Pedro Rodríguez: “El turismo residencial atrae al mejor inversor”

En cinco años espera facturar 500 millones con tres promociones en la Costa del Sol

Entrevista

El fundador de Sierra Blanca Estates, Pedro Rodríguez Castillo (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1947), creó su propia empresa de turismo inmobiliario a mediados de los años setenta en EE UU, y en una década se había convertido en generador de turismo de este país en España, donde decidió instalarse y desarrollar todo su potencial. Se centró finalmente en la Costa del Sol, con el fin de ofrecer un producto de lujo, de diseño diferenciado y en una zona completamente privilegiada. El grupo facturó 51,6 millones de euros en 2020.

¿Es buen momento para emprender como lo hizo usted?

Todos los momentos son buenos para invertir. Las épocas de crisis son precisamente el momento idóneo. Cuando yo llegué a EE UU estaba la crisis del petróleo y, por tanto, del turismo, pero es cuando nos establecimos allí. Si tienes un proyecto de gran calidad y estás en el segmento más alto, ya que es el que menos está sufriendo económicamente en esta difícil situación con la pandemia, lo tienes asegurado.

¿Por qué precisamente en la Costa del Sol?

He tenido la oportunidad de viajar por el mundo, pero cuando conoces el Mediterráneo, solo por climatología, por no entrar en otros conceptos, la mejor costa es la española. Concretamente, Marbella, que tiene una proyección nacional e internacional de prestigio como ningún otro destino. Las posibilidades de crecimiento que ofrecía entonces siguen intactas, y siguen mejorando. Quería dedicar mi actividad empresarial a hacer algo que yo mismo compraría si estuviese en el lado del cliente.

¿Cómo ha sido la transformación del turismo vacacional al residencial?

Se ha transformado de manera natural. Porque viene de la mano y es su gran éxito. Aunque esto no se puede dar en todas las áreas del mundo por mucho que se tenga un destino paradisíaco: las infraestructuras, los servicios y el ocio de calidad son imprescindibles. Además, está la gastronomía de la zona. Sin olvidar la excelente conexión y cercanía con cualquier capital de Europa.

¿Cuál ha sido el inmueble más lujoso que ha vendido?

Una villa que, en este momento, valdría como unos 20 millones de euros. Cuando yo la vendí, lo hice por 12 o 14 millones. Ahora estamos vendiendo otra por la que pedimos 9,7 millones de euros. En Marbella puedes encontrar villas de un nivel de precio extraordinariamente alto, más que en ninguna otra parte. En este momento, en esta ciudad vive más gente con mayor experiencia y dinero que nunca en la historia.

¿Prevé expandir el negocio geográficamente?

Sí, nos han invitado a construir en Ibiza, aunque también lo han hecho en muchos otros lugares, pero es importante primero consolidar lo que se tiene. De ello ya se ocuparán mis hijos, que les estoy pasando el relevo. Tengo la enorme alegría y satisfacción de que viven y sienten el negocio con la misma pasión con la que lo hice yo, o incluso más, con quizá más visión.

¿Qué proyectos tiene en marcha?

Tenemos uno, Sierra Blanca Towers en Málaga, con el que prevemos una facturación de 100 millones de euros. Para Epic Marbella, primer proyecto que se construye en España en branding con Fendi Casa y The One Atelier, esperamos unos 280 millones. En cinco años, tenemos tres proyectos más en los que anticipamos facturar más de 500 millones de euros.

¿Ha cambiado el perfil del cliente?

La edad del comprador se ha reducido considerablemente. Antes invertía el señor mayor que pensaba en retirarse, que había hecho su fortuna y buscaba disfrutar del fruto de su éxito. Se tardaba más en tomar este tipo de decisiones. Ya desde hace unos años viene gente más joven, que gana más dinero a una edad temprana.

¿Qué buscan aquellos que vienen a la Costa del Sol?

Lo primero es la calidad de vida que ofrece, pero tenemos que atraer más a otro tipo de residente, que ya está viniendo. Debemos crear un centro de desarrollo en nuestra región de Málaga, generar ecosistemas de emprendimiento e innovación y atraer a jóvenes emprendedores para que se ubiquen aquí. La gente con dinero quiere desarrollar su calidad empresarial al máximo en el lugar en el que vive. Estamos trabajando en ello y hemos promocionado encuentros con tecnológicas. Primero nos tienen que visitar y luego quedarse. Porque el que se queda, generará el turismo más rentable, el que mejor se fideliza y el que mejor ayuda a resolver nuestros problemas. El inversor residencial es el mejor, y es un sector que no hemos sabido presentar a la sociedad.

¿De dónde procede la mayoría?

Tradicionalmente, los compradores y visitantes de esta zona han sido los británicos, y lo siguen siendo, junto a otros países europeos. Principalmente, nórdicos, aunque también belgas, y cada vez más franceses e italianos. También rusos, que durante una época eran los que más compraban hasta que llegó la devaluación del rublo y las restricciones europeas. Y árabes. El interés de EE UU podría ir creciendo, aunque es una opinión personal. Pediría a las Administraciones colaboración para ser los más competitivos de Europa dentro del sector residencial, para atraer fiscalmente, ya que nuestra región, por desempleo, lo necesita.

 

Normas
Entra en El País para participar