Interior de un Tesla Model 3.
Interior de un Tesla Model 3.

¿Está pensando Tesla en usar las cámaras internas para vigilar cómo conducimos?

Un 'leak' de algunos sistemas del coche así parecen indicarlo.

Uno de los llamados gurús de Silicon Valley y al que dan el mérito de ser "el padre de la realidad virtual", Jaron Lanier, ya dijo hace algún tiempo que eso de que nuestros datos son el producto es un mito. La compañías no quieren tanto el saber quiénes somos o qué edad tenemos, sino disponer de una manera de adivinar, o forzar, ese "cambio gradual, ligero e imperceptible de nuestro comportamiento".

Eso viene a significar que si son capaces de conocernos de una manera exacta y precisa, así podrán hacernos llegar sus mensajes publicitarios para convencernos de que eso que nos venden lo queremos y lo necesitamos. Y no existe mejor forma de hacerles el trabajo que participar en redes sociales o tener un dispositivo que sea capaz de monitorearnos la mayor cantidad de tiempo posible.

La cámara interior, una mina de datos

Y ahora acaba de conocerse, por boca de un usuario que ha buceado en el código que rige el funcionamiento de la cámara interna que los vehículos Tesla montan en el retrovisor, que tal vez los de Elon Musk podrían tener unas inquietudes parecidas a las desveladas por Jaron Lanier, gracias a un software que puede delatar cuál es nuestra forma de conducir, con las consecuencias que puede traernos algo así.

De todas formas, Tesla nunca ha ocultado que esa cámara nos miraba directamente a nosotros, y al resto de pasajeros que van en el interior, ya que su instalación siempre fue justificada como una manera de vigilar lo que ocurrirá en los próximos años alrededor de esa idea del australiano de convertir sus EV en robotaxis, que irán y vendrán recogiendo pasajeros de forma autónoma.

El problema es que, si en un robotaxi podría tener algo de sentido, por seguridad, seguramente para un uso particular no tanto. Y es que según el usuario Green, especializado en bucear por estos códigos fuente del software de los coches de Tesla, ha desvelado que "en caso de que te estés preguntando qué intenta detectar la cámara selfie en el Model 3 actualmente", adjunta una lista de todos los movimientos que es capaz de analizar y que podría estar recopilando la compañía.

Obviamente, este descubrimiento no es prueba de nada, siquiera de que Tesla esté llevando a cabo una vigilancia sin permiso de sus clientes, pero el software en sí está claro que se prepara para conocer qué hacemos cuando nos ponemos al volante. Bien sea para adecuar los sistemas de seguridad del vehículo a esas formas de circular, bien porque esa información tenga algún valor para saber eso que afirmó Lanier de conocer el "cambio gradual, ligero e imperceptible de nuestro comportamiento". ¿A vosotros qué os parece?

Normas
Entra en El País para participar