Distribución

Una testigo del caso Dia reconoce que se acometieron prácticas irregulares para falsear las cuentas

Entre ellas detalla que Dia aumentó las tarifas que cobraba a determinados proveedores en un 15%

Una testigo del caso Dia reconoce que se acometieron prácticas irregulares para falsear las cuentas

Susana Pagés, ex directora general de la central de compras que Dia y Eroski crearon de forma conjunta, Red Libra,  ha confirmado este viernes ante el juez de la Audiencia Nacional Alejandr Abascal las prácticas irregulares que se llevaron para alterar las cuentas de la cadena de supermercados en 2017.

La declaración de Pagés en calidad de testigo, y que seguirá la semana próxima, ha tenido lugar en el marco de la causa abierta por la presunta alteración de casi 52 millones de euros en las cuentas del Grupo Dia. Según el auto de imputación del juez, "para la consecución de los objetivos propuestos para 2017, Ricardo Currás --quien fuera consejero delegado de Diaen esa época-- ideó un plan, que en parte implicaba la utilización de prácticas irregulares previas, para alterar ciertas magnitudes con reflejo directo" en este balance.

Según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, Pagés ha afirmado que en 2017, que Dia aumentó las tarifas que cobraba a determinados proveedores en un 15%, diciéndoles que compensarían ese aumento en 2018. Esta práctica ya quedó reflejada en el informe forensic que realizó EY para la compañía, y cuya redacción ha venido a corroborar lo declarado por la responsable de la central de compras Red Libra.

Los acuerdos comerciales de Dia con cada proveedor -denominados plantillas- habrían servido así para inflar artificialmente los ingresos. Pagés ha apuntado en su declaración ante el juez y a preguntas del fiscal que ella se sentía incómoda con esa petición que recibió de su superior en Dia porque implicaba que las tiendas acabarían comprando posteriormente a las marcas un 15 por ciento más caro, algo que va en contra del espíritu de una central de compras.

Esto motivó que se dirigiera a la responsable de Recursos Humanos del grupo para que ésta le confirmase si esa petición era conocida por los superiores a su jefe directo. Según ha indicado, desde Recursos Humanos le explicaron que habían hablado con el consejero delegado, Ricardo Currás, y que les transmitió que podía estar tranquila porque estaba al corriente de todo.

Cambios en las plantillas

En este sentido, Pagés también ha relatado que con ocasión de la auditoria de KPMG de los resultados de ese año, sus superiores le pidieron que cambiara determinadas plantillas de varios proveedores, justo las que habían seleccionado los auditores, de modo que en todas ellas apareciera el 15% de aumento.

En este punto, ha explicado que sufrió muchas presiones de sus superiores para que esas plantillas fueran firmadas por los proveedores, y así hacer ver al auditor que los datos reflejados en las cuentas eran correctos. La investigación detecta indiciariamente que las prácticas irregulares se canalizaban a través de cuatro maniobras que se imputan directamente al exCEO de Dia: previsión de ingresos no justificados procedentes de negociación con proveedores por importe de 6,3 millones de euros; una incorrecta contabilización de ingresos derivados de cargos de proveedores de marca propia que asciende a 21,7 millones; la eliminación no justificada de la provisión de facturas pendientes de recibir por 18,3 millones de euros y el pago de bonus y gratificaciones al personal no provisionados de hasta 5,5 millones de euros.

El forensic de EY

En relación con la eliminación no justificada de provisión de facturas, el informe forensic realizado por EY en 2019, al que ha tenido acceso Europa Press, constata que de la revisión de correos electrónicos de los responsables de este departamento se deduce que a cierre del ejercicio 2016 no se desregularizaron ciertas entradas a pesar de que se recibieron facturas del proveedor "hasta que finalizara el proceso de auditoría externa del año".

Como prueba de ello el informe aporta un correo enviado el 28 de diciembre de 2016 por la jefa de administración comercial, María del Mar Cabas a la directora de Desarrollo comercial y Marketing en la que ésta le comunica: "Como en años anteriores, hasta que no se vayan los auditores y sin autorización de Antonio (por Antonio Arranz, el que fuera director financiero) no puedo hacer nada".

En el capítulo de "Identificación de Prácticas irregulares", el forensic concluye que fueron instruidas por el anterior consejero delegado del Grupo Dia, Ricardo Currás, y que tuvieron como efecto haber alterado artificialmente las magnitudes contables del Grupo. Los hechos, según este informe, se llevaron a cabo sin la participación de ningún otro miembro del consejo de administración, y del análisis de los documentos se concluye que "fueron ocultados a los auditores externos de KPMG".

La próxima semana continuará la declaración de Pagés, y se llevarán a cabo las de la directora de gestión Pilar Tejedo, y la que fuera directora de Auditoría Interna del Grupo Dia Isabel Fernández de Córdoba. También será el turno de los principales investigados, que son el ex consejero delegado del Grupo Ricardo Currás y el que fuera su número dos Amando Sánchez Falcón, a quienes se les investiga por los delitos de administración desleal y fraude en las cuentas.

Normas
Entra en El País para participar