Cómo acercar a los jóvenes a las profesiones STEM

El paro es superior al 40% para los menores de 25 años, pero las empresas aseguran que no encuentran candidatos

formacion
GETTY IMAGES

Las empresas no dejan de repetir que no encuentran el talento que buscan, que cada año tienen nuevas vacantes que se quedan sin cubrir porque no son capaces de encontrar candidatos que las ocupen. Al mismo tiempo, la tasa de paro juvenil, donde se incluye a los menores de 25 años, en España se sitúa en el 40,45%. Algo pasa cuando de un lado hay compañías buscando incorporar a nuevos profesionales y, por el otro, jóvenes que no logran adherirse al mercado laboral. Sobre todo ello se debatió este miércoles en el encuentro Atracción de talento joven hacia sectores con empleabilidad, en el marco del ciclo Desayunos con empresas que inspiran, promovido por la Fundación Bertelesmann y la CEOE.

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, calificó la situación de incomprensible: “Existe una diferencia clara entre las posibilidades de empleo y los puestos que se podrían cubrir, que reside básicamente en la formación”. Una crítica con la que también se mostró de acuerdo el vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, Francisco Belil, quien lamentó que tanto las familias como la Administración estén empleando tanto dinero en la educación de los jóvenes, cuando en un importante porcentaje de los casos esto acaba en la frustración de los estudiantes por la imposibilidad de acceder al mercado laboral. “Hemos dejado que la oferta y la demanda coincidan por casualidad”, ilustró el experto en Formación Profesional Dual. Frente a ello, Belil propuso promover los estudios del área de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés), que cuentan con una mayor empleabilidad.

Este es el camino hacia el que apuntó también David de San Benito, responsable global de estrategia y gestión de socios en el programa Cisco Networking AcademyCSR Manager de Cisco Systems. “Debemos despertar la curiosidad de los alumnos en áreas STEM desde edades tempranas para promover la formación hacia estudios superiores, puesto que son ámbitos con una alta demanda de empleo”, añadió el directivo.

Para impulsar este cambio cultural, no es suficiente con instar a tomar este camino, sino que también hay que adaptar el modelo de enseñanza. Para ello, De San Benito instó a emplear un lenguaje que resulte cercano para los jóvenes. Un aspecto en el que el experto recordó que la digitalización es fundamental. “Las empresas y universidades no pueden seguir dando una formación analógica a alumnos que han nacido con un ordenador debajo del brazo”. Las aula son concebidas más como un lugar de debate, donde los alumnos nunca han sido tan activos en su propio proceso de aprendizaje como ahora, y los profesores son más facilitadores que docentes. “Los estudiantes huyen de conocimientos poco útiles hacia una enseñanza práctica más orientada al mundo de las competencias, que además no caducan”, desarrolló.

Esta visión más holística de la formación fue también la que destacó Antonio Lasaga, director de recursos humanos de Airbus en España, para quien las diferentes instituciones no se deben limitar a educar, sino también a orientar: “Debemos ayudar a los alumnos a descubrir cuál es su vocación”. Esta, además, debe ir mucho más allá de los contenidos para mirar hacia las habilidades. “Tienen que aprender una serie de habilidades técnicas, pero también sobre liderazgo, trabajo en equipo y emprendimiento”, prosiguió.

Esta transformación garantizaría un mayor acceso a profesionales por parte de las empresas, pero el interés de estas no debe limitarse a ellas mismas, comentó Jaume Cané, representante de Freudenberg en España. “No es solo asegurarnos el talento, sino influir de forma general en la buena percepción de las vocaciones industriales en nuestro país. Que no se limite solo a las grandes empresas porque somos un país de pymes”, recordó.

Formación práctica

  • Atraer. A la hora de lograr que los jóvenes se interesen por las llamadas STEM, los expertos que participaron en la mesa redonda Atracción de talento joven hacia sectores con empleabilidad abogaron por iniciativas muy prácticas que ayuden a ver cómo es el día a día del trabajo en estas áreas. Un ejemplo es el programa 4º ESO + empresa, en el que participa, entre otras empresas, el CNIC. “En una semana, preparamos un plan de inmersión para que conozcan nuestros objetivos y las iniciativas en las que trabajamos”, explica la directora de gestión científica del centro, Beatriz Ferreiro.
  • Formar. Para este tipo de opciones laborales, la Formación Profesional (FP) dual es uno de los caminos más directos, pero, con frecuencia, resulta infravalorado. “A veces no se trata solo de convencer a los alumnos, sino también a las familias”, comentó Cané, quien insistió en que un título universitario no tiene por qué ser necesariamente mejor que un grado superior.
  • Brecha. De hecho, esta educación, por su practicidad, ayuda a paliar la brecha entre formación y empresa. “Queremos una formación muy ligada al futuro profesional”, insistió De San Benito.
Normas
Entra en El País para participar