Supervisión

La CNMV avisa de una posible burbuja en los criptoactivos pero defiende el 'blockchain'

El presidente de la CNMV asegura que esta tecnología mejorará los procesos de liquidación y compensación

Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV.
Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV.

A favor de la tecnología blockchain, pero con muchas cautelas con los criptoactivos que se crean con ella. Esta es la síntesis del discurso pronunciado este viernes por el presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, en la Token World Conference, organizada por la Universidad de Comillas y Alastria.

El jefe del supervisor de los mercados ha avisado de que "cuando un activo sin uso o valor intrínseco se compra principalmente basándose en las perspectivas de futuras subidas de precios suelen producirse burbujas", pero ha defendido que la tecnología de libros de registro digitalizados y descentralizados (DLT), como el blockchain, pueden construir un mercado más eficiente.

En plena consulta pública de la circular que regulará la publicidad de los criptoactivos, y que someterá a autorización previa las campañas masivas, Buenaventura ha advertido de que el jurado aún no se ha pronunciado sobre el papel que el bitcoin y otras criptomonedas jugarán en el futuro. En febrero de 2018, el Banco de España y la CNMV alertaron de que las criptomonedas no están respaldadas por un banco central. Aunque desde entonces, el precio del bitcóin se ha multiplicado por 10, la volatilidad ha sido también espectacular, de ahí que se considere una apuesta de alto riesgo.

El jefe del supervisor ha advertido de que las criptodivisas "no son todavía un medio de pago ampliamente aceptado y no sabemos si lo serán algún día". "No ofrecen cupones intrínsecos ni promesas de pago. Por lo tanto, siendo realistas, se promueven principalmente como una inversión, confiando en su futura revalorización debido a una demanda creciente. Pero ya hemos visto en el pasado que cuando un activo sin uso o valor intrínseco se compra principalmente basándose en las perspectivas de futuras subidas de precios, suelen producirse burbujas, y los precios pueden dispararse con fuerza", ha sentenciado.

Con todo, Buenaventura es partidario de la tecnología que está detrás de los criptoactivos: la de libros de registro digitalizados y descentralizados.  "Puede que aún esté en sus inicios, pero estoy convencido de que puede tener un enorme impacto en los mercados de valores y derivados. Es una tecnología disruptiva en el buen sentido de la palabra disruptiva, por supuesto, porque a través de ella y los contratos inteligentes podemos construir un mercado más eficiente y nativo digitalmente que permita a sus participantes realizar transacciones de forma rápida, segura y sin fronteras".

Una de las claves de bóveda de la mejora será lo que se produce después de que se realice una compraventa en el mercado: la compensación y la liquidación, que ahora se realiza en dos días, se podría ejecutar casi de manera instantánea, lo que podría reducir los costes de negociación. "Otra posible aplicación de esta tecnología podría ser la reducción de los tiempos de autorización de las emisiones por parte del supervisor, ha añadido.

La CNMV aspira a contar con el mayor número de voces posible en la consulta pública que ha lanzado recientemente sobre la circular para controlar la publicidad de los criptoactivos. Según el supervisor, "se ha observado que la publicidad de estos productos dirigida a clientes minoristas en los últimos meses se ha realizado a través de una amplia y creciente variedad de medios e intensidad". Y añade que aquellos que compren esos productos "sean conscientes de los riesgos que entrañan y de que dicha inversión podría desembocar en algunos casos en pérdidas significativas por variaciones de precio, en situaciones de iliquidez sobrevenida o incluso en pérdida total por ciberataques o fallos en la custodia".

El regulador se ha mostrado partidario de fijar la autorización de las campañas de publicidad solo a aquellas "masivas dirigidas al público en general que se lleven a término a través de medios de comunicación, soportes físicos o ciertos medios virtuales". Reconoce que sería también posible fijar "un régimen de comunicación previa" para estas grandes campañas, y deja fuera de ese control previo al resto, si bien, podrá requerir el cese o rectificación de la campaña, por motivos de agilidad y eficiencia.

Según ha destacado Buenaventura, "las campañas publicitarias tendrían que ser claras, equilibradas, imparciales y no engañosas. Esto es especialmente relevante en la información sobre rendimientos, en particular cuando se hace referencia a rendimientos pasados, y en la información sobre costes", de ahí que el supervisor se esté planteando incluir advertencias obligatorias sobre los riesgos de invertir en criptoactivos, similares las que se hacen en los medicamentos o con los productos financieros complejos.

La CNMV quiere además centrarse en los proveedores de servicios de criptoactivos con el objetivo de que las personas que adquieran criptoactivos sean "conscientes de los riesgos que conllevan y del hecho de que una inversión de este tipo podría, en algunos casos, dar lugar a pérdidas significativas debido a las fluctuaciones de los precios, episodios de iliquidez o incluso a la pérdida total debido a ciberataques o fallos de custodia". 

Normas
Entra en El País para participar