El número de parados supera los 4 millones por primera vez desde 2016 pese a haber 20.632 afiliados más

Los afectados por ERTE superan los 900.000 el mes pasado, repuntando en 160.000 respecto al cierre inicial de enero

Paro febrero pulsa en la foto

Los datos del mercado laboral en febrero, conocidos hoy, reflejan una economía paralizada en su parte más productiva y que sigue desangrándose por el lado de los sectores más intensivos en mano de obra.

A primera vista, se podría decir que el mes pasado la Seguridad Social aguantó en cierta manera el envite de la tercera ola de la pandemia al ganar 20.632 cotizantes en febrero, un mes en el que no siempre se genera empleo. Sin embargo, esta ganancia de ocupados, además de ser la más baja en un mes de febrero desde que, en 2014, se inició la recuperación del mercado laboral tras la anterior crisis, tampoco ha podido evitar que el número de parados registrados haya experimentado un aumento de 44.436 personas, con lo que el número total de desempleados ha superado la barrera de los cuatro millones (4.008.789), algo que no ocurría desde abril de 2016, hace casi cinco años.

Así lo indican los datos de los Ministerios de Trabajo y de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, publicados hoy que, además, reflejan que el impacto de la tercera ola de la pandemia y sus restricciones a la actividad se han dejado sentir también en que a finales de febrero había 900.000 afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Esto supuso alrededor de 160.000 afectados más respecto a los datos facilitados inicialmente del cierre de enero. Si bien, la Seguridad Social ha hecho una fuerte corrección de los datos de ERTE de enero, elevando el número del colectivo desde los 738.000 que facilitó el mes pasado hasta los 928.286 trabajadores, tras incorporar a todos los afectados. Esto significaría que en febrero habría habido un leve descenso de 29.000 trabajadores en ERTE, pero trasladaría a enero el fuerte aumento de más de 160.000 respecto a diciembre.

A este grupo de asalariados con su empleo suspendido hay que sumar otros 361.644 trabajadores autónomos que reciben la prestación extraordinaria por haber cesado temporalmente su actividad, en la mayoría de los casos.

Sumando así los tres colectivos que actualmente no trabajan se obtendría una cantidad que rondaría los 5,3 millones de personas. En un ejercicio teórico, esta cifra llevaría la tasa de desempleo al umbral del 23%. Si bien, las cifras oficiales no consideran parados ni a los afectados por ERTE ni a los autónomos que han cesado su actividad de forma temporal (que se considera empleo intervenido), por lo que la tasa de paro es de 16,54%.

Lo que está ocurriendo en el mercado laboral también se puede analizar, como ha hecho Funcas, observando que el número de afiliados excluyendo trabajadores en ERTE y autónomos con prestación (lo que se entiende por empleo efectivo) descendió en febrero en 48.000 personas. A esto se pueden sumar esta misma medición del mes de enero cuando, tras la fuerte revisión al alza de los afectados por ERTE del mes pasado, la caída de la afiliación efectiva fue de 322.000 afiliados. Así, solo en los dos meses que van de 2021 el empleo efectivo se ha contraído en 370.000 trabajadores.

Es más, desde la patronal CEOE añaden a todos estos colectivos otras 705.000 personas excluidas de las listas oficiales por estar realizando cursos de formación o ser demandantes de empleo con “disponibilidad limitada” o con “demanda de empleo específica”.

Otro de los datos conocidos ayer que tampoco invita al optimismo es la caída del número de afiliados en términos desestacionalizados –una vez corregidas las variaciones estacionales y de calendario, lo que refleja mejor la tendencia del indicador– en 30.211 cotizantes, siendo el primer retroceso de este dato en los últimos ocho meses.

Empleo por recuperar

Según toda esta evolución, desde mayo de 2020, momento de mayor impacto de la pandemia, se habrían recuperado 713.461 afiliados es decir, el 64% del empleo destruido entre febrero y entonces. Esto significa que aún quedan por recuperarse el 36% o cuatro de cada diez puestos de trabajo arrasados por esta crisis sanitaria. Y, según Javier Blasco, director del Adecco Group Institute, “no habrá recuperación hasta bien pasado el segundo trimestre de 2021”.

La contratación es otro de los indicadores de la posible recuperación del mercado laboral que no termina de mejorar. En febrero se realizaron 1,2 millones de contratos, lo que supuso un 7% menos que el mes anterior y un 24% menos que en el mismo mes de hace un año, cuando aún no se habían dejado sentir los efectos de la pandemia. No obstante, el mes pasado si se registró un repunte de la contratación indefinida que creció en el mes un 6% hasta registrarse 132.431 contrataciones fijas.

De momento, el poco empleo que se está creando se concentra en el sector público y educación (30.000 cotizantes más); construcción (22.700 más); o la industria (10.000 nuevos afiliados).

Normas
Entra en El País para participar