Contante y Sonante

La banca vuelve a niveles pre-Covid con un modelo en decadencia

Los beneficios del sector regresan al verde y las cotizaciones suben, pero todos los banqueros aseguran que el modelo actual de la banca está muerto

14052021 El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri (centro), y el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar (3i), durante una reunión de la Junta General de Accionistas de Caixabank, a 14 de mayo de 2021, en el Palacio de Congresos, Valencia, Comunidad Valenciana, (España). Este encuentro entre los accionistas de la entidad, el primero tras su fusión con Bankia, estará marcado por la negociación del ERE con los sindicatos y la polémica por el sueldo del nuevo presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri.rn ECONOMIA rn Rober Solsona - Europa Pressrn
14/05/2021 El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri (centro), y el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar (3i), durante una reunión de la Junta General de Accionistas de Caixabank, a 14 de mayo de 2021, en el Palacio de Congresos, Valencia, Comunidad Valenciana, (España). Este encuentro entre los accionistas de la entidad, el primero tras su fusión con Bankia, estará marcado por la negociación del ERE con los sindicatos y la polémica por el sueldo del nuevo presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri. ECONOMIA Rober Solsona - Europa Press Europa Press

Al final el Gobierno cumplió su amenaza y se ha metido hasta la cocina en BBVA y en CaixaBank. Tanto el ministerio de Trabajo, como el de Economía han decidido actuar e implicarse directamente en los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de ambos bancos. Trabajo mediante el envío de dos cartas a ambas entidades y a los representantes de los trabajadores en las que exige a los dos bancos que sean “estrictamente respetuosos con las formalidades y, en especial, con cada uno de los contenidos recogidos en la normativa aplicable”.

El objetivo es reducir el número de despidos que, entre las dos compañías suman unas 11.500 salidas.

Este tipo de actuaciones son atípicas, y pueden crear un precedente como mínimo insólito, ya que hasta ahora ninguna de las dos entidades han infringido, se supone, ninguna norma en su proceso de negociación para llevar a caso sus respectivos ERE. Otra cosa es que al ministerio, como a la plantilla, como a la sociedad en general les pueda parecer muy elevado el número de despidos de una tacada, pero ese es otro cantar.

También sorprende que se inmiscuya en un asunto que corresponde a empresas privadas, aunque alguna justificación puede encontrarse en el caso de CaixaBank, entidad en la que el Estado controla el 16,1% de su capital y es el segundo accionista. También puede que en parte se justifique por el sorprendente número de salidas previstas, 8.300, que se reducirían en 500 si se acepta la propuesta de recolocar en filiales del grupo a este número de empleados.

Pero en el caso de BBVA la advertencia choca más. Y con esto no quiero decir que en CaixaBank esté acreditado.

El Corte Inglés se da otros dos meses más para decidir sobre el futuro de su estreno en el negocio de fondos de inversión

El banco que preside Carlos Torres es el primer ERE que lleva a cabo. Afecta a 3.800 empleados, número que puede reducirse en 350 ante la oferta de recolocar a esos empleados en el grupo. Los despidos también son elevados, pero recientemente otro gran grupo financiero puso en marcha otro ERE similar, y nadie levantó la voz, y eso que esta entidad en cuestión ya tiene práctica en realizar ajustes. Eso sí, las indemnizaciones que ha desembolsado este último banco son muy superiores a las propuestas en esta ocasión por BBVA y por CaixaBank.

Además, las salidas son totalmente voluntarias y llevadas a cabo principalmente con prejubilaciones a partir de los 50 años.

Economía también ha entrado, y de lleno, en el proceso de ajuste de Caixabank y ha predicado con el ejemplo. La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, lleva semanas criticando estos ERE, y las altas remuneraciones que perciben los banqueros, más en épocas de vacas flacas para el sector. Y dicho y hecho. El FROB, organismo dependiente de Economía y titular del 16,1% del capital de CaixaBank, votó el viernes en la junta de la entidad en contra de la subida de los sueldos del consejo del banco, entre los que se encontraba el de su nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri.

Desde luego esta votación es coherente con las críticas de Calviño, pero no sé si con su actitud en los consejos de CaixaBank en el que está sentado y en el que ya se habían discutido estas propuestas de subidas salariales hace algún tiempo. Puede que también el FROB expresara su negativa y puede que incluso antes que Calviño. Puede. De hecho, según se especula, el FROB se habría abstenido en las votaciones del consejo en las que sometía a aprobación las retribuciones.

Pero cambiando de asunto. Los resultados del primer trimestre de la banca han confirmado la recuperación del sector del Covid. Incluso se han batido récords en la comercialización de hipotecas y el consumo ha comenzado a repuntar, aunque en general todavía tímidamente. El gasto con tarjeta, sorprendentemente ha pegado un acelerón que ha sorprendido a algún que otro banquero. Precisamente uno de estos ejecutivos comentaba la semana pasada que hacía unos días había visto como el pago con tarjetas se había disparado, tanto que ya superaba con creces su uso antes de la pandemia. “Y eso que aún hay confinamientos y que no se incluye el gasto que hacen los extranjeros en España porque apenas hay turistas”, subrayaba.

La banca también está recuperando terreno en Bolsa. Hay entidades que están superando las previsiones más optimistas, como es el caso de Sabadell. Parece que estas empresas han superado la pandemia y ya se han inmunizado contra el Covid, bueno, por lo menos durante una temporada, porque la verdad es que el sector y el Banco de España no se cansan en repetir que las incertidumbres se mantienen. No se sabe cómo puede afectar al tejido productivo en un tiempo la eliminación de las medidas paliativas del Gobierno. Si caen las empresas, y sobre todo las pymes, la morosidad se disparará y dará de lleno en el corazón del sistema financiero. Pero esperemos que esto no pase.

Lo que si está pasando es el cambio de modelo en la banca. El actual está obsoleto, o eso dicen los expertos. No se necesitan tantas oficinas, y eso que ya no queden ni la mitad de las que había una década atrás. La digitalización se impone. Tanto es así que hay bancos tradicionales que reconocen que o se renuevan o se mueren, y renovarse significa transformarse en una gigantesca plataforma que ofrezca una amplia gama de productos y servicios a nivel mundial. Los ‘amazones’ de la banca.

El Banco de España ya avisó el jueves en su informe anual sobre el cada vez mayor peligro de la competencia en banca de las ‘big tech’. Goirigolzarri hizo lo propio en la junta de accionistas del viernes. Dijo que ya en 2019 el 40% de la financiación en Europa provenía de competidores no bancarios. BBVA, mientras, aseguró unos días antes, en la presentación de sus resultados, que más del 50% de su operativa se realizaba en España de forma digital, y las ventas en oficina habían caido en igual proporción en dos años. La revolución está servida.

Y mientras, El Corte Inglés, ha optado por retrasar dos meses más su decisión sobre el socio comercial que busca que fabrique fondos de inversión que ellos distribuirían.

Normas
Entra en El País para participar