Los viajeros desde Reino Unido ya han cancelado el 68% de las reservas para volar a España

La mitad de esas anulaciones se ha producido en los tres últimos días

El área de salidas del aeropuerto de Heathrow (Londres), vacía ante el veto a los vuelos desde Reino Unido a otros países
El área de salidas del aeropuerto de Heathrow (Londres), vacía ante el veto a los vuelos desde Reino Unido a otros países

El veto de España a los viajeros desde Reino Unido, en vigor desde esta mañana excepto para ciudadanos españoles o residentes británicos en territorio nacional, como consecuencia de la irrupción de una nueva cepa de coronavirus ha tenido un efecto devastador en la cancelación de reservas.

La agencia de viajes online Destinia, con más de dos millones de clientes y una oferta de medio millón de hoteles y 600 aerolíneas, calcula que el 68% de las reservas que se habían realizado para venir a España desde Reino Unido entre el 22 de diciembre de 2020 y el 15 de enero de 2021 se han cancelado; de las cuales, más de la mitad (el 37%) se han anulado en los tres últimos días. Desde la agencia resaltan que no se ha cerrado completamente el tráfico aéreo por las dos excepciones realizadas a ciudadanos españoles o residentes en España, pero que el volumen de cancelaciones es muy importante entre los ciudadanos ingleses.

“Estos cambios generan una gran problemática para el sector en España ya que la gestión y operativa de los hoteles, receptivos, aeropuertos, etc. se hace inmanejable. No se puede estar abriendo y cerrando negocios de un día para otro, un día se abren fronteras y se recupera la demanda y al día siguiente se vuelve a cancelar todo. La incertidumbre es absoluta", ha recalcado Ricardo Fernández, director general de Destinia.

El efecto dominó ya se ha extendido a los hoteles donde las cancelaciones también están siendo masivas. Fuentes empresariales consultadas por Cinco Días recalcan el ejemplo de una cadena, en la que el anuncio del veto provocó un volumen tan elevado de anulaciones que el grado de ocupación previsto cayera treinta puntos en apenas 24 horas. Esas mismas fuentes revelan cierta preocupación por el hecho de que las cancelaciones no solo llegan del mercado británico, sino que también están siendo muy numerosas en el caso de los viajeros españoles, en el que la obligación de contar con una prueba PCR puede haber sido un obstáculo.

Ante el panorama de incertidumbre para afrontar la temporada alta en Canarias, las grandes cadenas habían optado por hacer una apertura parcial de la planta hotelera a la espera de ver cómo evolucionaba la demanda. La cadena balear RIU solo tiene abiertos en la actualidad 9 de los 16 hoteles en Canarias y la también balear Iberostar solo ha abierto 6 de sus 11 hoteles (tres en Tenerife, uno en Lanzarote y dos en Fuerteventura). Ambas cadenas habían preparado protocolos para abrir nuevos hoteles con rapidez en el caso de que la demanda despuntara con fuerza, algo que no va a suceder toda vez que la demanda estará bajo mínimos en los grandes mercados emisores de viajeros en invierno, como Reino Unido o Alemania.

De hecho todo apunta a que podrían proceder a cerrar algunos de sus establecimientos en las próximas semanas si la demanda sigue en esa tendencia de caída sin freno, lo que podría llevar a que Canarias perdiera en torno a 1,5 millones de viajeros en los cuatro meses de temporada alta.

Normas
Entra en El País para participar