulos de la Reserva Federal los argumentos para la recogida de beneficios. 

Esas inquietudes ya pululaban por el mercado desde hace semanas pero ayer hubo dos detonantes claros: la drástica bajada de la previsión de alza de PIB para EE UU en el tercer trimestre por parte de Goldman Sachs, que pasa del 9% al 5,5% a causa del impacto de la variante delta del coronavirus, y la publicación de la víspera de las actas de la Reserva Federal. El banco central no avanzó nada distinto de lo ya conocido pero la mera confirmación de que debate ya el inicio de la reducción de las compras de deuda y de que el recorte podría materializarse a finales de año bastó para inyectar nerviosismo en el parqué.

"Ha sido un movimiento normal, sin pánico vendedor, en un mercado con señales de sobrecompra. El factor principal es que varios índices (S&P, Dow Jones o Cac) finalizaron la semana pasada en máximos históricos y otros tantos índices en máximos anuales", explica Juan Fernández Figares, director de análisis de Link Securities. El experto recuerda que el S&P acumula este año casi 200 sesiones sin sumar una corrección del 5%, algo que sucede de forma habitual en cada ejercicio y en varias ocasiones. En su opinión, "ya tocaba".

Para Nuria Álvarez, analista de Renta 4, "el mercado ha obviado bastante el entorno macro más reciente y las revisiones a la baja que se están viendo para el crecimiento de China y de EE UU este año". Hasta ahora, agosto había transcurrido con sorprendente tranquilidad para un mes tradicionalmente volátil, en el que el reducido volumen de negocio suele amplificar los movimientos del mercado. Sin embargo, no prevé que las caídas bursátiles vayan a ir mucho más allá. "La liquidez es enorme. Siempre que el mercado cae un poco, vuelve a entra dinero", añade.

De hecho, hay varios factores que explican el rally alcista de la Bolsa y su continuidad desde los mínimos, el más reciente el positivo balance que dejan los resultados del primer semestre. "El mercado no está barato pero no es de extrañar que si los beneficios suben con fuerza, las Bolsas lo hagan también", sostiene Ignacio Cantos, director de inversiones de atl Capital. El experto también cree justificado el nerviosismo del mercado ante la retirada de estímulos de la Fed. "La última  retirada de estímulos, de 2018, dejó un año malo en los mercados", recuerda. 

Tras las caídas, muy concentradas en la sesión de ayer en los sectores más cíclicos, los expertos no creen sin embargo llegado el momento de comprar. "Habría que esperar a mayores descensos", apunta Cantos. "Pueden surgir oportunidades en valores de corte cíclico, pero con caídas superiores", añaden desde Link Securities.

Los expertos coinciden en que, pese a los máximos alcanzados, continúa habiendo argumentos para la continuidad de las subidas, empezando por los beneficios empresariales, la continuidad del apoyo de los bancos centrales y la expectativa de que una potencial retirada será gradual, la enorme liquidez y la falta de alternativas de inversión a la Bolsa. De hecho, fuera de la renta variable, los rendimientos de otros activos como la renta fija son mínimos.

 

Normas
Entra en El País para participar