LVMH y Tiffany pueden salvar la cara con una pequeña rebaja

Recortar un 4% la oferta inicial es poco, pero les ahorra un conflicto en los tribunales

Tienda de Tiffany en Manhattan (Nueva York, EE UU).
Tienda de Tiffany en Manhattan (Nueva York, EE UU). REUTERS

Una disputa por adquirir una joyera puede terminar con una tregua para salvar la cara. El gigante francés LVMH y su objetivo Tiffany están negociando un recorte en el precio prepandémico de la firma estadounidense, 16.000 millones de dólares. Un acuerdo a unos 130 dólares por acción, por encima del cierre del lunes, unos 123 dólares, y por debajo de los 135 iniciales, puede convencer a Tiffany [que ha subido a 130 tras las noticias]. Ahorraría al magnate francés Bernard Arnault unos 600 millones de dólares, una cantidad que tiene poco de descomunal. Pero conformarse con un descuento, aunque sea pequeño, podría ofrecer beneficios a ambos.

Para Tiffany, conseguir un nuevo acuerdo rápidamente tiene sentido. La pandemia ha quitado algo de chispa a la compañía con sede en Nueva York. Hacer cumplir su contrato de fusión en los tribunales, como está tratando de hacer, retrasa aún más el arduo proceso, y no hay garantía de que tenga éxito.

Si presiona a través del sistema judicial de EE UU, en Delaware, y no logra obligar a LVMH a cerrar el trato, sus acciones se hundirán. Peor aún, el consejero delegado, Alessandro Bogliolo, tendría que luchar por su cuenta contra las consecuencias del Covid-19, que sigue devastando su principal mercado, Estados Unidos.

Para Arnault, obtener un descuento puede ser una cuestión de orgullo más que de finanzas. El magnate se opuso a la decisión de Tiffany de seguir pagando dividendos durante la crisis del virus. Rebajar el trato en 5 dólares por acción le ahorra solo un 4%. Pero ha armado un gran alboroto, y ya ha hecho pasar a sus propios accionistas por la incertidumbre al desdeñar la oferta original de 135 dólares por acción, así que necesita salvar las apariencias.

Más importante aún, con la fusión ahora libre de obstáculos antimonopolio, un acuerdo rápido podría permitir a LVMH ser dueña de la joyera antes de Navidad y el importantísimo Año Nuevo Chino. Si tienen oportunidad, lo mejor para ambas compañías es empezar 2021 con el pie derecho.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías