Paco Ávila: “La FP tiene menos paro y más demanda de empleo”

Desea elevar la categoría de este tipo de enseñanza en España

formacion profesional
Paco Ávila.

Fundador de Medac Instituto Oficial de Formación Profesional, que en tan solo ocho años han pasado de tener 60 alumnos a 10.000. Paco Ávila (Málaga, 1974), que comenzó como docente ligado al deporte, ha expandido su negocio por diversas provincias de España y espera hacerlo en otros mercados internacionales.

¿Cómo surge un instituto FP privado?

Surge del interés y la curiosidad. Comparé el modelo alemán con el español y enseguida vi el gap que había. Cuando estudié FP, la estudiaba tan solo un 6% de jóvenes, mientras en Alemania era un 45%. En 2008 tomamos la iniciativa, nuestra idea era adaptar el modelo alemán a las necesidades de España. La principal diferencia era la inexistencia de un tejido empresarial ni industrial que absorbiese toda la oferta de un modelo de formación dual.

¿Qué les distingue de la competencia?

Crecemos más que el resto por la velocidad y el prestigio que hemos construido como marca. Durante la pandemia nos adaptamos fácilmente, mantuvimos el mismo horario de clases y no hicimos ningún ERTE, se nos ha premiado mucho por todo ello. El atributo diferencial que nos da valor es intangible, nos diferencia de los competidores nuestro compromiso con el alumno, no escatimamos en costes. También es cierto que ganamos mucho menos que ellos, somos conscientes, pero es que estamos en educación. Se puede hacer un buen negocio que resulte rentable, ganar dinero y ayudar a las personas. También financiamos sin intereses la titulación completa y corremos el riesgo de la morosidad, que tenemos muy poca.

¿A qué se debe esta rápida expansión?

Queremos estar presentes en toda España. Creo que nuestro país necesita transformar su capital humano, y creo que nosotros ahí vamos a tener un papel muy relevante. Yo no me voy a parar, a mí esto me encanta, es puramente vocacional. También estamos expandiéndonos con títulos propios en Latinoamérica, aunque desgraciadamente la ley no lo permite de otra forma. Creo que nuestro crecimiento se debe a la metodología, el 85% de nuestras clases son prácticas. No hay aulas con sillas, todo son laboratorios, es todo práctico y creo que esto es un elemento clave. El otro es la falta de complejos, empezar a decir que somos de la FP.

¿Se estigmatiza la Formación Profesional?

Hay un gran estigma sobre la FP en España, que no ocurre en otros países. Sin embargo, las matemáticas hablan por sí solas y empujan a optar por la FP que, en comparación con un grado universitario, tiene menos paro, mayor demanda de empleo y más oportunidades. Realmente es la respuesta educativa para la inserción laboral y para transformar la sociedad y el mercado español. Sobre todo existe esta percepción en las clases más adineradas, en la clase media y más humilde sí ha empezado a cambiar.

¿Qué ha fallado en la educación española?

Las políticas educativas han mirado demasiado a corto plazo y han ido cambiando constantemente, por lo que no hay certidumbre. El debate de las políticas está completamente en otro sitio y se centra en aspectos ideológicos, no se discuten cosas importantes como adaptarse al mercado laboral o la inversión. El modelo público tiene una gran falta de inversión, sobre todo en ciertas regiones, por lo que no pueden competir. Yo vengo de la pública y me gustaría que hubiese una pública competitiva, pero en España se sigue enseñando con un método industrial obsoleto.

¿Qué esperas que cambie del modelo educativo?

Habría que tener un pacto nacional por la educación. Que la educación, que es el capital humano de un país y lo que permite competir, no se apropie ideológicamente. Tenemos que inculcar en la sociedad que hay que estudiar a lo largo de toda la vida. La FP se adapta mejor al mercado laboral, es más práctico y más corto el itinerario, es un primer paso y no una meta. Tenemos que cambiar la cultura profesional del español.

¿Hay avances?

Hay proyectos de implantar formaciones nuevas en ciberseguridad, robótica y demás. Que lo hagan cuanto antes y que dejen que se desarrollen. Si ven que no tienen capacidad económica para hacerlo, que se lo dejen a los privados. La esfera privada puede servir para empujar estos campos. Esto no va de otro debate más que de que la formación deba ser de acceso gratuito y universal.

 

Normas
Entra en El País para participar