Von der Leyen descarta recuperar “por ahora” la disciplina fiscal

La presidenta de la Comisión sugiere que el 37% del fondo de recuperación se gaste en objetivos verdes

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, este miércoles en la Eurocámara.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, este miércoles en la Eurocámara. REUTERS

La crisis del coronavirus y la posterior recuperación económica, la descarbonización y transición verde, las relaciones con Estados Unidos o Rusia, y el desenlace final del Brexit, marcado en las últimas semanas por los fuertes desacuerdos entre Londres y Bruselas, fijan buena parte del nuevo curso político de la Unión Europea. Así lo ha recordado esta mañana la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en su primer discurso sobre el Estado de la Unión, recitado ante los mismos eurodiputados que tienen que aprobar el fondo de recuperación poscoronavirus que movilice 750.000 millones de euros.

Von der Leyen, que estructuró su discurso para incluir la pata de la sostenibilidad en el paquete económico, dando muestras del peso que la Comisión da a la transición verde, recordó que quiere una unión económica y monetaria "fuerte", con confianza en el euro. "Tenemos que acometer reformas estructurales y completar la unión de mercados de capitales y la unión bancaria", dos de las tareas pendientes del Ejecutivo Comunitario. También aseguró que "por ahora" no tiene prisa por recuperar la disciplina fiscal: "No podemos retirar el apoyo a la economía" tan pronto. La alemana confirmó así que la senda del déficit no se recuperará hasta ya entrada buena parte del año 2021, como sugirió la semana pasada el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.

Así, dijo la presidenta, "podemos esperar que nuestras economías empiecen a moverse de nuevo, tras una caída del 12%, en el segundo trimestre, pero mientras el virus esté merodeando también lo estará la incertidumbre en Europa y en todo el mundo, así que definitivamente no es el momento de retirar apoyos". Las economías europeas necesitan un "apoyo político continuado" y "debemos lograr un delicado equilibrio entre proporcionar respaldo financiero y garantizar sostenibilidad fiscal".

La reconstrucción tras la pandemia, prosiguió la alemana, irá indiscutiblemente de la mano de la transición ecológica. De esta forma, señaló, el 30% de los 750.000 millones de euros, que se captarán en los mercados con el Ejecutivo Comunitario como órgano emisor, deberían recaudarse a través de bonos verdes. A su vez, adelantó, el 37% de los fondos del Next Generation (el plan de recuperación europeo) se va a gastar en cumplir con los objetivos climáticos, mientras que otro 20% irá destinado a la transición digital.

Los objetivos climáticos, señaló la presidenta, implican "cambiar la forma en la que vivimos" para cuidar de la naturaleza. "Es ahí donde vamos a marcar la diferencia". La Comisión propone así modificar los objetivos de recorte de emisiones para 2030, pasando del 40% al 55%, con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050. "Soy consciente de que hay Estados miembros que están lejos. Pero contamos con conocimientos y con inversiones para lograrlo". La alemana apuntó también que se van a crear "nuevos valles de hidrógeno europeos", en línea con una economía más sostenible.

En lo laboral, Von der Leyen defendió un salario mínimo europe que "refuerce la negociación colectiva", a la vez que puso en valor a SURE, el mecanismo comunitario para costear los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y herramientas similares. "Es el momento de apoyar a los trabajadores y a las empresas, y esto va a dar más tranquilidad a las familias. La dignidad del trabajo tiene que ser algo sagrado".

Lejos de un acuerdo de Brexit

"Con cada día que pasa", afirmó Ursula von der Leyen, las posibilidades de un acuerdo comercial con Reino Unido "se desvanecen". La presidenta recordó al Gobierno de Boris Johnson que queda poco tiempo para que expire el plazo que Bruselas y Londres se dieron para negociar su futura relación comercial. Y reiteró que no se puede incumplir el pacto de retirada firmado por los dos bloques antes de que las negociaciones se iniciasen. "No daremos marcha atrás. Es un acuerdo que ha ratificado el Parlamento Europeo y la Cámara de los Comunes, y no se puede modificar".

El Gobierno británico ha puesto en marcha la aprobación de una ley que rompe con buena parte de los mínimos acordados en su momento entre los dos bloques, incluido el protocolo para proteger los Acuerdos de Viernes Santo en el Ulster. El texto "no puede modificarse unilateralmente, ni ser ignorado o descartado. Es una cuestión de derecho, de confianza y de buena fe. La confianza es la base de cualquier asociación sólida", recalcó la alemana.

Normas
Entra en El País para participar