Financiación

Alemania emitirá más deuda en el segundo trimestre para ayudar a las empresas

Eleva su objetivo en 2.500 millones para el pago de préstamos a las compañías en apuros por la crisis

La canciller alemana, Angela Merkel.
La canciller alemana, Angela Merkel. Getty Images

Las necesidades de financiación de los estados continúan siendo elevadas y las condiciones de mercado crean el escenario perfecto para que los Gobiernos refuercen su apelación al mercado. Como ya hiciera el Tesoro español en 2020, ahora Alemania le sigue los pasos. Si intensa ha sido la actividad de los gobiernos en lo que a captar recursos se refiere en los tres primeros meses de 2021, en el segundo trimestre será aún mayor. Una buena muestra de ello son los planes del gobierno germano que en los próximos meses aumentará en 2.500 millones la emisión de deuda. Las medidas puestas en marcha para reducir el impacto de la crisis no son gratis y a ello se suman los abultados déficits. Además, para el próximo trimestre el Gobierno pretende elevar los préstamos concedidos a las empresas para compensar el impacto de las restricciones. Según lo adelantado por la Agencia Federal de Finanzas, entre abril y junio Alemania pretende colocar 59.500 millones en bonos y letras, por encima de los 57.000 millones que estimaba a finales de 2020.

Pero puede que los cambios no queden aquí. La agencia alemana dejó la puerta abierta a efectuar ajustes adicionales de cara a la segunda mitad del año ante la incertidumbre generada por la crisis y los desafíos a los que se enfrenta la planificación presupuestaria. No obstante, el director gerente del organismo, Tammo Diemer señaló que no se esperan cambios significativos.

En un año en el que las emisiones a largo plazo y la deuda sostenible gana adeptos entre los organismos públicos europeos, Diemer confirmó los planes del Ejecutivo de vender un bono a verde a 30 años el próximo mes de mayo a lo que se suman otros 8.000 millones en título vinculados a la inflación. Con estas operaciones el volumen total de emisiones esperado para el conjunto del ejercicio alcanzaría los 473.500 millones de euros, una cifra récord. A cierta distancia, pero también en máximos se sitúan las emisiones brutas previstas por España en 2021: unos 289.138 millones.

Como señala Bloomberg, el incremento en el volumen de deuda a colocar en los próximos meses, se produce solo una semana después de que el Ejecutivo de Angela Merkel aprobara los planes presupuestarios para los próximos dos ejercicios. En él se incluían 60.000 millones adicionales de deuda neta para 2021. Las ayudas dadas a las empresas afectadas por el cierre elevan el endeudamiento total para este año a los 240.000 millones. Las restricciones para frenar el ritmo de expansión del virus han estado vigentes durante seis meses y lo seguirán estando al menos hasta el 18 de abril. De cara a 2022 el gobierno se muestra algo más optimista y prevé que el endeudamiento neto caiga a los 81.500 millones, lo que exigirían la suspensión de los límites constitucionales por tercer año consecutivo.

La deuda alemana ha sido considerada tradicionalmente un valor refugio para los inversores y esto ha jugado a su favor a la hora de pedir prestado a precios atractivos. Pero desde el estallido de la crisis de deuda en la eurozona y en los últimos 12 meses desde que la pandemia diera un vuelco a la economía mundial y los mercados, los países de la eurozona y otros estados como Reino Unido o EE UU han contado con el favor de los bancos centrales. Siguiendo los pasos de la Fed, el BCE anunció en marzo de 2020 la puesta en marcha del programa de compras frente a la pandemia. En el marco de este plan a cierre de enero el organismo que preside Christine Lagarde había adquirido 188.751 millones deuda alemana, una medida que ha contribuido a mantener a raya los costes de financiación.

Normas
Entra en El País para participar