Las reclamaciones se multiplican durante el estado de alarma

La no devolución de los billetes aéreos es la principal queja

Caen las denuncias al sector de telecomunicaciones

Interior del aeropuerto de San Pablo en Sevilla.
Interior del aeropuerto de San Pablo en Sevilla. EFE

El Ministerio de Consumo estimó el mes pasado que se podría producir un “aluvión” de millones de reclamaciones por el estado de alarma decretado por el Gobierno para frenar una pandemia que ha dejado todo tipo de servicios pagados y sin prestar. Una vez levantado el mecanismo de control, las principales asociaciones de consumidores confirman la previsión del Gobierno.

Facua registró entre el 14 de marzo y el 21 de junio un aumento del 46,1% en el número de reclamaciones respecto al mismo periodo del año anterior. El sector transporte fue el que más quejas recibió, el 30,2% del total. Casi todas fueron a las aerolíneas por no informar a sus clientes de la opción de reembolso de los vuelos cancelados. También la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) multiplicó por cuatro las reclamaciones a las aerolíneas, casi la mitad por no devolver el dinero de los viajes anulados.

“El punto negro de las reclamaciones son las aerolíneas, están negando el derecho al reembolso y cometiendo un delito al no informar sobre ese derecho”, explica Enrique García, el portavoz de la OCU. La situación ha sido tan flagrante que las asociaciones de consumidores expusieron las peticiones de sus usuarios a Consumo para que llevara a cabo medidas legales. “Tras las reivindicaciones que les trasladamos, han anunciado un avance inédito, que no se producía en décadas”, explica Rubén Sánchez, el portavoz de Facua. En concreto, la cartera de Alberto Garzón ha denunciado a 17 compañías aéreas. OCU valora la medida, pero no lo considera suficiente. “Creemos que esta acción es positiva pero hay que ser más efectivos, porque el sector de las aerolíneas es el que menos ha respetado los derechos de los consumidores durante la crisis sanitaria, con diferencia”, argumenta García.

Tras las aerolíneas, el sector de ocio y servicios vacacionales protagonizaron buena parte de las quejas de los consumidores, frente a las reclamaciones a la banca, que han pasado a segundo plano durante el estado de alarma. Según Facua, las denuncias impuestas a este sector acumularon el 22,7% del total y OCU, que no da cifras concretas, también nota un fuerte incremento, “sobre todo por la incidencia de la Semana Santa”, explica García. La mayoría de las reclamaciones han sido contra agencias de viajes, hoteles y empresas organizadoras de espectáculos cancelados por no devolver el dinero.

Las denuncias a las empresas de telecomunicaciones, sin embargo, caen frente a años anteriores. Las asociaciones las colocan en tercer lugar del balance de reclamaciones, con el 9% del total en el caso de Facua, cuando el año pasado fue el sector que más denuncias concentró. En 2019, las quejas por incumplir contratos y por los abusos cuando los clientes intentan darse de baja acapararon una de cada cuatro, según Facua. Durante el estado de alarma, además de las denuncias habituales, se han sumado los casos de subida de tarifas incumpliendo la prohibición aprobada por el Gobierno para el periodo de crisis. A propósito de estas medidas, Garzón comparece este viernes en el Senado ante la Comisión de Sanidad y Consumo.

Normas
Entra en El País para participar