Coyuntura

El PIB de Alemania se contrajo un 1,8% en el primer trimestre por la caída del consumo

Tras crecer en la recta final del año pasado, 2021 arranca con un nuevo retroceso de la economía por las intensas restricciones para contener la pandemia

La canciller alemana, Angela Merkel.
La canciller alemana, Angela Merkel. REUTERS

La economía alemana, la mayor de Europa, cayó entre enero y marzo de 2021 un 1,8% respecto al trimestre anterior debido al impacto de las restricciones para contener el Covid, informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis), que corrigió ligeramente a la baja, en un 0,1%, el dato provisional publicado el pasado día 30.

Después de un semestre en el que la economía alemana pudo recuperarse algo, con un crecimiento del 8,7% en el tercer trimestre y un 0,5% en el cuarto, el año arranca con un nuevo retroceso, señala el comunicado. Respecto al cuatro trimestre de 2019, el que precedió a la crisis del coronavirus, la economía se contrajo un 5%.

"Las continuas y en parte más intensas restricciones impuestas para contener la pandemia de coronavirus tuvieron un impacto particularmente marcado en el gasto de consumo final de los hogares a principios de año", explicó la oficina estadística. En concreto, el consumo privado entre enero y marzo de este año se contrajo un 5,4% respecto al cuarto trimestre de 2020, mientras que el gasto público subió ligeramente, un 0,2%.

Las inversiones en la construcción, con un aumento del 1,1%, tuvieron un efecto positivo, mientras que en equipamiento -sobre todo en maquinaria, dispositivos y vehículos- se invirtió un 0,2% menos que en el trimestre anterior.

En tanto, el comercio exterior experimentó un crecimiento en el primer trimestre del año, en el que las importaciones de bienes y servicios subieron un 3,8%, notablemente más que las exportaciones, con un avance del 1,8%. En términos interanuales, el producto interior bruto (PIB) cayó un 3,4% -un 3,1 % corregidos los efectos estacionales y de calendario-.

La demanda interna siguió siendo considerablemente menor que hace un año, sobre todo en lo que respecta al consumo privado, que se contrajo un 9,1% respecto al primer trimestre de 2020. Tampoco las inversiones dieron un impulso positivo a la economía y cayeron un 0,7% en equipamientos e, incluso, un 1,6% en construcción. Sólo el gasto público, con un avance del 2,5% interanual, y la demanda exterior contribuyeron a que el retroceso no fuera mayor.

Normas
Entra en El País para participar