Reino Unido

El Brexit obliga al mayor bróker del mundo, TP ICAP, a dejar de atender a algunos clientes europeos

Reconoce que aún no dispone de suficiente plantilla en Francia para cumplir los requisitos regulatorios

Delegación de la Unión Europea en Londres.
Delegación de la Unión Europea en Londres. AP

TP ICAP, considerado como el mayor bróker del mundo, ha reconocido que el Brexit y las condiciones de salida pactadas entre Reino Unido y la Unión Europea le obligan a dejar de atender a algunos clientes europeos.

El acuerdo de salida de la Unión no permite desde el 1 de enero que bancos, firmas de inversión o brókers atiendan a clientes europeos desde Reino Unido. Para cumplir con los requisitos europeos es preciso que hayan abierto oficina en alguno de los países europeos, tarea que han emprendido en los últimos años buena parte de las entidades financieras e intermediarios. Sin embargo, el broker TP ICAP ha reconocido que, por ahora, no cuenta con suficiente plantilla en su nueva oficina de París y que no logra cumplir con los requisitos regulatorios franceses.

"Debido en parte alas circunstancias extraordinarias derivadas de la pandemia del Covid-19, todavía no ha sido posible completar la reubicación del personas a la zona euro o la contratación de corredores para la oficina europea tan rápido como se había previsto inicialmente", ha reconocido la empresa.

Para cumplir con los requisitos fijados por el regulador francés, TP ICAP necesita contar con una plantilla de entre 60 y 100 empleados en París, si bien, los ingresos generados desde la zona euro suponen menos del 10% del total para la empresa.

Mientras se intenta alcanzar un acuerdo entre las autoridades de Reino Unido y la Unión Europea sobre el pasaporte de los intermediarios financieros, la City está teniendo que recurrir a entidades financieras con sede en terceros países para poder hacer de intermediario con la Unión Europea. Así se está viendo en el negocio de los derivados financieros, donde las plataformas de Estados Unidos están ganando cuota desde el arranque de año.

El supervisor de los mercados europeos, la ESMA, criticó recientemente que algunas firmas de Reino Unido están esquivando la normativa europea y siguen atendiendo a clientes europeos al  animar a que sean los clientes los que pidan "en exclusiva" su servicio. Una política que el supervisor ha tachado de "cuestionable".

Normas
Entra en El País para participar