Contante y Sonante

Mucha demagogia y ‘coaching’ en los ERE de la banca

Solo las entidades de menor tamaño han decidido vacunarse dos veces por el Covid, y han seguido aumentando sus provisiones antipandemia

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño EFE

Los despidos colectivos que ha puesto en marcha CaixaBank y BBVA siguen protagonizando parte del panorama político y económico del país. La cifra de destrucción de empleo en el sector desde luego que merece una reflexión. Durante el presente ejercicio se prevé la salida de más de 21.0000 trabajadores. Tan solo entre CaixaBank y BBVA el número de despidos suma 11.500, de los que 7.791 corresponden a la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, y unos 3.448 a la que dirige Carlos Torres. Pero en vez de reflexionar seriamente sobre el sector por parte del Gobierno, y de las propias entidades, lo que se está haciendo es mucha demagogia, demasiada.

A finales de abril, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, criticó el elevado sueldo de los banqueros, e instó al Banco de España a regularlos. Además, se quejó de lo desmesurados de estos salarios en un momento en el que el sector se encuentra en plena reestructuración, con fuertes planes de ajustes.

Sus críticas llamaron la atención tanto en el sector como en la sociedad. Pero mientras que en la sociedad logró su objetivo de agitar banderas en un momento de campaña electoral (Madrid estaba en campaña), en la banca sus declaraciones sonaron demasiado populistas, lo que sorprendió en círculos financieros, dada la seriedad y meticulosidad en sus intervenciones a las que nos tiene acostumbrados Calviño.

Ya se ha comentado varias veces en los últimos días que el Gobierno conocía desde finales de marzo los salarios que se van a someter a aprobación en la próxima junta de accionistas de CaixaBank, y entre los que se encuentra la subida de 500.000 euros al año a más de 1,65 millones ahora que cobrará Goirigolzarri tras ser absorbida Bankia por CaixaBank. La propuesta tiene que pasar por el consejo de administración de la entidad de origen catalán, en la que se sienta desde el 23 de marzo un representante del FROB, organismo que depende de Economía, al controlar el Estado el 16,1% del capital del banco.

En cuanto al Expediente de Regulación de Empleo (ERE), ocurre lo mismo. El Gobierno, y más en concreto, Economía, aprobó y dio el ok a la fusión de Bankia con CaixaBank. Y entonces se barajaba una cifra de despidos de 7.000 a 8.000, cifra que también pasó por consejo, como confirmó la semana pasada el consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

Puede que a Calviño no le sonarán las cifras. Puede. Extraño, pero no imposible. Pero todos saben/sabemos que en las negociaciones de un ERE la empresa siempre tira de cifras hacia arriba y de indemnizaciones hacia abajo. De ahí la apertura de negociaciones que por ley duran un mes o menos si se consigue un acuerdo entre sindicatos y empresa antes.

Calviño dice que gracias a alguno de sus comentarios CaixaBank y BBVA han suavizado sus ofertas en los ERE que tienen en marcha

Pues tanto CaixaBank como BBVA han suavizado ligeramente sus números iniciales de salidas, aunque las cifras siguen sin convencer a los sindicatos. Pero esta rebaja le ha permitido a Calviño apuntarse un tanto, o por lo menos presumir de ello. El pasado día 6 de mayo, coincidiendo con la presentación de resultados de CaixaBank del primer trimestre, la ministra aplaudió que, a raíz de algunos de sus comentarios sobre los procesos de reestructuración que están planteando estos bancos, ahora ve una disposición “renovada o reforzada” por parte de las entidades financieras para llegar a acuerdos con sindicatos y enfocar “de la mejor forma posible” dichos procesos.

La vicepresidenta destacó ante la Cámara Baja que el objetivo de estos procesos debe ser rebajar su coste en términos de empleo y dar soluciones a los trabajadores para recolocarlos. Pues eso.

Pero vamos, que ambas partes, bancos y sindicatos pretenden, como ha ocurrido desde hace décadas en el sector, llegar a un acuerdo sobre los despidos ahora planteados, aunque en esta ocasión, dadas las condiciones ofrecidas y el número de despidos, el punto de partida está muy alejado de lo que están dispuestos a aceptar los sindicatos.

Eso sí, tanto BBVA como CaixaBank han contratado a empresas para la recolocación de todos los empleados que salgan de ambas entidades. La ley obliga a recolocar a los empleados salientes, aunque no fija las condiciones laborales de los nuevos puestos de trabajo de estas recolocaciones.

CaixaBank ha contratado a Lee Hecht Harrison (LHH), de Adecco, con asesoramiento de McKinsey, que hará su informe con las previsiones hasta 2023. Además, ha contratado a General Assembly (también del grupo Adecco), que se encargará de la formación digital. La propuesta incluye desde un plan de consultoría ilimitado, sesiones de coaching y acceso a más de 16.000 cursos de la plataforma internacional de Lee Hecht Harrison para la adquisición de nuevas competencias y la recapacitación, cuando sea necesario, hacia perfiles más cercanos a las nuevas demandas laborales.

En el caso de BBVA, la opción que ha elegido ha sido la de la empresa Randstad, que tiene el compromiso de recolocar a 3.500 empleados con contratos indefinidos. Pero como ocurre en el caso de CaixaBank, que el coaching que no falte. La propuesta de Randstad también ofrece sesiones individuales de coaching profesional combinadas con talleres y seminarios especializados a los empleados que dejen BBVA.

Y es que la demagogia y el coaching que no falten.

Y mientras, tras presentar los resultados del primer trimestre prácticamente todos los bancos españoles, se comprueba que solo las entidades financieras más pequeñas han optado por subir sus provisiones como medida de prudencia ante la crisis económica provocada por el Covid.

Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankinter han explicado que, según sus estimaciones, no necesitan más provisiones extraordinarias. El resto de los bancos han seguido subiendo sus dotaciones Covid, siguiendo la recomendación del Banco de España y del BCE.

La banca española, en general, ha logrado salir del bache y ha conseguido superar el Covid antes de lo previsto. Sus beneficios parece que ya están vacunados contra el virus, aunque todavía no se sabe si solo han necesitado un pinchazo, o deberán someterse a otro en los próximos meses como le gustaría al supervisor. El tiempo lo dirá.

Normas
Entra en El País para participar