La banca española recibe un golpe algo más suave de lo esperado

El fallo sobre el IRPH les alivia algo, pero siguen enfrentándose a la baja rentabilidad

Cajero de CaixaBank en Madrid.
Cajero de CaixaBank en Madrid. REUTERS

Pobres y atribulados prestamistas españoles. Los jueces de la Unión Europea han eliminado un riesgo de cola que implicaba miles de millones de euros en pérdidas tras decidir que corresponde a los tribunales locales pronunciarse sobre contratos hipotecarios supuestamente injustos, vinculados al índice IPRH. Pero eso solo es una parte de un problema más general.

Las acciones de bancos españoles de ámbito nacional como CaixaBank y Bankia tuvieron el año pasado un rendimiento inferior al índice de referencia de los bancos europeos en un 6% y un 32% respectivamente durante, en parte debido a los temores a que se enfrentaran a facturas de compensación potencialmente enormes por la venta de hipotecas onerosas.

Ayer, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que corresponde a los jueces locales decidir si los préstamos variables que hacían referencia al índice IRPH, generalmente más alto, en lugar del euríbor, más utilizado, se habían vendido de forma abusiva.

Es cierto que los analistas de Citi consideran que los prestamistas siguen enfrentándose a una responsabilidad colectiva de 4.000 millones de euros. Pero el hecho de que cualquier pago se hará caso por caso, y probablemente tarde años en resolverse, hizo que las acciones de los bancos se dispararan ayer.

Un problema mayor es que esas mismas hipotecas están destinadas a ser menos rentables. La gran mayoría de los préstamos hipotecarios en España están atados a los tipos de interés del euríbor a 12 meses. Si el Banco Central Europeo opta por una mayor flexibilización monetaria para tratar de mitigar el daño económico del coronavirus de Wuhan, entonces los tipos del euríbor disminuirán. Ello significa que los prestatarios pagarán menos y los ingresos netos de los prestamistas –el dinero que ganan con los préstamos– se reduzca: el euríbor a 12 meses ha caído hasta alrededor del -0,31% desde el -0,25% de principios de año.

El lento crecimiento del número de préstamos limita la capacidad de los bancos para compensar la menor rentabilidad con mayores volúmenes. Los bancos españoles podrían reducir los costes en respuesta. Pero ya están entre los más eficientes de la zona euro –los gastos representan poco más de la mitad de los ingresos de los prestamistas, según el Banco de España, en comparación con la media europea del 63%– lo que implica que ya han adelgazado gran parte de sus grasas.

Incluso después de una subida del 7%, las acciones de CaixaBank están valoradas con un descuento del 30% sobre el valor contable tangible, mucho rigor para un banco que el año pasado obtuvo un rendimiento sobre los fondos propios tangibles (ROTE) subyacente del 11%, asumiendo un coste de capital del 10%. La flexibilización del banco central, que se va comiendo las ganancias, parece ser una gran parte del por qué.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías