Cultura, sin caja para retener el ‘Mata Mua’ de la baronesa Thyssen

El ministro asegura que no dispone de 40 millones de euros en los que está valorado el cuadro de Gauguin

mata mua
'Mata Mua' de Paul Gauguin.

El titular de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, considera que un "ministro prudente" no puede plantearse adquirir en un contexto de crisis un cuadro como el Mata Mua, de Paul Gauguin, propiedad de Carmen Thyssen, valorado en 40 millones de euros y cuya exportación ha autorizado el Gobierno.

Así lo ha indicado Rodríguez Uribes durante su intervención ante la Comisión de Cultura del Senado en relación a la autorización del Ministerio de Cultura a la baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza para exportar el cuadro Mata Mua, de Paul Gauguin, y de otras tres obras de su colección: Caballos de carreras en un paisaje (1894), de Degas; Martha Mckeen de Wellfleet (1944), de Hopper, y El puente de Charing Cross (1899), de Monet. Los cuadros se encuentran ya fuera de las instalaciones del museo.

Según Cultura, Carmen Thyssen-Bornemisza "ha actuado conforme a los derechos que le confiere la titularidad dominical de sus obras de arte y el Estado sólo podía impedir la salida de las obras mediante una oferta de venta que, por su elevada cuantía, nunca ha estado en los planes del Ministerio de Cultura y Deporte".

"Tengo que ver si había un pacto anterior con el ministro Guirao -su antecesor en el cargo- y si no lo había, lo ha hecho en su legítimo derecho de propiedad", ha dicho el ministro.También ha indicado que es difícil plantearse comprar un cuadro valorado en 40 millones de euros cuando en el Senado se estaba debatiendo el decreto de apoyo al sector de la cultura por 80 millones de euros en un contexto de crisis por los efectos de la pandemia del coronavirus: "un ministro prudente no puede hacerlo, no debe hacerlo". Otra cosa, ha dicho, es replantearse "el tema por si hay algún tipo de acuerdo de caballeros, de señoras digamos, previo, que será bueno conocer, que yo no conozco, pero si es así pues lo veremos".

En un comunicado, el Ministerio de Cultura ha explicado que los cuatro cuadros ya no forman parte de la colección particular de la baronesa depositada en el Museo Thyssen de Madrid. Así, en diciembre de 2019, al suscribir la prórroga del acuerdo con el Estado, Carmen Thyssen excluyó los cuadros de Monet, Degas y Hopper y pidió a la Junta de Calificación y Exportación de Bienes Culturales del Ministerio de Cultura y Deporte permiso de exportación definitiva, que se concedió el pasado 30 de marzo. Un permiso que, explica Cultura, no se podía denegar porque las obras estaban en régimen de importación temporal en España, tal y como estaba acordado en el contrato de préstamo gratuito.

En cuanto al Mata Mua de Gauguin fue excluido del préstamo en la última prórroga de toda la colección el 30 de marzo por decisión de la propietaria, a lo que está facultada por el contrato de préstamo temporal. Y la obra ya tenía permiso de exportación definitiva que le fue concedido en marzo de 2020 también a petición de la baronesa. Las cuatro obras de arte se encuentran embaladas y todavía no han sido vendidas.

El Mata Mua era la joya de la colección de Carmen Thyssen cedida a España, tanto es así que en las negociaciones para establecer un nuevo acuerdo de cesión, la permanencia de esta obra era uno de los temas más espinosos. Antes del último periodo electoral, hubo un borrador sobre el que se alcanzó "un principio de acuerdo" por ambas partes para proteger especialmente este cuadro de ser vendido y que permaneciera siempre entre las obras de la colección cedidas a España. Pero ese acuerdo nunca se llegó a firmar, según han explicado a Efe fuentes cercanas a la negociación.

Una negociación que sigue abierta, por lo que continúa el sistema de prorrogar el acuerdo actual. La última renovación se produjo en mayo y estará vigente hasta septiembre, han señalado a Efe fuentes del Ministerio de Cultura y Deportes. La salida para su venta de los cuadros mencionados sigue a otra subasta de obras de Carmen Thyssen que se realizó en julio de 2012. En aquel momento, y ante su necesidad de "conseguir liquidez", la baronesa Thyssen vendió en una subasta celebrada en Londres, por 27,89 millones de euros, el cuadro La esclusa (The lock), de John Constable, otra de las joyas de su colección privada.

Poco después, Carmen Thyssen aseguró que había tardado tres años en tomar la decisión de vender el cuadro pero precisó que lo había hecho porque la crisis económica afectaba a todos los estratos sociales.

El préstamo de la colección de la baronesa se firmó en 1999 por diez años y se fue actualizando de forma anual desde 2011. En 2016 se renovó la cesión por seis meses y, desde enero de ese año, se han ido sucediendo distintas prórrogas, cada una de tres meses, excepto las acordadas en julio de 2017 y diciembre de ese mismo año, que fueron de seis meses.

La colección de Carmen Thyssen está compuesta por más de 400 obras maestras de autores como Matisse, Picasso, Canaletto, Rodin o Gauguin depositadas de manera gratuita en el Museo Thyssen, y que ella valora en más de mil millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar