María Martínez: “Tener un coche no significa estatus social”

Ha creado la figura de bróker de 'renting' y asegura que el alquiler es la salvación de las empresas

María Martínez: “Tener un coche no significa estatus social”

Lleva a gala ser la creadora del primer bróker de renting de vehículos europeo en España. María Martínez (Madrid, 1972) estudió Gestión Internacional de Empresas en la London Business School, y posteriormente hizo un máster en dirección financiera. Trabajó en BNP Paribas, pero lo dejó para montar con su padre una empresa de renting, negocio en el que trabaja desde los 23 años. En 2014, decidió independizarse y fundar MásQRenting, donde creó la citada figura profesional, que actúa como un corredor de seguros, pero en el mundo del alquiler de coches, con el fin de acercarse a las pequeñas y medianas empresas, así como a los clientes particulares, normalmente, más alejados de este tipo de servicios.

¿Qué es lo que ha aportado al sector?

Era un producto que ya había evolucionado bastante, y conocía muy bien los mercados internacionales, creía que había un área de mejora y se podía aportar algo novedoso. La realidad es que en España el 12% de las matriculaciones se hacían por renting, mientras que en otros mercados asciende a entre un 45 y un 65%. También me llamaba la atención cómo se vendía el producto, normalmente, a grandes empresas. Y de este tamaño no hay tantas en España. Por eso decidí instaurar la figura del bróker de renting, además de cambiar la forma de comercializarlo, que se hace por tipo de uso y también por cuotas.

¿Por qué en España el arrendamiento de coches no tiene tanta aceptación entre los particulares?

Por el alto sentido de la propiedad que se tiene, pero también por falta de conocimiento del producto. Por eso, creo que es importante que exista la figura del profesional que acompañe a los clientes durante todo el proceso. Ahora, con el Covid-19, se han paralizado, por ejemplo, los contratos de la gente que tenía el coche inmovilizado, de manera que el cliente se siente siempre acompañado. En cada provincia tenemos un punto de venta, y 16 puntos de venta físicos. El principal objetivo es realizar acuerdos con las principales empresas del sector, e intentar encontrar la cuota más económica y adecuada para el cliente.

¿Cree que con esta crisis puede desaparecer el coche de empresa?

Precisamente, ahora las empresas nos solicitan otros productos para sus empleados. Con la pandemia, la gente utiliza menos el transporte público por miedo a los contagios y se está viendo un aumento del renting para particulares. Ahora trabajamos con productos interesantes a cuatro años vista, que se pueden cancelar en cualquier momento. En las empresas se está fomentando el vehículo compartido corporativo, de manera que, a través de un software, los empleados pueden reservar el vehículo. Eso permite ahorrar a las empresas dinero en taxis. También se fomenta el uso de motos y de patinetes como solución de movilidad. El renting permite a las empresas no endeudarse.

¿El alquiler tiene futuro?

Las nuevas generaciones tienen una mentalidad diferente. Tener un coche no significa tener estatus social. Se necesita más practicidad. Por ejemplo, ahora en verano si necesitas un coche te sacas un bono de movilidad. Las cuotas de alquiler son más económicas que comprar un coche, además el cliente solo se tiene que encargar de lavar el coche y de echarle combustible. Para los conductores noveles, al llevar el seguro incluido en el precio, es una buena solución.

¿De dónde le viene la faceta emprendedora?

Tengo la suerte de ser nieta de empresaria. Mi abuela montó una empresa hace más de 60 años de regalos, que todavía existe, Carrillo, que ahora llevan sus hijas. Mi abuelo tenía una ebanistería y la tienda fue una manera de hacer crecer su negocio. Eso me ha ayudado a no tener vértigo, a no tener salario todos los meses y a saber qué es la buena praxis en un negocio. Esta es la tercera empresa que pongo en marcha con éxito. He ido aprovechando las oportunidades que me han ido surgiendo, y siempre he intentado hacer el trabajo lo mejor posible.

¿Cómo está afrontando esta crisis?

En los momentos de crisis es cuando más inspiración tengo. Durante el confinamiento del Covid estuve ideando productos, no paré de trabajar. Lo llevo en la sangre.

¿Cómo lleva tener competencia?

Es positivo que haya competencia, porque de esta manera la gente conoce lo que es el renting. A nosotros no nos contratan por precio, sino por todo lo que ofrecemos, por todo el valor añadido, hacemos todas las entregas personalizadas. Ahora, debido a la situación que vivimos, puede haber demora en la entrega del vehículo, pero nosotros acompañamos al cliente en todo el proceso. Hacemos como las compañías de seguros, siempre hay una persona que te acompaña y te intenta solucionar el problema. Ahora nuestro reto es acompañar a los particulares, a los autónomos y a las pequeñas y medianas empresas, resolver todos los trámites y aportar todas las soluciones de movilidad que hay en el mercado.

Normas
Entra en El País para participar