El Eurogrupo descarta retirar a corto plazo la suspensión del límite de déficit y las otras medidas anticrisis

Desde Bruselas sugieren que 2021 no es el momento para volver al pacto fiscal

El presidente del eurogrupo, Paschal Donohoe.
El presidente del eurogrupo, Paschal Donohoe. via REUTERS

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro saben que la recuperación poscoronavirus será lenta y complicada. Por eso, al menos por ahora, apuestan por no retirar a corto plazo las medidas de relajación fiscal aprobadas al comienzo de la crisis. Así lo ha anunciado el nuevo presidente del Eurogrupo, el irlandés Paschal Donohoe, tras una reunión de los responsables económicos en Berlín. Así, los límites de déficit seguirán suspendidos, y la estabilidad presupuestaria seguirá temporalmente supeditada al afianzamiento de la recuperación.

"No habrá un final concreto ni abrupto de las medidas y, en general, la política fiscal seguirá apoyando la economía", aseguró el ministro de Finanzas de Irlanda. Antes, el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, ya había recalcado que es "más peligroso" retirar los apoyos y políticas acordadas "demasiado pronto que demasiado tarde". "Una retirada prematura de los apoyos pondría en peligro la frágil recuperación. Al mismo tiempo, sería razonable esperar para ver la evolución de nuestras economías". Con todo, matizó Gentiloni, "no debemos olvidar la necesidad de asegurar la sostenibilidad a medio plazo y la necesidad de marcar un camino de ajuste en algún momento".

El presidente del Eurogrupo evitó dar una fecha aproximada a este respecto debido a la incertidumbre de la situación económica, y pidió el "máximo cuidado posible" a los socios para no dañar la recuperación. Al igual que Gentiloni, Donohoe recalcó que todos los miembros del euro consideran "imperativo" regresar a la "sostenibilidad" presupuestaria "en el momento adecuado".

Quienes sí se atrevieron a dar algún tipo de fecha fueron el propio Gentiloni y el director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Klaus Regling. Así, durante el año que viene, "seguiremos apoyando estas decisiones que hemos tomado", señaló Gentiloni. "Creo que 2021 no es el momento para volver al pacto fiscal", afianzó Regling.

Los máximos responsables económicos de la zona euro también parecieron coincidir en la necesidad de adaptar las políticas fiscales a la economía actual. Así, los tributos digitales, un gravamen conocido como Tasa Google y que lleva tiempo debatiéndose en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), así como en la propia UE, servirá también para financiar parte de la recuperación tras la crisis. A los ministros de Economía aún les quedan muchas horas de debate para acercar posturas, pero Donohoe aseguró, al menos, que hay consenso en que la política fiscal debe actualizarse.

Los ministros de Economía y Finanzas también debatieron sobre el fondo de recuperación aprobado en julio por los máximos responsables europeos, y que movilizará 750.000 millones de euros entre subvenciones y créditos. En esta línea, Gentiloni avanzó que la Comisión está trabajando en una guía para ayudar a los Estados miembros a preparar sus respectivos planes, que deberían reflejar tanto las prioridades nacionales en línea con las recomendaciones del Semestre Europeo, como las transiciones digital y verde.

Brexit

El presidente del Eurogrupo también avisó al Gobierno británico de Boris Johnson de que respetar el acuerdo del Brexit es un "prerrequisito" para que ambas partes puedan concluir también un pacto sobre su futura relación comercial antes de que acabe el año. "Es imprescindible que el Gobierno británico responda a la exigencia de la UE para acordar y concluir esta cuestión. Es un prerrequisito para cualquier futura relación", insistió.

Esta semana, Reino Unido ha comenzado los trámites para intentar aprobar una ley que rompe con parte del preacuerdo de Brexit firmado entre Bruselas y Londres, y que sentaba las bases de las negociaciones que están teniendo lugar para que la relación económica entre ambos bloques se acuerde antes de que termine el año. Entre las disposiciones que Reino Unido ahora rechaza se encuentra el protocolo para proteger los Acuerdos de Viernes Santo en el Úlster.

El ministro alemán de Finanzas, Olaf Sholz, subrayó que "está claro que todos deben ceñirse a lo ya acordado". "Los tratados deben ser cumplidos y eso lo sabe todo el mundo". "No aceptaremos nada que pueda perjudicar o debilitar el mercado único europeo. El mercado único europeo es para nosotros uno de los logros clave de la construcción europea", dijo el ministro francés, Bruno Le Maire.

Normas
Entra en El País para participar