Operaciones

IFM avisa de que Naturgy ha vencido la espiral bajista del sector energético gracias a su opa

La ‘utility’ se dispara un 19% frente a las caídas de sus rivales

IFM da un paso más en su persecución de Naturgy, tras aceptar ayer las ocho condiciones que le ha impuesto el Gobierno para que pueda comprar el 22,69% del capital. La gestora de pensiones australiana afirma que las cláusulas son el “resultado de un diálogo institucional muy constructivo” y que están alineadas con sus planes. El inversor resalta que Naturgy sube un 19% en Bolsa desde que anunció su opa, mientras que la mayoría de sus competidores cae, y defiende que el precio que ofrece, de 22,07 euros por acción, supone una “propuesta de valor muy atractiva”.

La batalla de IFM para que triunfe su opa parcial sobre Naturgy continúa. La gestora australiana de fondos de pensiones, con activos valorados en más de 100.000 millones de euros, acata las exigencias del Gobierno e incluso insinúa que se ajustan casi como un guante a su hoja de ruta para la utility tras haberlas negociado. Han tenido tiempo de sobra para hacerlo, pues han transcurrido más de seis meses desde que anunció su oferta el pasado 26 de enero.

NATURGY 28,06 1,37%

Al menos en público, IFM y su hombre fuerte en España, Jaime Siles, siempre han repetido el mantra de que su inversión será a larguísimo plazo, de que no tienen intención de tocar los activos regulados en España, ni promover su exclusión de Bolsa y, un tema clave, resaltan que no necesitan dividendos rumbosos. Al contrario. El potencial nuevo accionista de Naturgy prefiere invertir en la transición verde de la compañía antes que exprimir sus recursos en forma de retribución. El plan estratégico hasta 2025 que la firma que pilota Francisco Reynés presentó el 28 de julio fue premonitorio: incluye una reducción del porcentaje del beneficio que se entregará a los socios (pay out) del 100% al 85%.

El holding de participadas de La Caixa, por el contrario, sí destaca que Naturgy, por sus dividendos, es una fuente vital de ingresos para él. Así lo explicó el 18 de mayo, cuando reveló su intención de incrementar su posición en la utility hasta acercarse al 30% –ahora controla el 26%–, desde el 24,8% que tenía antes de la propuesta de IFM. El dinero que recibe de Naturgy cubre más de la mitad del gasto anual de la obra social de la Fundación La Caixa.

El precio

EDP, su filial de renovables, RWE e Iberdrola ceden más de un 10% desde finales de enero

El debate está ahora en el precio de la opa, cercano al de su cotización. Y aquí IFM saca pecho: “Considera que el precio [...] representa una propuesta de valor muy atractiva para los accionistas de Naturgy, sobre todo teniendo en cuenta que la evolución del precio de las acciones de otras empresas competidoras del sector de Naturgy ha sido negativa desde el anuncio de la oferta en enero de 2021”.

Cierto es que el Euro Stoxx Utililies, que incluye a las 21 empresas más representativas del sector en la zona euro cae, mientras que Naturgy sube un 19%, incluyendo dividendos (véase gráfico), y se sitúa como una de las inversiones más rentables del sector desde que se anunció la opa. En España, Endesa apenas se mueve e Iberdrola cede un 10%. La regulación estricta del Gobierno, que limita el exceso de retribución por determinadas instalaciones, ha tenido que ver en estas caídas. El martes, la ministra de Transición Ecológica y vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, cuantificó el recorte en los beneficios del sector en unos 600 millones al año. Aunque sin ese escollo regulatorio, en Europa también hay caídas fuertes en Bolsa. EDP, su filial de renovables y la alemana RWE se hunden hasta el 15%, y la francesa Engie y la italiana Enel pierden más de un 5%.

Desde IFM, entretanto, no temen por la regulación española. En un comunicado, el director general de IFM Investors, David Neal, se muestra satisfecho: “Acogemos con satisfacción la decisión del Gobierno español [...]. Es una noticia positiva para Naturgy, sus accionistas, el futuro del mercado energético español y para los millones de trabajadores que invierten a través de sus fondos de pensiones con IFM”, asegura.

  • Colaboración con la CNMV. El siguiente paso de la opa es que el supervisor la apruebe. “IFM espera continuar su trabajo fructífero con la CNMV para que el proceso culmine con éxito”, indica la gestora en su nota. La mala noticia es que la aprobación no será tan rápida como se podía esperar. Llevará semanas, de manera el visto bueno llegará a finales de mes o inicios de septiembre. A partir de entonces, si IFM apura el plazo de aceptación hasta el máximo de 70 días, la operación puede finalizar en noviembre. La gestora debe evaluar si estira al límite el plazo para convencer a los dueños de las acciones que cotizan libremente en Bolsa (free float), con el 28,6%, de que su oferta es la mejor opción o lo acorta para no dar oportunidad a que Criteria continúe comprando.
Normas
Entra en El País para participar