Comercio electrónico

Alibaba España paga menos impuestos pese a declarar el triple de facturación

Abona 60.000 euros a las arcas públicas, un 31% menos

Sede de Alibaba en Pekín.
Sede de Alibaba en Pekín. AFP

Alibaba España apenas pagó impuestos pese a declarar su mayor cifra de facturación en el mercado doméstico. La filial española del gigante chino del comercio electrónico tan solo abonó 60.381 euros a las arcas del Estado en su último ejercicio, cerrado el 31 de marzo de 2020, lo que supone un 31% menos que el volumen de impuestos pagados el año anterior.

Esta rebaja en la factura fiscal resulta llamativa, ya que la filial de Alibaba en España, Alibaba E-Commerce Spain, declaró ingresos por 14,7 millones de euros, lo que supone más que triplicar (+277%) la cifra del año anterior. En sus cuentas anuales, depositadas recientemente en el Registro Mercantil, la compañía de comercio electrónico indica que este crecimiento exponencial se ha debido fundamentalmente a que “durante el periodo 2020 se ha comenzado un nuevo modelo de negocio, realizando ventas online y negocio B2B para ventas en tiendas”.

En realidad esos 14,7 millones de ingresos que declaró el gigante asiático en 2020 son solo una pequeña parte de la cifra de negocios total que obtiene en España. En sus cuentas anuales Alibaba España detalla que sus ingresos proceden del cobro que realiza a una sociedad del grupo situada en Singapur, Alibaba.com Singapore E-Commerce Private Limited, por la prestación de servicios para el desarrollo del mercado español. “Los ingresos corresponden a la refacturación de todos los gastos soportados para el desarrollo del mercado en España, aplicando un coste plus del 7,28%”, señala el documento.

En 2019 Alibaba España había declarado ingresos por 3,9 millones y en 2018, primer ejercicio completo desde que arrancó la sociedad, declaró 819.199 euros. Alibaba E-Commerce Spain se constituyó en mayo de 2017, y su objeto social es “proporcionar servicios de marketing y promoción y venta de bienes en España”. Su matriz es Taobao China Holding Limited, una sociedad registrada en Hong Kong.

Dado que el ejercicio fiscal de Alibaba E-Commerce Spain terminó en marzo de 2020, no recoge el posible impacto por la pandemia del Covid-19, que durante los meses de confinamiento provocó un gran crecimiento del comercio online. En sus cuentas, Alibaba España indica que la pandemia no implica un ajuste de sus estados contables y estima que conforme a las estimaciones más actuales y al nivel de tesorería, la compañía no se verá comprometida.

Impuesto a los servicios digitales

Las grandes tecnológicas han estado en el punto de mira en España y en Europa por la manera de facturar los ingresos y el pago de impuestos. La estrategia en muchos casos se basa en establecer una sociedad matriz en un destino fiscalmente ventajoso y a través de ella facturar el grueso de su negocio. Al mismo tiempo, diseminan filiales en cada uno de los países en los que tienen actividad, pero solo facturan en conceptos de gestión, marketing y promoción por lo que tanto los ingresos como el pago de impuestos resulta exiguo. Una práctica legal, pero que ha suscitado críticas de compañías que operan en otros sectores y de la Administración.

Por ello, en octubre 2020 el Gobierno aprobó el impuesto a los servicios digitales, conocido como tasa Google, que entró en vigor el pasado mes de enero. Este impuesto prevé gravar con un 3% a las multinacionales con ingresos anuales de al menos 750 millones de euros a nivel mundial y de tres millones en España.

Está dirigida a la publicidad online, la intermediación entre empresas y particulares o la venta de datos de usuarios. Los ingresos se calcularán aplicando a los ingresos totales de las plataformas tecnológicas la proporción de usuarios o visualizaciones publicitarias españoles sobre su total de ingresos.

Normas
Entra en El País para participar