Automoción

Las chinas Baidu y Geely se asocian para crear coches inteligentes

El competidor chino de Google crea una subsidiaria participada por el fabricante de coches chino, propietario de Volvo y accionista de Daimler. El movimiento se suma al de otros gigantes tecnológicos que buscan tomar posiciones en este prometedor mercado

Un coche del fabricantes Geely.
Un coche del fabricantes Geely.

El gigante chino de las búsquedas por internet Baidu se ha asociado al fabricante de automóviles Geely para fabricar vehículos eléctricos inteligentes. Geely es uno de los mayores fabricantes de coches de China, es dueño de Volvo y es accionista de Daimler, propietario de Mercedes-Benz. El anuncio se produce pocos días después de desvelarse una posible alianza entre Apple e Hyundai con el mismo propósito y en medio de una carrera entre las empresas tecnológicas y del motor por tomar posiciones en el prometedor negocio de los coches eléctricos inteligentes, donde también compite Tesla, que ha registrado un enorme éxito.

Gigantes de internet como Alphabet (matriz de Google), Amazon y Tencent han desarrollado tecnología relacionada con el coche autónomo o han invertido en empresas relacionadas con este negocio. Amazon, por ejemplo, compró recientemente la empresa de vehículos autónomos Zoox, y Alibaba ha formado una empresa conjunta de vehículos eléctricos con el competidor de Geely, SAIC. Igualmente, y como informa la BBC, la empresa china de transporte compartido Didi Chuxing se ha asociado con el fabricante de coches BYD para fabricar vehículos eléctricos diseñados específicamente para servicios de transporte privado.

Baidu, que busca diversificar sus fuentes de ingresos a medida que su negocio de búsquedas se estanca, ha señalado este lunes que creará una empresa para fabricar automóviles que funcionan con baterías. La subsidiaria explotará las capacidades de conducción inteligente de Baidu y la experiencia de fabricación de Geely, que invertirá en la nueva empresa, a la que proporcionará su sistema recientemente lanzado para la construcción de vehículos eléctricos. Los automóviles se venderán con una nueva marca y llevarán la tecnología de mapas, la asistencia por voz y las capacidades de conducción autónoma del buscador chino, quien aclaró en un comunicado que Geely será un inversor estratégico en la nueva compañía, que será una filial independiente de Baidu. Según fuentes consultadas por Reuters, Geely será socio minoritario.

Baidu estableció su unidad de conducción autónoma Apollo en 2017. Esta suministra principalmente tecnología impulsada por inteligencia artificial y trabaja con fabricantes de automóviles como Geely, Volkswagen, Toyota y Ford. Baidu opera, igualmente, el servicio de taxi autónomo Go Robotaxi en Pekín y otras dos ciudades chinas. La compañía, que ofrece un software de código abierto para los coches autónomos similar en su enfoque a Android para construir sistemas operativos para teléfonos inteligentes, planea expandir el servicio a 30 ciudades en los próximos tres años. Baidu obtuvo la semana pasada la aprobación para probar cinco coches autónomos en la capital china sin conductor.

Es probable que el plan de fabricación de automóviles de Baidu fortalezca el concepto de “vehículos definidos por software”, ha señalado a Reuters Jason Chen, analista de transporte en la firma Analysys. “Sin embargo, el éxito de la fabricación de coches de Baidu también dependerá del apoyo de las políticas gubernamentales, de la reducción de costes de los equipos y la demanda de los usuarios”.

También Shi Ji, analista de haitong International, ha apuntado a la citada agencia que todos los fabricantes de automóviles deberán transformarse en empresas más orientadas a la tecnología, ya que la conectividad inteligente jugará cada vez un papel más clave.

China es actualmente el principal mercado mundial de vehículos eléctricos. Según la Agencia internacional de la Energía, en 2019 había 7,2 millones de coches eléctricos circulando por las carreteras a nivel mundial y el 47% de ellos estaba en China. En este sentido, el proveedor de datos S&P Platts estima que los vehículos que utilizan nuevas energías representarán el 20% de las ventas mundiales de vehículos nuevos en China para 2025.

Robin Li, cofundador y consejero delegado de Baidu, ha destacado la fuerte inversión llevada a cabo por su compañía en el desarrollo de tecnologías de conducción autónoma y ha asegurado que “China se ha convertido en el mercado de vehículos eléctricos más grande del mundo y vemos que los consumidores de este tipo de vehículo exigen que los autos de próxima generación sean más inteligentes”.

Las acciones de Baidu han subido en torno a un 45% desde que a mediados de diciembre se publicaron algunas informaciones donde se avanzaba que la empresa planeaba fabricar sus propios vehículos eléctricos. Por su parte, Geely lanzó el pasado septiembre un sistema global para fabricar automóviles con batería, convirtiéndose en una de las pocas marcas mundiales que venden a terceros la costosa tecnología que permite esa migración hacia los coches eléctricos. Los analistas creen que la combinación de las capacidades de Baidu y Geely son interesantes porque se complementan.

Normas
Entra en El País para participar