Carlos Garrido (CEAV): "Habrá un cierre masivo de agencias de viaje sin ERTE hasta marzo de 2021"

"El 80% de nuestros costes de producción es el personal y más del 90% del tejido productivo son micropymes de menos de seis empleados"

Carlos Garrido, presidente de CEAV
Carlos Garrido, presidente de CEAV

Las agencias de viaje son el gran olvidado del tsunami que ha barrido el turismo desde marzo de 2020. Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes desde noviembre de 2019, asegura que la falta de ayudas frente a las que han recibido los hoteles o las aerolíneas ha puesto contra las cuerdas a 7.000 puntos de ventas y 70.000 puestos de trabajo. Por ello, Garrido ha centrado su mensaje en los últimos meses en que los ERTE no solo se prolonguen varios meses, si no que al menos lleguen hasta la Semana Santa de 2021, y que no se rebajen las exenciones. "Pensábamos que la crisis iba a ser más corta, pero ahora sabemos que la recuperación va a ser más lenta y progresiva".

¿Qué balance hace de la crisis sanitaria cuando se cumplen seis meses desde su irrupción?

Teniamos perspectivas de recuperación en junio, pero todo fueron malas noticias desde que llegaron los primeros turistas. Empezaron las cuarentenas desde Reino Unido y Alemania, nuestros dos grandes mercados, y eso minó la confianza del extranjero, a lo que se unieron los rebrotes y el temor que generó en el mercado doméstico. El impacto, sin embargo, no fue el mismo en todos los sectores. Gracias al turismo nacional, los hoteles han tenido algo de ocupación y las compañías aéreas han podido recuperar un 20% de las rutas, pero las agencias de viajes casi no hemos facturado en todo el verano y apenas hemos conseguido vender un 10% con respecto al verano de 2019. Las fronteras están cerradas y no hay turismo corporativo. La situación es dramática con todas las plantillas en ERTE. La suspensión del empleo es una buena solución, pero no puede ser la única, ya que tenemos que hacer frente a muchos pagos (alquileres, luz, agua, teléfono) con ingresos cero.

Dice que no es la única solución, pero alerta que sin ERTE habrá cierre de puntos de ventas y despidos masivos en el sector

Si no se llevan los ERTE hasta la Semana Santa de 2021, habrá un cierre masivo de agencias y eso sería letal para las empresas y el empleos. Nos veríamos obligados a hacer ERES, ya que el 80% de nuestros costes de producción son personal. Si conseguimos congelar el coste de personal y unos créditos ICO, eso nos daría un poco de oxígeno. Pero nuestras reivindicaciones van más allá. También estamos pidiendo poder hacer regulaciones de empleo y prejubilaciones con el fin de readaptar las estraucturales a esta realidad y que las exoneraciones sean totales para que a la empresa no le resulte gravoso tener a sus trabajadores en ERTE.

"Solo hemos facturado un 10% de lo que vendimos el verano de 2019"

Las agencias también pensaron que la crisis iba a ser más corta en el tiempo y anticiparon que a principios de 2021 podría haberse solucionado. ¿Cuál es el nuevo escenario que manejan?

Pensabamos que la crisis sanitaria sería más corta, pero ahora al revisar los números, creemos que la recuperación va a ser lenta y progresiva. Hasta que los datos sanitarios de los grandes mercados emisores no se recuperen, la demanda no se reactivará y eso puede tardar hasta 2022. Por eso es importante que nos apoyen porque somos fundamentales en la industria y porque tenemos un tejido productivo muy atomizado. Más del 90% de las agencias de viaje son micropymes de menos de seis empleados.

¿En qué medidas se resume la petición que van a plantear al Gobierno el próximo 4 de septiembre?

En primer lugar pedimos ayudas directas para autónomos y para alquileres, en línea con las ayudas que han recibido los hoteles para las hipotecas o las aerolíneas para el leasing. Tenemos que tener una ayuda específica. Otro aspecto importante es una rebaja del IVA, porque somos de los pocos subsectores del turismo que soportamos un tipo del 21% y ese menor gravamen nos daría una ventaja fiscal que nos permitiría ser más competitivos.También pedimos ayuda al consumo, como ha hecho Italia con bonos de 500 euros para hacer turismo nacional o Reino Unido descontando el 20% en restaurantes locales. Incentivar el consumo y la demanda interna es una inversion que tiene un retorno como el programa Imserso. Por cada euro que se gasta, se recuperan dos.

"España tiene que ayudar al turismo igual que Alemania apoya a la automoción"

¿Son optimistas respecto a la sensibilidad del Gobierno con respecto a sus reivindicaciones?

Estamos teniendo muy buena interlocución con el Estado, pero eso tiene que plasmarse en una apuesta decidida por el turismo desde España y desde Europa. Nadie piensa que la gente no vaya a volver a viajar. Es un tema coyuntural y es importante no dejar caer al sector, pero por ahora las ayudas se han centrado en ERTES y avales del ICO. Hay que ser más agresivo. En Alemania ya se han prolongado los ERTE hasta diciembre de 2021. España tiene que ayudar al turismo igual que Alemania apoya a la automoción. Ya no solo por el turismo, si no por la repercusión que tiene en otros sectores como el comercio, la agricultura o la ganadería. Solo este año se han dejado de consumir cuatro millones de huevos por la falta de turistas.

En este escenario de guerra, ¿prevé que haya un proceso de concentración entre empresas?

En la actualidad hay 9.500 puntos de venta y están sufriendo tanto las grandes, como Carrefour, Corte Inglés, Barceló o Globalia, como las pequeñas. La concentración se producirá, pero normalmente se produce, al igual que en la crisis anterior, el efecto contrario.. Marsans o Orizonia cerraron, y por la naturaleza de la actividad, muchos de los afectados hicieron formulas de autoempleo. Ahora puede suceder lo mismo.

Normas
Entra en El País para participar