El BCE saca a Europa del ‘déjà vu’ de la crisis de deuda

La prima de riesgo española bordeó los niveles del Brexit pero cierra la semana en el entorno de los 100 puntos básicos

Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania).
Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania). Efe

De todo a nada. La volatilidad se apoderó de la deuda pública europea esta semana, que comenzó torcida por la inquietud hacia el impacto económico del coronavirus, con la prima de riesgo de los países periféricos de la eurozona disparada, y que se recondujo a partir del jueves por la mañana. El bono español a 10 años alcanzó un rendimiento del 1,36% intradía el miércoles y la prima de riesgo coqueteó con los niveles del Brexit (por encima de los 160 puntos).

Ni siquiera el anuncio del Gobierno de España, que reveló que movilizaría 200.0000 millones de euros para combatir los daños en la actividad de la pandemia -el equivalente al 20% del PIB español-, calmó a los mercados de renta fija.

Los fantasmas de la última crisis de deuda soberana crecían a pesar de los esfuerzos de la Reserva Federal y de los principales bancos centrales. Esas sombras quedaron borradas de un plumazo cuando la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, anunció un manguerazo de 750.000 millones de euros en compra de bonos públicos y corporativos antes de terminar el año, tras una reunión de urgencia el miércoles por la noche. La intervención surtió efecto en la siguiente sesión bursátil: el jueves la rentabilidad del bono español cayó, de un plumazo, en 40 puntos básicos.

Este nuevo programa de compras se llevará a cabo con mayor flexibilidad que durante la crisis financiera. Las compras con Draghi al frente del BCE solo permitían comprar bonos soberanos en función del peso en el capital del banco central de cada país del euro. Esta vez el responsable de la moneda única podrá comprar con rienda suelta, sin mirar con lupa los activos o países. El único límite será el de la calidad crediticia (empresas con grado de inversión BBB-).

El diferencial italiano llegó a crecer un 102% desde mínimos de 2020, y el griego, un 175%

El viernes el desahogo en el mercado de deuda era notorio: la prima de riesgo española se moderó hasta los 106 puntos. Y el movimiento se replicó en los demás países periféricos. Italia, uno de los mayores afectados por el coronavirus, rebajó el rendimiento de su deuda esta semana prácticamente a la mitad: el bono a 10 años del país transalpino estuvo a un paso del 3% y el viernes rendía al 1,65%. Una estampa que permitió que la prima de riesgo italiana cerrara la semana por debajo de los 200 puntos básicos, lejos de los más de 270 que llegó a marcar apenas tres días atrás.

La urgente intervención del BCE esta semana ante la gravedad de las turbulencias financieras también ha puesto sobre la mesa el eterno debate sobre la integración europea y la solidez del euro. Así, a la relajación de las primas de riesgo además de la acción decisiva del BCE ha contribuido esta semana la idea de que los gobiernos del euro podrían acordar el uso del MEDE para hacer frente al virus o incluso abordar los eurobonos.

Normas
Entra en El País para participar