Las ventas del lujo caen un 30% en el primer trimestre por el Covid-19

A pesar de que China se va recuperando, la industria prevé una caída media de cerca de 70.000 millones de euros

Vista de una tienda de Giorgio Armani, en Hong Kong.
Vista de una tienda de Giorgio Armani, en Hong Kong. Getty

Aunque hay signos de recuperación en China, las ventas globales del lujo se van a resentir entre un 25% y un 30% en el primer trimestre. Los datos figuran en el último informe de la consultora estratégica Bain & Company, titulado Luxury after Covid-19: Changed for (the) Good?.

De hecho, las marcas de lujo sintieron los primeros efectos del brote de coronavirus cuando se extendió por China, país cuyos ciudadanos representan el 35% del mercado global de los bienes de lujo, y fueron los responsables del 90% del crecimiento de esta industria a escala mundial en 2019. Cuando el virus llegó a Italia, donde muchas de estas marcas tienen sus sedes centrales y proveedores clave, se enfrentaron el desafío adicional de operar cómo y dónde fuera posible, en pleno cierre de actividad y estado de alarma.

Sin embargo, ahora que los mercados clave de la industria del lujo en todo el mundo están afectados por esta crisis, las marcas priorizan la protección de empleados y clientes a través del cierre de tiendas, entre otras medidas. También están ayudando a la respuesta de salud pública, ofreciendo usar sus fábricas para la producción de bienes esenciales como desinfectante para manos o ropa protectora. LVMH, Givenchy, Hermès. Armani, L’Oréal, o Brooks Brothers, fabricando en sus talleres material sanitario.

Más allá de la crisis de salud pública, la pandemia representa una seria amenaza para el sector. El PIB, el empleo, por tanto, el poder adquisitivo, y los mercados financieros están bajo una severa presión, con la consiguiente caída en la confianza del consumidor y la disposición a gastar. Además, las compras de bienes y servicios de lujo, por parte de los turistas, continuarán estando interrumpidas por las restricciones de viaje y un temor persistente de posible contagio en aviones y cruceros.

En un escenario intermedio, apunta Bain & Company, se sugiere una contracción de entre el 22% y el 25%, que equivaldría a una disminución de entre 60.000 y 70.000 millones de euros. El dato positivo para la industria es la aparente recuperación del mercado chino, saliendo de la cuarentena y con ganas de consumir.

Normas
Entra en El País para participar