Tendencias de inversión

Los ‘millennials’ evitan el riesgo y optan por cuentas de ahorro y depósitos

Los asesores financieros no ven atractivo en esta generación

Los ‘millennials’ evitan el riesgo y optan por cuentas de ahorro y depósitos

Los millennials son ya una gran parte de la fuerza laboral en España. Sin embargo, sus bajos ingresos o inestabilidad laboral, resultado de las dos crisis que han vivido en sus primeros años productivos, les impiden invertir asumiendo un riesgo y optan por equivalentes al efectivo, como las cuentas de ahorro o los depósitos, según afirma Carlos Aparicio, director general para España y Portugal de MFS Investment Management.

"La primera inquietud de más del 80% de ellos es hacer frente a gastos cotidianos e imprevistos y por eso es mucho más difícil canalizar ese ahorro con una visión a largo plazo pensando en la jubilación", añade citando los datos de la encuesta Asesoramiento a millennials en la era digital realizada por la gestora. Pese a ello, el 45% de los inversores de la llamada generación Y afirma que su necesidad de asesoramiento financiero ha aumentado en los últimos 12 meses y casi siete de cada diez querría tener más conocimientos de inversión.

Aparicio considera que la fuerte inestabilidad vivida por los mercados en el último año es responsable de esta mayor concienciación. "En entornos tan intensos, se genera mucha ansiedad en el inversor, que se siente más solo y ve más necesario buscar un asesor profesional, que le ayude a gestionar las emociones y analizar el entorno económico", explica.

Sin embargo, los millennials –el 23% de la población de España– y los asesores financieros no parecen entenderse. Prueba de ello es que el 64% de los asesores considera que el objetivo de esta generación es el crecimiento del patrimonio o el aumento del valor de la cartera, y solo el 28% de los millennials lo estima así. Tras estas opiniones contrapuestas está el poco atractivo que los asesores generan en estos inversores, pero también en sentido contrario: los asesores no se centran en ellos por una falta de interés, al considerar que no tienen suficiente patrimonio, pero también por falta de tiempo, que hace que se ocupen de clientes con más capital.

Para la gestora, ambos colectivos estarían perdiendo grandes oportunidades. "Teniendo un horizonte temporal de 40 años, lo que deberías estar haciendo es invertir en activos puros de renta variable y dejar que se acumule capital", afirma Aparicio. Por otra parte, también destaca el patrimonio que va a poseer esta generación en los próximos años: solo en EE UU, se estima que en los próximos 10 o 20 años los millennials van a heredar cerca de 60 billones de las generaciones anteriores. "Los asesores tienen una oportunidad enorme de fidelizar el futuro de ese capital que están gestionando o asesorando ahora, pero para ello tienen que hablar con los millennials y conocerles", subraya.

Mientras tanto, los pocos que tienen capacidad de invertir se centran en el sector tecnológico empleando herramientas digitales. Sin embargo, el hecho de que muestren un interés por tener más conocimientos financieros es una prueba de que "herramientas como los robo advisors no están siendo lo suficientemente efectivos para cubrir esas necesidades de formación que tienen", apunta Aparicio .

Los 'centennials', el siguiente objetivo

La generación Z o centennial ya empieza a incorporarse al mundo laboral y lo hace también tras una crisis financiera. Aunque aún es pronto para saberlo, esto podría hacer que sigan una senda inversora similar a la de la generación que les precede. "Viendo cómo la crisis económica se está cebando con los jóvenes en España y el paro estructural juvenil, si nada cambia, parece muy probable que esta generación tendrá también que retrasar muchas decisiones en su vida, como comprar un coche, casarse o tener hijos", afirma Carlos Aparicio.

Normas
Entra en El País para participar