Enseña al asistente de Google.
Enseña al asistente de Google.

Pronto podrás enseñar al asistente de Google cómo se pronuncian los nombres de tus amigos

Para que tu comunicación con él sea más natural.

La comunicación verbal con nuestro asistente virtual de Google, sobre todo cuando lo utilizamos dentro de uno de esos pequeños altavoces como son los Google Home, o un dispositivo con pantalla como el Nest Hub, etc., hay veces que se produce con cierta dificultad, ya que aunque tiene el aura de ser un sistema inteligente, en realidad le queda todavía mucho camino para serlo.

La prueba de ello son las dificultades que surgen cuando se trata de hacerle entender, por ejemplo, que queremos introducir dos avisos dentro del calendario en un mismo día. Cosa que suele volverle prácticamente loco. Eso, sin olvidar los pequeños desajustes que se producen entre la orden que damos y la respuesta que obtenemos. Es como si en ocasiones no supiera qué le estamos pidiendo.

Google introduce cambios importantes

Así las cosas, desde Mountain View se han decidido a añadir toda una batería de mejoras alrededor de las habilidades de conversación de su inteligencia artificial, de tal forma que sea capaz de entendernos mejor cuando pedimos cosas que no son las estándar. Por ejemplo, las llamadas "indicaciones contextuales" cuando le solicitamos, por ejemplo, introducir dos recordatorios en el calendario o en la agenda.

Hasta ahora, el asistente de Google no podía saber a cuál de los dos nos referíamos y se organizaba un lío si todo lo realizábamos a través de órdenes de voz. Ahora, con estos cambios, sabrá a cuál de esas alertas nos referimos y será consciente de cuál va delante de la otra, para hacer los cambios correctos que le podamos solicitar. Sin perderse ni confundir un apunte con otro.

Otra de las actualizaciones que llegan es el de ver lo que aparece en nuestra pantall (sea un móvil o un dispositivo inteligente), para utilizar esa información como datos que ayuden al asistente a comprender mejor el contexto de lo que le estamos pidiendo. El resultado de esos cambios es que, según la propia Google, ahora su asistente es capaz de "responder casi al 100% con precisión a las alarmas y las tareas del temporizador". 

Y por último llegamos a la que podemos considerar como opción más curiosa y, a la vez, útil: la pronunciación de los nombres. Con estos cambios, podremos ser nosotros mismos los que enseñemos al asistente cómo hay pronunciar cada uno de los nombres de los contactos que tenemos en la agenda, para que al pedir que llame a alguno, por ejemplo, no tenga dudas de a quién nos referimos. Si habéis probado alguna vez a pedirle que marque un teléfono concreto, seguro que habéis visto cómo el asistente se hace líos con algunos nombres que no son los más comunes. Ahora, ese problema desaparecerá por completo... si eres un buen maestro.

Normas
Entra en El País para participar