El ‘forensic’ de PwC concluye que BBVA se saltó sus normas de contratación con Villarejo

Responsabiliza a Julio Corrochano e Ignacio Pérez Caballero de los contratos con Cenyt

Sede de BBVA en Madrid, conocida como ‘La Vela’, en una imagen de archivo.
Sede de BBVA en Madrid, conocida como ‘La Vela’, en una imagen de archivo.

BBVA incumplió su propia normativa de compras y su código de conducta en el proceso de contratación de Cenyt, la empresa del excomisario de policía José Manuel Villarejo. Esa es la principal conclusión a la que llega el auditor PricewaterhouseCoopers (PwC) en su forensic aportado a la Audiencia Nacional, y al que ha tenido acceso CincoDías, en el que señala que “ninguna de las contrataciones con Cenyt que han sido analizadas cumplieron con lo establecido en la Normativa de Compras de BBVA”.

Según la documentación examinada por la firma auditora, entre 2004 y 2017 el banco suscribió siete contratos con la empresa de Villarejo, firmados por el director del Área de Seguridad Corporativa Julio Corrochano y el director del Departamento de Riesgos para España y Portugal Ignacio Pérez Caballero, a quienes la firma responsabiliza de vulnerar los códigos de conducta y los procedimientos internos de BBVA.

El documento detalla que la entidad dispone de un reglamento interno (la citada Normativa de Compras de BBVA) que regula los procesos de selección, adjudicación y contratación de proveedores a la hora de adquirir productos y contratar servicios. Ese reglamento establece un protocolo dividido en siete fases (solicitud de pedido, selección de proveedores y negociación, adjudicación, formación de una comisión de contratación, contratación de la empresa, recepción y aceptación y facturación), que el banco no siguió a la hora de contratar a Cenyt.

Entre otras cuestiones, la normativa de compras detalla que se debe realizar un procedimiento concursal para valorar la mejor oferta, justificar al departamento de Compras la contratación de una empresa y formar una comisión para analizar y validar las propuestas y, que según PwC, en ninguno de los contratos se cumplió.

Fragmento del informe de PwC. ampliar foto
Fragmento del informe de PwC.

En concreto, la auditora señala en sus conclusiones que “no hemos identificado que se llevase a cabo un procedimiento de selección de proveedor y contraste de varias ofertas” y añade que tampoco ha encontrado “documentación justificativa sobre la solicitud de los servicios al Área de Compras y que entendemos que debieran haber sido realizadas por las Áreas de Seguridad Corporativa y de Riesgos”, al frente de las cuales estaban Corrochano y Pérez Caballero y que fueron los que se encargaron de contratar a la empresa del expolicía.

Respecto a esta cuestión PwC puntualiza que el Área de Compras sí delega algunas funciones de contratación al Área de Seguridad Corporativa cuando se trata de determinados productos y servicios que además no excedan un importe concreto. En el caso de la contratación a Cenyt, la auditora concluye que debido a “la naturaleza de los servicios y los honorarios acordados con Cenyt, [estos poderes de contratación] estarían fuera del marco establecido”.
Además, explica que “no hemos identificado actas de la Comisión de Contratación en las que se revisaran y validaran los términos recogidos en la propuesta recibida por el proveedor Cenyt, a excepción del contrato 7”.

Firma de acuerdos

De los siete contratos suscritos con la empresa de Villarejo seis fueron firmados por Julio Corrochano y el restante por Ignacio Pérez Caballero.

PwC detalla que Corrochano, por el cargo de director del Área de Seguridad Corporativa que ocupaba, tenía facultad para contratar toda clase de servicios que el grupo BBVA requiriese. No obstante, “si bien esta persona podía disponer de una habilitación legal de representación frente a terceros, ello no le eximía de cumplir con los procedimientos internos de BBVA, de tal forma que podemos afirmar que no contaba con las competencias internas para contratar directamente estos servicios a dicho proveedor”.

Precisamente, entre la documentación examinada por la auditora se halla un correo electrónico de 2016 de Nazario Campo Campuzano (técnico de seguridad del área de seguridad corporativa) dirigido a Francisco Javier Montero Valiente (directivo del departamento de compras) en el que se describe “la necesidad de parte de Julio Corrochano de contratar los servicios de Cenyt de forma directa sin que se dieran los procesos habituales de contratación de proveedores”.

Respecto a Pérez Caballero, PwC indica que “no hemos dispuesto de documentación soporte en la que se acredite el otorgamiento de poderes facultativos a este directivo en materia de contratación”. Por ello, el forensic concluye que además de incumplir los procedimientos internos, tanto Julio Corrochano como Ignacio Pérez Caballero, vulneraron el Código de Conducta de BBVA “en lo relativo a la aplicación de los criterios establecidos en el seno de la entidad en materia de adquisición de bienes y servicios”.

Normas
Entra en El País para participar