La salud mental del 26% de los trabajadores se resiente por el covid

El 17% asegura que ha cometido errores en sus tareas como consecuencia de su falta de bienestar

teletrabajo
Un mujer teletrabaja desde su domicilio. EFE

El bienestar laboral y la salud mental de los trabajadores ya era una preocupación en auge en las empresas antes del estallido de la pandemia, pero las complicaciones de este último año han hecho que se ponga más aún el foco en este aspecto. La incertidumbre, el teletrabajo y las nuevas formas de operar son algunas de las causas que hacen que el 26% de los trabajadores españoles tenga problemas relacionados con la salud mental en la actualidad. Es lo que se desprende del informe Mental Health Report, presentado por QBE Insurance Group y elaborado por Opinium.

Una cuestión que sufren especialmente los más jóvenes. Así, el 35% de los trabajadores entre los 18 y los 34 años manifiesta tener problemas relacionados con la salud mental, mientras que este porcentaje cae al 27% en el caso de las personas entre 35 y 54 años, y al 16% en el caso de los mayores de 55 años.

La incertidumbre sobre los posibles despidos es una de las principales preocupaciones que se cierne sobre los trabajadores en estos momentos, con el consecuente impacto sobre su salud mental. España es, con una amplia diferencia, el país en el que más inquieta este tema (68%), seguido de Italia (36%), Alemania (31%) y Francia y Suecia (ambos con un 30%).

Este malestar también tiene una repercusión en la productividad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima, en un análisis previo al Covid-19, que la economía mundial pierde alrededor de un billón de dólares al año solo por la ansiedad y la depresión. En esta línea, el mencionado informe de QBE Insurance Group recoge que el 17% de los trabajadores españoles reconoce que ha cometido errores en su trabajo relacionados con el estado de su salud mental.

Sin embargo, no todo es negativo, y más allá de la incertidumbre, el teletrabajo también ha tenido consecuencias beneficiosas en el entorno laboral. El 55% de los encuestados considera que trabajar desde casa ha tenido un impacto positivo en su productividad, el 37% cree que ha mejorado la relación con su jefe, el 36% defiende que ha desarrollado la atención al cliente y el 35% observa más colaboración entre los compañeros.

Soluciones

En términos generales, los españoles tienen una imagen más positiva que negativa de la actitud de la empresa en relación a su bienestar, aunque aún hay un gran campo de mejora por delante. Si bien el 46% de los trabajadores opina que la compañía está preocupada por su situación, el 27% manifiesta no estar de acuerdo con esta afirmación. Además, cuando se baja a casos concretos, el porcentaje de satisfacción cae ocho puntos. Así, el 38% asegura que ha recibido apoyo por parte de la empresa cuando lo ha necesitado, mientras que el 27% lo niega. El 40% ha sido testigo de que sus compañeros han contado también con esta ayuda, pero el 29% considera que esta no se ha producido.

Uno de los grandes problemas en este sentido es que los trabajadores ocultan sus problemas porque temen perder su empleo si comparten sus preocupaciones con la empresa. Una coyuntura que también se produce de manera más marcada en España (39%), seguida de Alemania, donde el 31% de los encuestados prefiere no informar de esta situación por miedo a que afecte negativamente a su carrera. Completan el estudio Italia (30%), Francia (27%) y Suecia (24%).

En cuanto a las soluciones que se podrían poner en marcha por parte de las empresas, el 43% de los españoles considera que sería positivo un aumento de los días de vacaciones o de las bajas relacionadas con la salud mental. Asimismo, los empleados también plantean cursos motivacionales (31%), clases de yoga (22%) y talleres para manejar la ansiedad (22%). Por último, el 21% demanda que la empresa facilite ayuda psicológica profesional.

Tras estos meses en los que el 59% de los encuestados ha trabajado desde casa de manera prolongada, el 38% considera que, de cara al próximo año, su modelo ideal sería un sistema híbrido que alterne lo remoto con lo presencial. Por su parte, el 29% prefiere continuar desde casa, mientras que el 28% se decanta por volver a la oficina.

Normas
Entra en El País para participar