Los ERTE disparan el número de declaraciones de la Renta a pagar al fisco más allá de lo esperado

La Agencia Tributaria recibe un récord de 21,6 millones de declaraciones con un alza del 7,78% en las que tienen resultado a ingresar, que superan los seis millones, aunque el monto cae un 4,7%

Los contribuyentes que logran un resultado a su favor descienden un 1,74% y la cuantía un 4,8%

Oficina de la Agencia Tributaria.
Oficina de la Agencia Tributaria.

La Campaña de la Renta del ejercicio 2020, celebrada entre abril y junio de este año, ha concluido con un récord de declaraciones, superando los 21,6 millones, y con un alza de las liquidaciones con resultado a pagar al fisco por encima incluso de lo previsto por la Agencia Tributaria debida, fundamentalmente, a la incidencia de los ERTE.

Así, pese al inédito impacto de la crisis del Covid en la economía española durante el pasado ejercicio, Hacienda ha recibido 21,63 millones de declaraciones de la renta, un 3,1% más que en la Campaña anterior (20,97 millones) y un 5,02% por encima de las del ejercicio previo.

Según los datos publicados este viernes por la Agencia Tributaria, el número de liquidaciones con resultado a pagar al fisco se ha elevado un 7,78% anual, superando los seis millones de declaraciones (frente a los 5,59 millones del año anterior), rebasando las expectativas de Hacienda.

En concreto, al inicio de la Campaña de la Renta, la estimación es que las declaraciones a pagar ascenderían un 5,7% hasta los 5,96 millones, debido fundamentalmente al elevado volumen de Expedientes de regulación temporal del empleo (ERTE) desplegados en 2020 para contener la sangría laboral abierta por la crisis.

Haber estado sujeto a un ERTE no implica de por sí tener que pagar más impuestos, pero sí que ha supuesto la obligación de presentar la declaración a unos 327.000 contribuyentes que en un ejercicio habitual no habrían tenido que hacerlo por sus bajos ingresos. La declaración solo tienen que presentarla quienes perciban desde 22.000 euros anuales, pero el umbral se rebaja a 14.000 cuando se han obtenido al menos 1.500 euros pagadores secundarios, como es el caso del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), que compensa parcialmente a los afectados por ERTE con prestaciones de paro.

Al no someter estos abonos a retenciones, el fisco reclama la presentación de la declaración para revisar la tributación. A partir de ahí, los tipos autonómicos más elevados de la media de unas cuantas regiones pueden suponer pagar más impuestos que un igual no afectado por ERTE, situación que también afecta -por el diseño del impuesto- a las rentas de entre 14.000 y 18.000 euros, por no hablar de las desviaciones que han podido suponer los pagos en exceso que el SEPE ha realizado por error.

Pese al alza de las declaraciones a pagar, el importe a abonar al fisco como resultado de la Renta desciende un 4,7%, hasta los 12.047 millones de euros.

7.400 millones devueltos

En paralelo, las declaraciones con resultado a devolver han descendido un 1,74%, hasta los 14,15 millones (frente a los 14,4 millones del año previo), sumando por tanto el 65% del total, mientras que el monto que los contribuyentes recibirán del fisco cae un 4,81% a 10.622 millones.

Hasta la fecha, la Agencia Tributaria ha devuelto ya 7.392 millones de euros a 11,3 millones de contribuyentes, lo que supone un punto más que al cierre de la Campaña de la Renta del ejercicio anterior.

De esta forma, detalla Hacienda, el Estado ha efectuado ya el 79,8% del total de devoluciones correspondientes a la Campaña de la Renta de 2020, atendiendo al 69,6% de los importes solicitados.

El ascenso en el número de declarantes tiene que ver también con la obligación impuesta de presentar la declaración de la renta sobre los 308.000 perceptores del nuevo ingreso mínimo vital impulsado por el Gobierno.

Campaña de Patrimonio

En paralelo a la Campaña de la Renta, se ha desarrollado también la liquidación del impuesto de Patrimonio, aplicable a aquellos contribuyentes con cuota a ingresar y a los que atesoraban bienes por valor superior a los dos millones de euros.

En este caso se han producido 218.000 declaraciones de Patrimonio y el importe a ingresar alcanza los 1.428 millones de euros, informa la Agencia Tributaria.

Normas
Entra en El País para participar