Socio fundador y CEO de Miura Private Equity

Luis Seguí: “Hay un apetito selectivo por comprar empresas en España”

El directivo vaticina un 2020 complicado para el mercado de M&A y prevé que las operaciones de minorías desplacen a los tradicionales ‘buyouts’ 

Luis Seguí, socio fundador y CEO de Miura Private Equity.
Luis Seguí, socio fundador y CEO de Miura Private Equity.

Luis Seguí sabe lo que es lidiar con una crisis. En 2008, en los albores de la Gran Recesión, lanzó junto a Juan Leach, lanzó el fondo de la firma de riesgo Miura Private Equity, del que es consejero delegado, además de socio fundador. Y, pese a unos inicios complicados, se han convertido en uno de los referentes en el private equity español. Uno de los grandes éxitos de Miura en estos años ha sido Citri&Co, una compañía hortofrutícola construida sobre los cimientos de la antigua Martinavarro y que incluso suena como candidata a la Bolsa para los próximos años. Otras empresas en su cartera son The Visuality Corporation, dedicada a los maniquíes de las tiendas, el fabricante de camiones The Reefer Group, la firma de materiales educativos Tekman o la cadena de restauración Grupo Tragaluz.

¿Cómo afrontan la debacle económica por el Covid-19?

El Covid nos llega en un momento donde hay que leer muchas cosas. Lo primero es que veníamos de cinco años con un crecimiento muy bueno en España, con los modelos de negocio muy optimizados y correctamente financiados. El Covid rompe una serie de modelos y cadenas que venían funcionando de manera muy óptima. Si esto se traslada al capital privado, lo que teníamos en España era un momento dulce de récords. Y eso nos pone en una situación que tiene un lado bueno y otro malo. El bueno es que hay liquidez más allá de la que se pueda obtener por deuda o ayudas públicas. El malo es la ruptura entre la oferta y la demanda: es difícil encontrar puntos de unión en el ciclo inversor.

¿Cuál es entonces el futuro?

Hay un panorama con valoraciones altas arrastrado en los últimos años, y 2020, 2021 y 2022 no serán fáciles. Ya se nota una caída en las operaciones de M&A. El 2019 no es un año valido para nadie, 2020 está adulterado y hay que esperar para ver cómo será 2021. Hay que volver a encontrar valoraciones adecuadas. Esto nos lleva a una situación de cambio y oportunidad.

¿Qué estrategia debe seguir el ‘private equity’ ante esta situación?

Las estrategias clásicas de inversión como el buyout ya no van a funcionar en los próximos años. Vamos a tener que ir a estructuras más creativas, comprar minorías y acompañar al empresario. Ahí aparece la gran oportunidad, sobre todo para aquellos que tenemos un enfoque más empresarial, operativo e industrial. Siempre hemos intentado ser percibidos y actuar como un socio estratégico y a largo plazo para empresarios con proyectos en mente, conscientes de que tienen que hacer una transición en su empresa de una familiar a una más profesionalizada. Ganará el empresario —y ya lo estamos viendo en compañías donde estamos como accionistas o estamos hablando con ellos— que se mueva rápido, acepte la nueva situación y entienda que más vale tener el 60% de algo sólido que el 100% de algo no sólido.

¿Se empieza a desatascar el mercado de M&A de cara a fin de año?

El mercado va a ser muy complejo en 2020 y en la primera mitad del 2021, donde vamos a arrastrar el cambio de meses de pre-Covid a post-Covid. Los próximos 12 meses van a estar muy enrarecidos. Y va a costar mucho cerrar operaciones. Va a haber sectores que van a tener una cierta normalidad como el de salud, alimentación o educación. Otros, más vinculados al consumo o a determinados nichos industriales, van a tener un parón importante.

¿Sigue habiendo apetito por España?

Hay un apetito selectivo por comprar en España. Y no significa solo por sectores, sino más por gestores. Nosotros durante 2008 y 2013 ya sufrimos una crisis. El problema entonces fue mucho más español que el actual. Los inversores, con el gestor, el equipo y la estrategia adecuada, se sienten muy cómodos. Y estos momentos sirven para seleccionar. Los inversores están muy tranquilos y confiados en que España es una economía sólida. Eso sí, prevén que en algunos sectores, como el turismo, los transportes o la hostelería, harán falta reestructuraciones y consolidaciones. La confianza del inversor en España es fuerte. Hay un enfoque muy claro hacia España.

"Los inversores están muy tranquilos y confiados en que España es una economía sólida”

Miura parece que afronta este cambio en el mercado desde una posición fuerte…

Hemos tenido suerte por varios motivos. Uno de ellos es porque el fondo especializado en agricultura y alimentación [Agri] y la tercera edición del de crecimiento y adquisiciones están levantados recientemente. Si el Covid te pilla con un fondo más viejo y agotado y tienes que hacer fundrising te quedas fuera de juego. A nosotros nos pilla con fondos nuevos y con mucha liquidez. Tenemos en torno a 1.000 millones de activos bajo gestión y el 75% está en sectores no cíclicos. Además de en sectores como educación, industria global o retail online, uno en los que estamos más invertidos es el de alimentación, que ha sido muy defensivo en estos meses.

¿Se están planteando ya realizar más adquisiciones en los próximos meses?

Sí. En el fondo de Agri estamos mirando operaciones en España y el extranjero. Nuestro fondo número tres tiene como objetivo ser el socio ideal para empresarios de la Península Ibérica. En cambio, el fondo de agricultura es global, al estar verticalmente orientado en un sector. Lo que intentamos ahora es ver compañías que pueden incorporarse al grupo y reforzar nuestro negocio.

También tienen activos potentes en el ámbito de la alimentación, ¿puede ser un buen momento para explorar una venta de Citri&Co?

El año pasado hicimos una operación para apostar por el futuro de Citri&Co. La movimos de nuestro fondo número dos al tres y creamos nuestro fondo de Agri para potenciar el crecimiento de Citri&Co. Con esto, abrimos una nueva etapa en 2019 de no menos de otros cuatro o cinco años. A corto plazo está descartado hacer cualquier operación, pese al alto interés que hay en el mercado. Hemos decidido que de momento lo desarrollamos nosotros. En cuatro o cinco años, veremos si lo más adecuado es sacarla a Bolsa o hacer una operación corporativa con algún gran jugador a nivel mundial.

¿Qué opinión le merecen algunas iniciativas del Gobierno, como la petición de autorización para inversores extranjeros o la limitación de dividendos en empresas con ERTE o con préstamos ICO?

En un momento extraordinario, se toman medidas extraordinarias. Dicho esto, las cosas se tienen que ir afinando. Desde Ascri ya estamos trabajando para matizar cosas que no tienen sentido. Hay que separar el titular mediático de la realidad.

Normas
Entra en El País para participar