Banca

Los sindicatos plantean movilizaciones en las excajas por la paralización del convenio

Solo faltan 11 días para que finalice la prórroga del convenio anterior, midentras que la banca incluye en la negociación nuevas faltas laborales con sanción

Logotipo de CECA, patronal de las antiguas cajas de ahorros
Logotipo de CECA, patronal de las antiguas cajas de ahorros

El día 29 de este mes es clave para el futuro del nuevo convenio de ahorro (el de las antiguas cajas). El día 30 de junio finaliza la prórroga del convenio vigente hasta ahora, pese a que caducó en diciembre de 2018.

Las diferencias entre sindicatos y la CECA, la patronal que representa a CaixaBank, Bankia, Ibercaja, Abanca, Liberbank, Unicaja, Pollença y Ontinyent, son a día de hoy muy elevadas, y las entidades financieras no están dispuestas, según han reiterado, a ampliar la prórroga para seguir negociando, petición que han realizado los representantes de la plantilla del sector.

Ante ello, todos los sindicatos presentes en las negociaciones están planteando iniciar movilizaciones. El problema es que las antiguas cajas pretenden negociar un convenio totalmente nuevo, con la supresión de trienios y ventajas sociales; rechazar cualquier subida salarial hasta el año 2022; condicionar la promoción por experiencia a una evaluación del desempeño; ampliar la movilidad geográfica hasta los 50 kilómetros, o ampliar los horarios de mañana y tarde.

Fuentes sindicales aseguran que la patronal, incluso, ha deslizado la posibilidad de aplicar la reforma laboral si no se llega a un acuerdo en los próximos días. Aunque también reconocen que esta amenaza puede ser una forma de presionar.

Mientras, en el convenio colectivo de la banca, encabezadas por la AEB, las posturas no se encuentran tan distanciadas. Tras retomar las negociaciones hace una semana, los bancos están dispuestos a prorrogar el convenio de 2018 hasta octubre para intentar llegar a un acuerdo. Aunque las peticiones de los bancos son muy similares a las de las excajas, fuentes sindicales aseguran que su posición, de partida, es menos radical.

Eso sí, los bancos quieren introducir en el convenio una lista de nuevas faltas disciplinarias, con sus consiguientes sanciones. Aunque las faltas ya están penalizadas por las empresas, hasta ahora no estaban recogidas en convenio. Entre la lista se encuentran: no registrar la jornada; no justificar la concesión de préstamos sin interés; conflictos de interés con la empresa; provocar o cometer daños contra las personas y elementos de las empresas; faltas de asistencia y puntualidad al trabajo reiteradas, o cometer delitos graves.

Tanto en el convenio de ahorro como en el de la banca los sindicatos quieren regular el teletrabajo y la digitalización, algo que como repiten las empresas, ha llegado para quedarse tras el confinamiento y su éxito en esta etapa, sobre todo en el sector financiero.

Normas
Entra en El País para participar