El Gobierno alerta a Nissan de que cerrar en Barcelona le costará 1.000 millones: “No les va a salir barato”

El secretario de Estado de Industria, Raül Blanco, defiende que el plan de inversiones para la planta de Zona Franca supondría 300 millones para la firma japonesa

Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona.
Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

El Gobierno plantará cara a Nissan si decide cerrar la planta de Barcelona. Según ha explicado el secretario de Estado de Industria, Raül Blanco, después de mantener una reunión con los comités de empresa de la automovilística nipona, echar el cierre le costará a la compañía más de 1.000 millones de euros, frente a los 300 que contempla el plan de inversiones propuesto por el Ejecutivo en conjunto con la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona.

La firma japonoesa anunciará este jueves su plan de reestructuración, en el que, según adelantó el diario nipón 'Nikkei', acometerá una reducción del 20% en su capacidad productiva hasta 2023 para recudir costes y aligerar el impacto provocado por la crisis del Covid-19 en el negocio. En total, se verían afectados 20.000 puestos de trabajo en todo el mundo, el 15% de la plantilla. En ese sentido, el diario japonés indicaba que Nissan estaría planeando echar el cierre de la planta de Barcelona, la única de la empresa en la Unión Europea tras la salida de Reino Unido.

“El cierre no le va a salir más barato a Nissan. Cerrar en Barcelona le va a costar más de 1.000 millones de euros. Además, no se va a encontrar una actitud fácil ni pacífica de las administraciones ante el cierre. Decida lo que decida vamos a trabajar en la línea constructiva de inversiones. Económicamente no tendría sentido, es más barato invertir que marcharse”, ha expresado Blanco.

Según ha detallado el secretario de Estado de Industria, los 1.000 millones de costes estarían asociados gastos laborales y los derivados de los contratos por los terrenos que ocupa la planta de Zona Franca. Además, las admisntraciones plantearán todas las trabas legales posibles para no facilitar una hipotetica salida de Nissan.

"Se valorarán todas las acciones que pudieran tomas las adminsitraciones respecto a temas ambientales, y de diverso tipo. Si la empresa opta por el cierre que tenga claro lo que se va a encontrar: 1.000 millones más todo lo que se pueda optar todas las medidas. No se va a encontrar una actidud fácil ni pacífica ante el cierre. Vamos a trabajar en la línea constructiva de inversiones. Consideramos que es más económico y viable", ha insistido Blanco.

Y es que, la estrategia del Gobierno pasa por incentivar a Nissan a invertir en la planta de Barcelona, ya que "le saldría más barato que cerrar". Según el proyecto diseñado que ya obra en manos de la automovilística, bastaría una inversión de 300 millones para establecer una nueva línea de producto que garantice su operatividad para los próximos 10 años.

No obstante, Blanco ha avisado de la complejidad, ya que la firma lleva 10 años sin realizar ningún tipo de inversión en la planta. "Hemos transmitido al comité pleno apoyo a los trabajadores y familias. Pero hay que ser realistas porque la situación es difícil. Nissan no ha invertido en la planta en los últimos 10 trabajo e inverisones necesarias", ha concluido.

Nissan emplea a 3.000 personas en su planta de Zona Franca, y según las estimaciones se verína indirectamente afectados otros 30.000 puestos de trabajo.

Normas
Entra en El País para participar