Alimentación

Lidl acuerda un pago mínimo de 2,6 euros por kilo de aceite de olivares tradicionales

Es la primera compañía de distribución que fija un precio mínimo para cubrir los costes de producción

De izquierda a derecha Claus Grande, consejero delegado de Lidl en España; Luis Planas, ministro de Agricultura, y Lorenzo Ramos, secretario general de UPA
De izquierda a derecha Claus Grande, consejero delegado de Lidl en España; Luis Planas, ministro de Agricultura, y Lorenzo Ramos, secretario general de UPA

La compañía alemana de supermercados Lidl, junto a la productora Migasa, han alcanzado un acuerdo con la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) para fijar un precio mínimo de 2,6 euros por cada kilo de aceite de oliva virgen extra procedente de olivares tradicionales, y que según las partes garantiza que en todo momento permitirá cubrir los costes de producción de estos agricultores, que por las características de sus explotaciones suelen ser más altos que las de producción intensiva.

Así lo han explicado este lunes en la presentación de una nueva gama de aceites d lanzada en España por el grupo de supermercados, y en la que además de los responsables de Lidl en España y de UPA también ha estado presente el ministro de Agricultura, Luis Planas. "Me gusta esta propuesta porque dar respuesta a algunos de los problemas que hay en el sector. Esperemos que cunda el ejemplo para que entre la producción, la industria y la distribución haya más iniciativas en este sentido", ha apuntado Planas, que ha avanzado que este martes presentará en el Consejo de Ministros dos proyectos de real decreto relativos al plan de mejora del Gobierno para el sector del aceite de oliva.

Según ha explicado el consejero delegado de Lidl en España, Claus Grande, la medida "fija una retribución justa para el agricultor y contribuye al desarrollo de la España rural". El director general comercial de la compañía en España, Miguel Paradela, ha detallado que los productores no recibirán en ningún caso una cantidad inferior a los 2,6 euros por kilo de aceite, precio que se ha fijado en base a los precios de producción establecidos por Agricultura.

Esta será una cantidad mínima que subirá si lo hace el mercado, pero si este evoluciona de forma contraria la retribución no bajará de ese precio. Según Paradela, esta es la primera vez que una compañía de supermercados fija un pago mínimo a productores aceite de oliva. "Esto garantizará un umbral mínimo de rentabilidad para el sector", ha explicado el directivo, quien ha descrito que el 60% de las compras de aceite de oliva realizadas por Lidl tiene como destino final la exportación, algo que también sucederá con la gama presentada hoy.

Lorenzo Ramos, secretario general de UPA, ha recordado las movilizaciones que el sector protagonizó hace justo un año pidiendo medidas para revertir la bajada de precios que experimentaba el aceite y que no permitía cubrir, en muchos casos, los costes de producción. "Las históricas movilizaciones de hace un año se iniciaron en las zonas olivareras porque no se podía mantener una situación ruinosa de precios. Este acuerdo es solo el inicio de algo que esperamos que vaya a más en el sector comercializador. El objetivo no solo es vender más, es hacerlo generando valor. Es fundamental que los olivareros reciban un precio adecuado y rentable, que les permita cubrir los costes de producción".

El aceite de oliva virgen extra viene experimentando subidas en las últimas semanas. Según los últimos datos del ministerio de Agricultura, en la cuarta semana de 2021 el precio medio era de 255,47 euros por cada 100 kilos, o 2,55 euros por kilo, un 21% más que en la campaña anterior y aún ligeramente por debajo de los 2,6 euros marcados por Lidl para sus proveedores de olivares tradicionales.

Normas
Entra en El País para participar