La diversidad en el consejo y su influencia en los factores medioambientales

Algunos estudios sostienen que las empresas con más mujeres en las juntas tienen menos demandas judiciales por este tipo de cuestiones

En la última década se ha registrado un creciente aumento en el número de mujeres en puestos ejecutivos y directivos en empresas de Estados Unidos. Sin embargo, las mujeres siguen estando subrepresentadas en los Consejos de Administración a nivel mundial. Países como Noruega y España han exigido cuotas; en otros lugares, reguladores y comentaristas están pidiendo más representación femenina en los Consejos. Estas políticas y propuestas han hecho surgir la necesidad de examinar los beneficios asociados con la diversidad de género en el liderazgo corporativo.

Según un estudio de MSCI del 18 de febrero pasado, el 19% de los componentes del Índice MSCI ACWI lograron alcanzar el grado de Diversidad Sostenida de su Consejo de Administración, lo que significa que sus Consejos incluyeron al menos tres directoras durante al menos tres años. Un tercio de estas empresas recibían la calificación Líder de MSCI ESG Ratings, el doble de que las compañías que no lograron alcanzar ese nivel de diversidad sostenida.

Las empresas con perfiles ESG más fuertes y que alcanzaban ese grado, presentaban además mejores prácticas ambientales. En todos los sectores, este grupo de empresas tenían un mejor historial por reducción de emisiones de carbono que aquellos de sus competidores que carecían de diversidad sostenida en el Consejo de Administración.

En un momento en que la desigualdad social está ganando protagonismo, a punto de comenzar la temporada de juntas de accionistas, inversores y otras partes interesadas refuerzan su mensaje sobre la necesidad de una mayor diversidad en los Consejos. El estudio más reciente de MSCI sobre esta cuestión en los Consejos de Administración encontró que el progreso en esta área se está desacelerando, aunque hay algunos destellos de esperanza, puesto que algunas de las empresas que lograron tener tres mujeres en sus consejos de administración han logrado mantener esa diversidad durante al menos tres años.

Según este estudio, de los 1.290 (44,8%) componentes del índice MSCI ACWI que tenían al menos tres directivas, solo 547 (19,0%) han conseguido mantener este nivel de diversidad durante al menos tres años. La pandemia de Covid-19 está intensificando los desafíos laborales a los que han de hacer frente las mujeres. En Estados Unidos, en las posiciones senior, las mujeres tienen una tendencia 1,5 veces mayor que los hombres a plantearse cambios a posiciones inferiores o abandonar su vida laboral debido al Covid-19. Teniendo en cuenta esta tendencia, identificar las empresas que han mostrado capacidad para atraer y mantener una masa crítica de mujeres directoras parece particularmente interesante.

¿Y en que se distinguen estas empresas del resto? Los resultados del estudio muestran que, entre las empresas que logran el grado de diversidad sostenida en su Consejo de Administración, el 33,30% alcanzó el estatus de Líder (AAA o AA) en sus calificaciones MSCI ESG Ratings, y el 9,70% el de laggard, quedando rezagadas por su calificación ESG (CCC o B). En el resto de las compañías, el porcentaje de empresas que obtenían calificación Líder de ESG bajó a la mitad, hasta el 16,20%, y el porcentaje de laggard (rezagadas) se duplicó con creces, hasta el 23,80%.

El principal impulsor de estas diferencias de calificación fueron las prácticas medioambientales de las empresas. Si bien las empresas con diversidad sostenida en los Consejos de Administración no siempre tenían las medidas más bajas de emisiones de carbono a tres años, el estudio reflejó que las empresas de todos los sectores con diversidad sostenida registraban una mayor reducción en la intensidad de las emisiones de carbono a tres años que sus pares del mismo sector. Además, un análisis preliminar indicaba que las empresas con diversidad sostenida en el Consejo tenían una mayor tendencia (16% frente a 6,3%) a tener objetivos ambientales vinculados a la compensación ejecutiva, de acuerdo con una muestra de declaraciones de 525 empresas.

¿Contribuye activamente la diversidad sostenida de la junta a tales diferencias, o las mujeres son simplemente más propensas a unirse a los consejos de administración de las empresas que cuentan con prácticas más fuertes y respetuosas con el medio ambiente? Dada la novedad de la medida de la diversidad sostenida, simplemente no hay datos suficientes para probar si la correlación implica causalidad.

Sin embargo, pruebas empíricas de otros estudios muestran que las empresas con mayor diversidad en la junta directiva son demandadas con menor frecuencia por infracciones ambientales. ¿Podría considerarse que la relación entre la diversidad de género de la junta directiva y la mejora de las políticas ambientales corporativas sea un mecanismo para explicar la menor frecuencia de litigios?

Un estudio publicado en el Journal of Corporate Finance analizó 1.893 demandas ambientales planteadas contra las 1.500 empresas del Standard and Poor’s en Estados Unidos entre 2000 y 2015 e identificó vínculos directos entre diversidad de género y violaciones de las normas de respeto al medio ambiente por parte de las compañías. El estudio encontró que las empresas con mayor diversidad en sus Consejos experimentaron un número significativamente menor de demandas ambientales, indicando que las directoras contribuyen a reducir los litigios ambientales en las empresas.

A medida que las empresas avancen en el aumento del porcentaje de puestos directivos en manos de mujeres, la próxima frontera será su capacidad para mantenerse en ellos. Ya hay un grupo de empresas que han logrado este objetivo. Por ello es importante comprender la relación que puede existir entre la composición del Consejo y otras características de estas empresas, de forma que inversores, empleados y clientes cuenten con información pertinente sobre los méritos de seguir impulsando una mayor diversidad en los consejos de administración.

Infringir la normativa medioambiental no sólo tiene un impacto significativo en la sociedad, sino que también puede causar pérdidas devastadoras de valor para los accionistas. Por otra parte, las decisiones tomadas por equipos diversos son generalmente mucho mejores, debido a la variedad de perspectiva que sus miembros pueden aportar respecto a cualquier situación.

 Paula Mercado es directora de Análisis de VDOS