¿Cómo va a evolucionar el euríbor?

Este índice mueve en la eurozona contratos por valor de más de 180 millones de euros

Euríbor hipotecas
Getty Images

El euríbor es el índice de referencia que refleja el tipo de interés de la mayoría de los préstamos hipotecarios que se conceden en la eurozona y cuya evolución se publica cada día. En la actualidad llega a sustentar contratos por valor de más de 180 millones de euros, según el Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI, por sus siglas en inglés).

Este índice es el tipo de interés promedio al que un gran número de bancos de los países de la eurozona se prestan dinero entre ellos, tanto a corto plazo como para realizar préstamos a terceros. Pero su utilización principal, y por lo que es conocido, es por servir de indicador de referencia en los créditos hipotecarios.

La aplicación de este tipo del mercado interbancario del euro puede ser a corto, medio y largo plazo: anual, nueve meses, seis meses, tres meses, un mes, tres semanas, dos semanas, una semana y un día.

Esta periodificación es de vital importancia, ya que los créditos hipotecarios pueden ser de tres tipos: fijos, en los que el tipo de interés no varía a lo largo de toda la vida del préstamo, por lo que la cuota mensual que paga el comprador de la vivienda se mantiene fija durante toda la vida del préstamo; variables, en los que el tipo de interés se revisa cada cierto periodo de tiempo, variando así también la cuota mensual a pagar por el propietario; y mixtos, en los que los tipos de interés se mantienen fijos durante un periodo inicial superior a un año y después pasan a ser variables.

El que se aplica a los préstamos hipotecarios a tipo fijo suele ser la media del euríbor mensual a un año. A los dos últimos, la evolución del euríbor les afecta directamente para fijar su tipo de interés. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), de las 36.886 hipotecas constituidas en marzo pasado, el 56,2% eran préstamos a tipo fijo, frente al 43,8% a tipo variable.

El euríbor, en mínimos históricos

Desde el año 2016, el euríbor ha variado a la baja. Después de alcanzar su máximo en octubre de 2008 (5,399%), comenzó a descender -a excepción de la remontada en septiembre de 2011 que alcanzó un 2,183%- hasta situarse actualmente en mínimos históricos. En lo que va de año, la media es de -0,491% y en el mes de junio, de -0,487%.

“A corto plazo no se esperan grandes cambios en la cotización del euríbor”, declara Joan Carles Amaro, profesor de Economía y Finanzas de Esade. “Durante los próximos tres o cuatro años va a continuar así, mientras la actividad económica no tome más velocidad, ya que de lo que se trata es de que el dinero fluya y no suban los tipos de interés”, mantiene este experto.

Mercado inmobiliario reactivado

El euríbor influye, junto a otros factores, en el mercado inmobiliario. El hecho de que el principal índice de referencia esté tan bajo puede impulsar la firma de hipotecas –“es evidente que lo contrario dificulta el acceso”, aclara Amaro−, pero la vitalidad del sector inmobiliario se explica también porque “en momentos como este, los mercados financieros han experimentado una elevada volatilidad y la inversión inmobiliaria puede ser un valor refugio”, precisa el profesor de Esade.

Lo cierto es que el mercado inmobiliario ha recuperado dinamismo. “Después de la paralización general que provocó el confinamiento, hubo un efecto rebote”, admite María Teresa Barea, portavoz del Consejo General del Notariado (CGN). "Desde comienzos de 2021, la actividad se ha dinamizado y hemos observado un aumento constante", admite la portavoz que recuerda que, cualquier préstamo hipotecario debe pasar por una notaría. El CGN informa que de enero a abril de este año se han suscrito 112.954 préstamos hipotecarios, incluidas novaciones, subrogaciones y ampliaciones de hipotecas. En el mismo período de 2020 se suscribieron 86.685, un 23,2% menos que se justifica al contemplar las cifras de los meses más duros del confinamiento. A partir de julio de 2020, la cantidad de préstamos hipotecarios volvió a ser de unos 25.000 mensuales hasta alcanzar su pico en diciembre, con la firma de 36.504 préstamos hipotecarios.

Albert Bosch, CEO de Housfy, destaca en el Podcast de Banco Sabadell que “el mercado inmobiliario, de manera regular, sube durante siete años y después desciende otros siete. Siempre sigue más o menos esta tendencia. Sin embargo, en 2020, esto no se ha cumplido y ha experimentado una crisis importante. Incluso, en los meses de abril y mayo las ventas fueron cercanas a cero. Ahora se está recuperando y cada vez se venden más inmuebles”.

La dinamización de las transacciones inmobiliarias no significa, sin embargo, que vayan a subir los precios. De hecho, el precio de la vivienda usada cerró mayo con un alza interanual del 4,4%, según Idealista. Por su parte, la variación mensual registró un ascenso del 0,6%, mientras que teniendo en cuenta el último trimestre, el precio creció un 1,9%.

“No es el momento de que aumenten mucho ni el volumen de las transacciones ni el de los precios. Antes del estallido de la pandemia había cierto enfriamiento. Es un mercado cíclico, pero la senda ahora es de una moderación de los precios”, sostiene Amaro.

Normas
Entra en El País para participar