Operaciones

El mercado duda de la opa de Six sobre BME y la empresa española se hunde

La firma patria cerró ayer un 8,7% por debajo del precio de la oferta; la propuesta se puede retirar por “circunstancias excepcionales”

Javier Hernani, CEO de BME, y Antonio Zoido, presidente de la empresa.
Javier Hernani, CEO de BME, y Antonio Zoido, presidente de la empresa.

BME había permanecido prácticamente alejado de las turbulencias de los mercados. La opa que le lanzó Six el pasado 18 de noviembre protegía al gestor de los mercados españoles. Hasta ayer. El precio de la oferta de Six es de 33,4 euros por acción y la empresa que pilota Javier Hernani llegó a caer ayer más de un 12%, hasta 28,26 euros por acción. Si bien, cerró con una caída inferior, del 5,57%, en los 30,5 euros. Y hoy cae alrededor de un 4% adicional. El mercado teme que en la coyuntura actual la opa no pueda salir adelante.

La inmunidad de BME al virus comienza a estar comprometida. El jueves 12 de marzo, perdió el precio de la opa, pero por relativamente poco: concluyó a 32 euros por título. Pero en la sesión de ayer las ventas se desataron. Six cuenta, si así lo deseara, con argumentos legales para solicitar una bula que le exima de seguir adelante con la operación. El real decreto de opas de 2007 abre la puerta a que el comprador pueda desistir: "Cuando, por circunstancias excepcionales ajenas a la voluntad del oferente, la oferta no pueda realizarse o resulte manifiesta su inviabilidad, siempre que se obtenga la previa conformidad de la CNMV", señala la legislación.

BME 32,94 0,00%

Sin embargo, una portavoz de Six asegura que en este momento nada ha cambiado: "El grupo suizo sigue adelante con la opa en las mismas condiciones que se anunciaron en su momento y sin ningún tipo de inquietud". Otras fuentes conocedoras de la operación aseguran que todo está en orden y que el interés de la compañía suiza es estructural y que una crisis, por dura que sea, no va a frustrar una compra totalmente estratégica a largo plazo.

Operadores del mercado señalan que la perturbación en la renta variable ha comenzado a afectar a BME, pese que el proceso de compra siga adelante. "Es lógico que los inversores, especialmente los grandes fondos, comiencen a vender aquellos valores en los que aún cuentan con plusvalías. BME es uno de esos pocos", explica un gestor. El funcionamiento deficiente de los mercados sería el causante de que no se esté arbitrando de manera lógica. Al cierre de ayer, el precio de la opa de BME supondría una prima del 9,5%. O, lo que es lo mismo, cotiza un 8,7% por debajo del precio de Six.

Aval de Credit Suisse

La financiación de Six está asegurada. Credit Suisse, accionista de la empresa helvética –junto a UBS controla el 32,5%–, es el encargado de pilotarlo todo y ha extendido el aval por los 2.800 millones de euros de la oferta. Es el banco asesor, junto a Alantra y Santander, así como el avalista, coordinador del préstamo puente y de la financiación posterior. BBVA es el banco agente, mientras que UBS y CaixaBank participarán en el crédito puente y en la financiación posterior.

Cierto es que el asunto de la opa, que necesita la aprobación administrativa del Ejecutivo, caerá a las últimas posiciones en cuanto a prioridades del equipo que dirige Pedro Sánchez. Pese a que el pasado 10 de febrero comenzó a correr el reloj para el ministerio que pilota Nadia Calviño, con un máximo de 90 días para pronunciarse sobre la operación –es decir, el visto bueno debería llegar a más tardar en mayo–, es más que posible que el plazo se alargue dado el estado de alarma. La vicepresidenta de Asuntos Económicos tiene muchas cuestiones entre manos, y mucho más acuciantes de las que ocuparse. Este es un factor que explicaría por qué la cotización cae por debajo del precio de la opa: la ejecución de la oferta no es ni mucho menos inminente.

Lo que el mercado da ya por seguro es que no habrá ninguna contraoferta. En la última presentación de resultados, el presidente de Euronext, que ha contratado a Rothschild y a Société Générale como asesores en una posible opa competidora, afirmó que seguían evaluando la posibilidad. Fuentes financieras señalan que este escenario ahora es una utopía.

Planes de futuro

Entre los planes de futuro de Six que ya se conocen está trasladar a Madrid su negocio de clearing (compensación, en la jerga bursátil española), como explicó el director financiero de Six, Daniel Schmucki, en una entrevista publicada el 30 de noviembre en CincoDías. La propia Six señala en un documento que su actual tecnología para renta variable, ahora propiedad de Nasdaq, podría ser reemplazada por la de BME. "Durante tres años, en conversaciones con reguladores, Six prevé seleccionar las plataformas más óptimas para ofrecer un servicio orientado al cliente", añade en el escrito.

Otras posibles líneas estratégicas que baraja Six es expandir al mercado español su negocio de servicios bancarios, así como hacer compras en el segmento de clearing. También espera ser el tercer operador europeo y utilizar BME como trampolín para expandirse por Latinoamérica.

En realidad, el objetivo de Six es hacer de BME y de España su cuartel general en la UE. Los directivos de la empresa suiza niegan que el factor de que la Comisión Europea retirara a Suiza el pasado julio el estatus de mercado equivalente –lo que obliga a los intermediarios europeos a comprar las acciones de una empresa helvética en una Bolsa de la UE siempre que sea posible– haya pesado en la decisión de lanzar la opa.

Six se ha ofrecido incluso a ampliar todos los acuerdos anunciados en su oferta. Entre ellos, cuatro años de mantenimiento de la marca, sus actuales actividades de negocio, su sede, la localización de oficinas y su estrategia en España– y admitir una fórmula que garantice al Gobierno español que se cumple todo lo firmado.

Normas
Entra en El País para participar